Encuesta de TeaPal sobre
el estado de la cuestión de los estudios teatrales áureos
 

 

El estado de la cuestión según… Fausta Antonucci

Università degli Studi di Roma Tre, f.antonucci@amer.uniroma3.it

 

  1. Pregunta: Abordemos ante todo los aspectos materiales de la forma básica de la comunicación científica en nuestro campo: ¿Cuál es tu manera de preparar una ponencia o una conferencia? ¿En qué tipo de aspectos insistes especialmente? ¿Prefieres leer o "presentar"? ¿Hay diferencias esenciales entre una ponencia/comunicación y una clase universitaria?

    Respuesta:

    Empiezo por contestar a la última pregunta, pues para una clase universitaria no preparo nunca un texto escrito elaborado de forma completa, sino sólo un esquema de los temas que pienso tratar, y de las conexiones recíprocas entre tales temas. En cambio, para una ponencia, conferencia o comunicación, preparo un texto escrito y trato además de calcular con exactitud la duración de la exposición; de hecho, en los congresos, así como en las conferencias no existe la posibilidad de volver sobre el tema en una siguiente ocasión, y hay que desarrollar y cerrar la argumentación en el tiempo que se nos fija para ello. Por otra parte, me doy cuenta de que presentar, y en general hablar sin leer o sólo con mínimos vistazos al texto escrito, capta muchísimo más la atención de los oyentes; por ello, generalmente me siento mucho más satisfecha de mis clases universitarias que de mis comunicaciones en los congresos, aunque en éstas siempre trato de dar cierta impresión de espontaneidad en la lectura, mezclándola con momentos en los que hablo directamente a los oyentes. Con los estudiantes sin embargo me sale mejor, quizá porque, como decía antes, sé que si algo se me queda "en el tintero" podré decírselo en la clase siguiente; y porque el tiempo de la clase es generalmente de una hora y media o dos horas con un breve intervalo, por tanto mucho más largo del que se nos concede en los congresos. Entre la ponencia/conferencia y la clase universitaria veo además otra diferencia capital, que consiste en el tipo de información que se transmite: en la clase universitaria se mezclan intuiciones y observaciones originales (que de hecho podrían ser materia de una comunicación en un congreso) con una gran cantidad de materiales que para los estudiantes son novedosos, pero para los especialistas no. Esto hace que el ritmo de la clase sea más variado, y que la presentación misma que se hace a los estudiantes tenga un respiro más amplio que el de una comunicación o incluso ponencia, que debe ceñirse a resultados estrictamente originales pensados para especialistas.

     

  2. Pregunta: Y vayamos entrando en materia: ¿Cuál es, posteriormente, el procedimiento que sigues para pasar del "texto leído" o de la presentación al "texto escrito" en forma de artículo? ¿Qué tipo de indicación o referencia bibliográfica consideras más eficaz: la referencia corta integrada en el texto y con lista final o la referencia larga en pie de página? ¿Cuáles son, en tu criterio, los elementos claves que definen un buen artículo en nuestro campo? ¿Qué piensas sobre la evolución de las revistas propias de nuestro campo?

    Respuesta:

    Primero las respuestas "técnicas": normalmente, como ya he dicho, preparo un texto escrito al que luego aplico cambios de mayor o menor importancia con vistas a la dicción oral. En cuanto a las referencias bibliográficas, pienso que la referencia corta integrada en el texto y con Bibliografía final es un sistema muy cómodo, porque reduce las notas a pie de página a las estrictamente necesarias para la discusión o profundización de aspectos colaterales del estudio, y sobre todo reduce la extensión del texto (la referencia larga en la nota al pie siempre hay que repetirla en la Bibliografía final).

    En cuanto a los elementos clave que definen un buen artículo en nuestro campo de estudios: primero diría que la claridad expositiva (una argumentación bien trabada y concluyente, un estilo comprensible sin dificultades innecesarias) y el conocimiento actualizado de la bibliografía existente sobre el tema. Casi es banal decirlo, y sin embargo no siempre se ven respetados los estándares mínimos en materia. Luego hay que ver cuál es el objetivo del artículo: dar a conocer nuevos hechos documentales, o proponer nuevas interpretaciones de fenómenos relativamente conocidos. Es evidente que el tipo de argumentación y la estructura van a ser muy distintos según se trate del primero o del segundo tipo de artículo; y a pesar de estas diferencias hay artículos memorables, tanto del primer tipo como del segundo, por la cantidad de nuevos conocimientos que aportan a los estudiosos. Creo que algunas de las cualidades menos obvias que definen un buen artículo, sea cual sea su campo de análisis, son la capacidad del autor de profundizar en su tema, de ir más allá de una presentación superficial de las evidencias; la capacidad de interrogarse por las implicaciones de lo que se estudia, aun más allá del campo acotado para el artículo; la conciencia de la perspectiva analítica escogida y de las ventajas y desventajas que nos proporciona.

    Por lo que hace a la evolución de las revistas en el campo de los estudios teatrales, observo que se va ampliando la elección "monográfica", por decirlo así (revistas dedicadas a grandes nombres, como Lope, Tirso, ahora Calderón...), mientras que se amplía también la nómina de revistas en formato electrónico que acogen, en exclusiva o no, artículos sobre teatro clásico. Los dos fenómenos me parecen positivos, por facilitar y agilizar la difusión de la información científica (el segundo), y por permitir una profundización más coherente de producciones tan vastas como son las de los dramaturgos citados (el primero). Sin embargo creo que es insustituible la presencia de revistas "generalistas" que acogen, bien exclusivamente, bien ocasionalmente pero con frecuencia, estudios sobre la literatura áurea, porque permiten al lector acercarse a distintos géneros y/o autores de la cultura clásica.

     

  3. Pregunta: La edición: ¿Cuáles son, en tu opinión y en tu práctica de publicación, las funciones específicas del libro como medio de comunicación científica? ¿Qué piensas sobre la evolución de la edición en nuestro campo? ¿Qué consideración global te merecen las actas de congresos, los homenajes y los colectivos?

    Respuesta:

    En general, las ediciones de textos teatrales han ido mejorando notablemente en calidad y en cantidad en los últimos veinte años. Los aspectos que más se han beneficiado de los avances y mejoras son en mi opinión el estudio introductorio y la anotación, ésta última mucho más abundante y atenta a esclarecer problemas concretos del texto (aunque todavía persiste el mal uso de redactar notas eruditas de poca utilidad para el lector, como son las que copian las definiciones de Autoridades sin escoger siquiera entre las distintas acepciones). El aspecto ecdótico, en cambio, no recibe siempre una atención adecuada ni obedece a criterios filológicos homogéneos y unánimemente reconocidos; aunque también en este campo los avances han sido muchos, sobre todo en lo que se refiere al conocimiento de las condiciones materiales de transmisión del texto teatral en el siglo XVII. Algunas ediciones individuales de obras teatrales, así como algunos proyectos colectivos de edición completa de las obras de tal o cual dramaturgo, intentan con éxito y con solvencia llevar adelante el estudio ecdótico de las piezas editadas. En otros casos este aspecto se descuida más, lo cual es por otra parte comprensible si se piensa en la cantidad de materiales textuales, en la dificultad de interpretar la relación recíproca que los une (a menudo oscurecida por complejos fenómenos de contaminación y de reescritura), y en la falta de un método total y mecánicamente fiable para establecer el texto (pues para esto no sirven ni el método neolachmanniano ni el del cálculo de variantes). Así las cosas, y con vistas a una ulterior mejora general del panorama de las ediciones, abogaría sobre todo por paliar cierta tendencia al descuido en el tratamiento del texto (puntuación, depuración del significado, correcta percepción de la medida métrica....); descuido que a veces se cuela donde menos lo esperaríamos y entorpece la lectura y la comprensión de las obras que editamos. En cuanto a las actas de congresos, los homenajes y los colectivos, a pesar de la dispersión temática que suponen y de su carácter misceláneo, hay que reconocer que se han transformado en obras de referencia en las que siempre se encuentran abundantes contribuciones de gran interés.

     

  4. Pregunta: Centros de interés y planteamientos metodológicos: ¿Cómo definirías hoy tus intereses de investigación en cuanto al contenido y en cuanto al método de trabajo? ¿Por qué te interesan esas cosas y con ese planteamiento? ¿Crees haber dejado huella entre los estudiantes en cuanto a tus centros de interés o tus planteamientos metodológicos? ¿Cómo ves los próximos años de la investigación en nuestro campo? ¿Cuáles serán sus grandes problemáticas?

    Respuesta:

    Mis intereses de investigación en la actualidad se reparten equitativamente entre estudio y edición de textos teatrales, y profundización del complejo entramado de relaciones intertextuales que se establecen entre las obras, tanto del mismo como de distintos dramaturgos, tanto en ámbito español como en ámbito europeo (me refiero al fascinante tema de la circulación europea del teatro áureo, tema tan necesitado de estudios ulteriores aunque mucho se ha venido haciendo en los últimos años). Sin olvidar otra importante vertiente de investigación, la de las complejas relaciones que el teatro áureo mantiene con la narrativa coetánea. En cuanto al método de trabajo, creo firmemente que lo primero que hay que hacer es algo tan sencillo y tan poco teórico como la lectura de textos: pues uno de los cometidos prioritarios del investigador que aspire a decir algo nuevo, a establecer conexiones y relaciones no banales entre las obras que estudia, es hacerse con un conocimiento lo más amplio posible de los textos teatrales, dando por supuesto que siempre será inalcanzable para una sola persona abarcar un corpus tan extenso como es el del teatro áureo. Por esto, adelantándome a responder a una de las últimas preguntas de este apartado, creo que uno de los cometidos prioritarios de la investigación en nuestro campo es el de los grandes proyectos colectivos de fichaje y de creación de bases de datos (personajes, temas, motivos, género, formas métricas, espacios, partición en cuadros, sinopsis, bibliografía crítica...), para poner a disposición de la comunidad científica todas esas observaciones analíticas y sintéticas que un individuo solo no está en condición de ampliar más allá de cierto límite.

    Por supuesto, es evidente que nunca se lee "tan sólo" una obra teatral, porque cada lectura es distinta según lo que se busque en ella. Una conciencia metodológica es por lo tanto necesaria aun para la "simple" lectura. En mi caso, puedo decir que mis intereses se orientan más hacia la comprensión y el estudio de la obra teatral en cuanto obra literaria (en cuanto texto literario para el teatro), mientras que el aspecto más específicamente teatral (condiciones materiales de representación, datos sobre representaciones, proyecto de puesta en escena, etc.) o documentario (bibliográfico, de rastreo de textos...) me interesa menos. Quiero decir, me interesa mucho leer lo que otros investigadores descubren sobre el tema, pero no me motiva investigar en primera persona sobre ello. Con esto no quiero en absoluto desconocer las peculiaridades específicas de la obra teatral; la adquisición semiótica ésta ya firmemente arraigada e imprescindible, pues es precisamente gracias a estas peculiaridades que encuentro tan fascinante el estudio del teatro áureo. De hecho, al estar proyectadas y construidas estas obras para la representación, aspectos como el lenguaje, la retórica, la versificación, la peculiar combinación de motivos diegéticos, la alternancia de los espacios, el juego proxémico entre los personajes... adquieren un espesor distinto con respecto al de cualquier otra obra no teatral. Estos aspectos en su conjunto no sólo colaboran a la eficacia literaria y al éxito teatral de la pieza, sino que construyen en las tablas un mundo en miniatura, una representación visual y auditiva de la "visión del mundo" del dramaturgo, con sus permanentes tensiones entre la innovación y la ortodoxia.

    Digo esto también para contestar a la pregunta sobre "Por qué te interesan esas cosas y con ese planteamiento"; porque en realidad, en cualquier género y campo de la literatura me proponga investigar (y me refiero a otras áreas de interés que son o han sido mías, como la narrativa española e hispanoamericana de los siglos XIX y XX), veo que lo que me interesa más es dilucidar la tensión permanente entre la innovación y la tradición, tanto en sentido literario como en sentido más estrictamente ideológico. De hecho, mi actitud frente a las realizaciones de la cultura literaria es fundamentalmente una actitud historicista, en el sentido de que no soy capaz de mantenerme en el plano de una investigación estricta y exclusivamente sincrónica, sino que siento la necesidad permanente de abrirme a una perspectiva diacrónica, para entender el antes y el después de ciertos fenómenos, y valorarlos en el contexto de una serie diacrónica en la que cobrarán, por contraste, un sentido más pleno y exacto.

     

  5. Pregunta: ¿Dónde sitúas especialmente tu trabajo actual en el conjunto de la reflexión sobre el teatro clásico: ediciones críticas, texto dramático y texto teatral, la reconstrucción de la puesta en escena primordial, vestuario, fijación de los accesorios escénicos, segmentación de los textos, la versificación como condicionante de la elaboración del texto dramático, estudio y análisis de los personajes y de las funciones actanciales y actorales vigentes en el teatro clásico, la música, los bailes y el folclore integrados en los textos, dimensión social de los textos dramáticos y de sus representaciones en las distintas épocas, presencia o ausencia en el teatro clásico de ciertos tipos sociales -la madre, por ejemplo-, etc. etc.?

    Respuesta:

    Mis intereses científicos en la actualidad se orientan hacia: ediciones críticas de textos teatrales (tanto en su aspecto de labor ecdótica como en su aspecto de labor de anotación y por tanto comprensión filológica del texto); estudio de la versificación en cuanto elemento estructural importante en relación con otros aspectos de la estructura dramática; me interesa muchísimo también el tema de la adscripción genérica de las obras, tanto en su aspecto de adhesión evidente a un modelo previo y reconocible, como en el de la experimentación y mezcla de géneros que evidentemente existe en muchos otros casos. Otro de mis intereses es el de la circulación europea (concretamente italiana) de los textos teatrales áureos, que dibuja un panorama de recepción complejo y muy interesante.

     

  6. Pregunta: ¿Estás al corriente de los modos de acercamiento al texto teatral áureo procedentes del ámbito norteamericano? ¿qué opinión te merecen los "estudios culturales", los "estudios de género" o el "nuevo historicismo", por ejemplo? ¿crees que hay una brecha entre el enfoque de buena parte de universidades y de investigadores estadounidenses y el enfoque "europeo"?

    Respuesta:

    Antes que nada quiero decir que no conozco directamente el ambiente científico norteamericano, sino sólo a través de comentarios de amigos y colegas que, o bien trabajan allí, o bien han estado algún tiempo. Pero en general, tanto las conversaciones mantenidas con estas personas como mis lecturas, me dan la impresión que sí, muy en general y con las debidas excepciones, existe efectivamente una brecha entre el ambiente científico estadounidense y el europeo. Por un lado, debido seguramente a problemas de tipo objetivo (distancia geográfica, problemas políticos y económicos, etc.), es cierto que la comunicación entre Europa y EEUU en nuestro campo no es demasiado fluida, salvo algunos casos encomiables de colegas de aquí y de allá que mantienen un intercambio recíproco. Por otro lado, también es cierto que existen (y éste ya es un problema de tipo subjetivo) actitudes individuales de rechazo y desconfianza recíproca, más allá de concretos puntos de desacuerdo: es un apriori cultural y una tendencia a la generalización que interesa nuestro campo de estudio pero cuyo alcance es evidentemente más amplio. Es un hecho que muchos acercamientos al texto teatral áureo que proceden del ámbito norteamericano resultan chocantes, por insustanciales o poco pertinentes, a un filólogo europeo. Desde mi perspectiva, percibo a veces en la producción científica, sobre todo estadounidense, un empeño en amoldarse a las modas críticas, un deseo de encontrar casi a la fuerza "nuevos" acercamientos al objeto de estudio, que me parecen impertinentes e improductivos, y, paradójicamente, prueba de una escasa libertad intelectual aun cuando muchas de estas "nuevas" tendencias abogan precisamente por liberarse de "viejos" acercamientos ("viejos" desde el punto de vista tanto teórico como ideológico). Dicho esto, también es cierto que la pluralidad de puntos de vista es siempre beneficiosa, y que lo que hay que valorar por encima de todo es la honestidad intelectual del crítico y la bondad dialéctica de sus argumentaciones. Y también que hay que diferenciar entre estudiosos serios y estudiosos mediocres. En todos los campos, en todas las corrientes críticas, existen las figuras señeras que producen realmente avances y lecturas productivas, y los epígonos mediocres o mediocrísimos que deslustran con su producción las premisas de la teoría que adoptan. En este sentido, un adepto mediocre de los estudios culturales o de género o del nuevo historicismo, se coloca exactamente en el mismo nivel de un mediocre adepto de la neo-erudición europea. Desde otra perspectiva, también es cierto que al menos el neo-erudito habrá aportado datos que alguna vez puedan ser de utilidad a otro estudioso de mayor envergadura... En mi opinión, el verdadero gran problema que subyace a este tema es el de la actitud institucional hacia los estudios humanísticos en general: en este sentido, EEUU, y en menor medida Canadá, no son sino un espejo para los europeos, en el que podemos ver nuestro futuro inmediato, o lo que tememos que sea nuestro futuro inmediato. En el momento en que se amplía la base de estudiantes que tienen acceso a la instrucción universitaria, en el momento en que cualquiera, sin ningún tipo de preparación humanística previa, puede acceder a un curso de literatura y tener derecho a obtener una titulación, es lógico que el nivel general de los cursos, y los temas mismos de la así llamada "oferta didáctica", tengan que cambiar y reorientarse. Si le añadimos el carácter privado de las instituciones universitarias, y el estatus de "cliente" que se les asigna a los estudiantes en cuanto pagan la institución, es normal que los programas y los temas sean elegidos entre los que más agradan a los clientes, es decir, al común de los estudiantes. De ahí que se dé la preferencia a programas de literatura española moderna y contemporánea, de literatura hispanoamericana, y asimismo que tengan gran éxito esos acercamientos que, como los estudios culturales o de género o el mismo nuevo historicismo, le quitan a los textos literarios ese aura "sagrada" que tenían en los acercamientos más tradicionales (máxime el filológico), pues los equiparan a cualquier otro "texto" de una cultura; y sobre todo, porque permiten acercarse al texto literario con instrumentos menos especializados, menos técnicos. Cualquiera, y no lo digo ni con desprecio ni con ironía, puede hablar de la percepción de la mujer en una comedia de capa y espada de Lope o de Calderón, confundiendo a lo mejor categorías históricas, sociológicas y psicológicas de hoy con las de ayer (que es el error en el que caen los mediocres partiendo del axioma, por otra parte no despreciable, de que "lo de ayer" vale sólo en cuanto nos habla de "lo de hoy"); muchas menos serán las personas capaces de entender correctamente el vocabulario de esas comedias, las referencias culturales escondidas en el texto, su tejido métrico y retórico que también colabora a la construcción semántica, etc. Y que conste que estoy hablando de una experiencia personal y cotidiana, pues no vaya a creerse que en nuestras Universidades la situación es muy distinta, ya que hemos querido copiar a EEUU en los aspectos peores cuidándonos bien de remedar los mejores. El dilema es, o mantener el nivel muy exigente y elevado de los cursos de literatura de hace aun sólo quince o veinte años, y entonces excluir ipso facto de estos cursos a un 80% de los estudiantes; o asumir el reto de los nuevos tiempos, y tratar de seguir atrayendo a estos cursos a la mayoría de los estudiantes, encontrando nuevas estrategias didácticas y temáticas, tratando de mantener todo lo bueno de los acercamientos "tradicionales" (filológico, formalista, estructural, erudito...) pero evitando acercamientos demasiado técnicos... Dicho de otra forma, y para cerrar una contestación ya demasiado larga, tengo la impresión de que ciertas exasperaciones de la práctica crítica estadounidense sean una contestación simplista a problemas muy concretos y candentes de destinatario y de exigencias de la institución académica que son propias del mundo de hoy.

     

  7. Pregunta: Campos conexos: ¿Cómo ves el posible acercamiento entre los estudios teatrales áureos y a) la práctica teatral; b) los estudios teatrales internacionales; c) los estudios humanísticos e interdisciplinarios; d) las tecnologías del texto, la palabra y la imagen; e) los estudios cinematográficos; f) la enseñanza de la lengua y de la literatura?

    Respuesta:

    Personalmente (es sin duda un límite) no me siento atraída por el acercamiento entre los estudios de teatro áureo y la concreta práctica teatral, aunque pienso que a los estudiantes les interesaría. Un campo novedoso y que promete buenos resultados es el de los estudios intermediales: cómo el cine se apropia de y adapta obras teatrales. En cuanto a la enseñanza de la lengua, no sé si el teatro áureo funciona para metas didácticas básicas, más bien quizá para historia de la lengua. De hecho, en nuestro sistema didáctico invertimos el orden cronológico, pues se estudian los textos del siglo XX el primer año de curso, y los de siglo de oro en el tercero, y esto debido a que la lengua de éstos es sin duda más difícil para un estudiante que empieza a aprender español.

     

  8. Pregunta: Dependencia del teatro clásico español de otras experiencias teatrales anteriores marcadas por el tiempo -lo greco-romano, lo medieval, lo renacentista- o por el espacio -teatro francés, italiano, inglés-. ¿Crees que esta dimensión añadiría otra perspectiva a tu propia reflexión?

    Respuesta:

    Sí, decididamente; y creo que habría que profundizar más en estas direcciones. Personalmente, he aprendido muchísimo del estudio comparado con el teatro italiano de los siglos XVI y XVII, y me gustaría saber más acerca de la relación con otras dramaturgias europeas del teatro áureo.

     

  9. Pregunta: Los nuevos planteamientos teóricos en el campo del teatro o en el del estudio de los textos: ¿Hasta qué punto han modificado la visión y la comprensión del teatro clásico los diferentes planteamientos teóricos que han surgido en las dos o tres últimas décadas?

    Respuesta:

    Muchísimo, si nos referimos a la semiótica y a la afirmación de la necesidad de estudiar la obra de teatro en cuanto signo complejo, que no se realiza completamente sino en la representación. El reconocimiento de este hecho ha abierto nuevas vías de investigación, para las que remito a mi respuesta a la pregunta 4.

     

  10. Pregunta: ¿De qué modo han influido dichos planteamientos en tu propia manera de acercarte al texto dramático o al texto teatral?

    Respuesta:

    Os voy a contestar contando algo que tiene que ver con mi tesis doctoral, que elaboré en un marco totalmente "literario", con una conciencia más bien escasa de las peculiaridades específicas del teatro áureo en cuanto teatro. En mi tesis, que estudiaba los personajes del salvaje y del bárbaro en el teatro de Lope y en el de otros dramaturgos contemporáneos (Guillén de Castro, Vélez de Guevara), yo hacía un análisis formal de los personajes, de su presencia dramática (número de réplicas, número de versos pronunciados, número de escenas en las que aparece en el tablado, tipo de lenguaje retórico utilizado...; y, desde un punto de vista más formalista, esquema de las relaciones actanciales), de la combinación de secuencias diegéticas, que arrojaba resultados interesantes. Sin embargo, mi análisis dejaba totalmente fuera problemas tan importantes, y específicamente teatrales, como la influencia del género sobre el tratamiento del tema, o la relación entre género, ideología de la pieza y proyecto de puesta en escena, que acababan de verse tratados de forma muy novedosa en tantos trabajos importantes de comienzos de los Ochenta. Fue Stefano Arata, que por esos años vivía en España y estaba en contacto con la realidad viva de la investigación sobre teatro áureo que se llevaba a cabo allí, quien me facilitó informaciones y lecturas y me hizo ver que mi investigación tenía que dar un paso más, hacia territorios que hasta entonces yo, por mi formación, no había explorado. Aun así, reconozco que, como ya he dicho en la respuesta a la pregunta 4, mi interés prioritario no va por el camino de los estudios sobre representaciones, actores, escenografía etc. Pero soy muy consciente de la complejidad semiótica del signo teatral y de todo lo que puede aportar, en términos de profundidad y exhaustividad de análisis.

     

  11. Pregunta: Significado general de los estudios teatrales áureos: ¿Son "arqueológicos" los estudios teatrales áureos? ¿Deben ser su estudio y su enfoque realmente diferentes de los del teatro contemporáneo?

    Respuesta:

    No creo que el estudio y el enfoque tengan por qué ser muy diferentes. Es evidente por otra parte que la lengua del teatro áureo es diferente de la lengua del teatro actual y como tal habrá que conocerla para saber interpretarla y esto exige conocimientos especializados. Es evidente asimismo que el conocimiento de las condiciones de producción y de representación es necesario para enfocar correctamente la obra en su contexto (o por lo menos, para mí lo es): y el conocimiento de estas condiciones, en lo relativo al teatro áureo, a la fuerza tiene algo de arqueológico, en el sentido de que se trata de recuperar datos muy lejanos de nuestra experiencia actual. Pero al mismo tiempo, no creo que un conocimiento "arqueológico" (o mejor dicho, históricamente contextualizado, es decir, correcto) tenga que estar reñido con un enfoque más actualizante, con la percepción de lo que hoy todavía puede decirnos una obra de teatro clásico. Creo que se trata de dos posturas paralelas, que no alternativas.

     

  12. Pregunta: Investigación y enseñanza: ¿Cuáles son los puntos de unión mas relevantes que identificas entre la investigación del teatro áureo y su enseñanza universitaria? ¿Cómo describirías la evolución reciente de la enseñanza universitaria del teatro áureo?

    Respuesta:

    Remito en parte para esta respuesta a la pregunta n. 6, y aclarando que sólo puedo hablar de mi experiencia docente en Roma y en Italia. El teatro áureo todavía tiene cierto espacio en los programas universitarios en el primer grado (licenciatura) entre los textos de Siglo de Oro; pero más bien como presentación muy general del fenómeno y lectura de un texto como mucho. Aquí es donde pueden utilizarse las ediciones críticas y, todavía mejor, las ediciones bilingües con traducciones recientes y anotadas. Luego en el máster pueden imaginarse cursos más específicos, que tengan algo más que ver con la investigación. Yo por ejemplo en años recientes di un curso sobre segmentación del texto teatral áureo, y otro sobre la fórmula trágica en el teatro de Lope y de Calderón; sobre todo el segundo tuvo una buena respuesta de parte de los estudiantes, aunque el problema de la formación de base queda (para hablar de la tragedia tuve que dar un mini-cursillo sobre la Poética de Aristóteles... y, para hablar de la segmentación, tuve el gran problema de que casi nadie sabía reconocer versos y estrofas, y no puedes hacer un curso de métrica dentro del curso sobre teatro).

     

  13. Pregunta: Las perspectivas profesionales abiertas ante los estudiantes: ¿Han influido de alguna manera tu enseñanza y tu investigación en la carrera profesional de tus estudiantes? ¿Qué importancia ocupa la enseñanza secundaria en esas carreras? ¿Qué función tiene el teatro áureo en el marco de la educación secundaria?

    Respuesta:

    La respuesta a la primera pregunta es no; aparte una chica que ha emprendido la carrera del doctorado y de la investigación, en general ninguno de mis estudiantes, ni siquiera los mejores, utiliza sus conocimientos de teatro áureo (o de literatura española) en su vida profesional. Algunos sí han emprendido la carrera de la enseñanza secundaria, aun con todas las dificultades que plantea la situación italiana, en la que el marco normativo acerca de cómo acceder a la enseñanza queda permanentemente incierto. Por otra parte no sabría decir si el teatro áureo se enseña en la secundaria. Lo que sí se enseña es la literatura española, y pues yo como docente me defino como "transmisora de saberes" de literatura española, sé que mi enseñanza les va a servir. Y de hecho, como todos los conocimientos de tipo humanístico, se trata de un saber que a menudo no se traduce de forma inmediata y directa en la vida profesional, sino sólo de forma indirecta.

     

  14. Pregunta: ¿Una reflexión final de cierre?

    Respuesta:

    Ya he hablado demasiado. Tengo mucha curiosidad por leer las respuestas de mis colegas y os agradezco la idea de dar vida a un debate virtual que, estoy segura, nos va a ser muy útil a todos los que trabajamos en este sector de la investigación.

     

El estado de la cuestión según… Piedad Bolaños

Universidad de Sevilla, piedad@us.es

 

  1. Pregunta: Abordemos ante todo los aspectos materiales de la forma básica de la comunicación científica en nuestro campo: ¿Cuál es tu manera de preparar una ponencia o una conferencia? ¿En qué tipo de aspectos insistes especialmente? ¿Prefieres leer o "presentar"? ¿Hay diferencias esenciales entre una ponencia/comunicación y una clase universitaria?

    Respuesta:

    Como mi trabajo, fundamentalmente, está relacionado con la presentación de datos novedosos de archivo, lo que hago es ensamblarlos, encajarlos primero entre sí y luego compruebo los trabajos de los otros investigadores para corroborar lo que yo tengo y completar, en muchas ocasiones, lo novedoso de mi tema. Insisto en todos los datos inéditos provenientes de una reciente investigación. Hago las dos cosas: pero si el tiempo está muy tasado prefiero ajustarme a él, leyendo. Sí, en la ponencia sintetizas; en una clase 'relacionas' muchos acontecimientos para que puedan apreciar el dato novedoso que les ofreces, que, en tantas ocasiones, ni lo valoran.

     

  2. Pregunta: Y vayamos entrando en materia: ¿Cuál es, posteriormente, el procedimiento que sigues para pasar del "texto leído" o de la presentación al "texto escrito" en forma de artículo? ¿Qué tipo de indicación o referencia bibliográfica consideras más eficaz: la referencia corta integrada en el texto y con lista final o la referencia larga en pie de página? ¿Cuáles son, en tu criterio, los elementos claves que definen un buen artículo en nuestro campo? ¿Qué piensas sobre la evolución de las revistas propias de nuestro campo?

    Respuesta:

    Elimino toda referencia deíctica y coloquial, que es necesaria en la presentación del texto leído. Prefiero las referencias al pie de página: así siempre las leerás. Un buen artículo es aquel que aporta novedades, los que hacen avanzar el conocimiento. Por desgracia, las buenas revistas han desaparecido y son bastante menos las que nacen que las que mueren.

     

  3. Pregunta: La edición: ¿Cuáles son, en tu opinión y en tu práctica de publicación, las funciones específicas del libro como medio de comunicación científica? ¿Qué piensas sobre la evolución de la edición en nuestro campo? ¿Qué consideración global te merecen las actas de congresos, los homenajes y los colectivos?

    Respuesta:

    Dar a conocer textos que antes difícilmente estaban al alcance del gran público (y pienso en los investigadores y alumnos universitarios). No hay nada nuevo bajo el sol: son las mismas prácticas y siempre los mismos autores y obras. Es un aburrimiento. Son necesarios por razones muy diversas: las Actas de Congresos porque son la única forma de que permanezca para la posterioridad lo expuesto en aquellos días y podamos ir, más detenidamente, a la consulta y lectura reposada de lo que nos interesa. Los Homenajes son una manifestación de cariño hacia la persona a la que se le dedica el libro. Creo que debemos seguir haciéndolos aunque los 'sabios' oficiales desprecien y no tengan en cuenta el trabajo allá publicado.

     

  4. Pregunta: Centros de interés y planteamientos metodológicos: ¿Cómo definirías hoy tus intereses de investigación en cuanto al contenido y en cuanto al método de trabajo? ¿Por qué te interesan esas cosas y con ese planteamiento? ¿Crees haber dejado huella entre los estudiantes en cuanto a tus centros de interés o tus planteamientos metodológicos? ¿Cómo ves los próximos años de la investigación en nuestro campo? ¿Cuáles serán sus grandes problemáticas?

    Respuesta:

    El tipo de investigación que yo hago es poco frecuente entre los filólogos: hay que disponer de mucho tiempo, paciencia y tener un archivo (más o menos cerca) que merezca la pena. No he incluido el 'entusiasmo' por la visión diacrónica de los acontecimientos y que nada es casual: todo tiene una razón de ser. Siempre hay algún estudiante que sigue tus huellas, aunque hay que comprender que este tipo de investigación requiere mucho tiempo para ver sus frutos y los jóvenes necesitan ver resultados inmediatos de sus trabajos. Queda mucho por hacer y tendrán materia más que suficiente para investigar.

     

  5. Pregunta: ¿Dónde sitúas especialmente tu trabajo actual en el conjunto de la reflexión sobre el teatro clásico: ediciones críticas, texto dramático y texto teatral, la reconstrucción de la puesta en escena primordial, vestuario, fijación de los accesorios escénicos, segmentación de los textos, la versificación como condicionante de la elaboración del texto dramático, estudio y análisis de los personajes y de las funciones actanciales y actorales vigentes en el teatro clásico, la música, los bailes y el folclore integrados en los textos, dimensión social de los textos dramáticos y de sus representaciones en las distintas épocas, presencia o ausencia en el teatro clásico de ciertos tipos sociales -la madre, por ejemplo-, etc. etc.?

    Respuesta:

    Me interesa, sobre todo, la reconstrucción de la puesta en escena: cómo era el escenario (teatro), vestuario (tenemos documentación de los vestidos preciosos y costosos de las actrices), accesorios escénicos…

     

  6. Pregunta: ¿Estás al corriente de los modos de acercamiento al texto teatral áureo procedentes del ámbito norteamericano? ¿qué opinión te merecen los "estudios culturales", los "estudios de género" o el "nuevo historicismo", por ejemplo? ¿crees que hay una brecha entre el enfoque de buena parte de universidades y de investigadores estadounidenses y el enfoque "europeo"?

    Respuesta:

    No creo en 'escuelas' diferentes entre la europea y la norteamericana. Nuestros colegas americanos -gran parte- están en contacto con los estudiosos europeos y viceversa. Aquí sí podemos hablar de globalización.

     

  7. Pregunta: Campos conexos: ¿Cómo ves el posible acercamiento entre los estudios teatrales áureos y a) la práctica teatral; b) los estudios teatrales internacionales; c) los estudios humanísticos e interdisciplinarios; d) las tecnologías del texto, la palabra y la imagen; e) los estudios cinematográficos; f) la enseñanza de la lengua y de la literatura?

    Respuesta:

    a) Están en su mejor momento: hablan y se entienden los dos universos. c) Cotos cerrados. d) Avanzan a pasos de gigante. f) Cada día le interesa menos a nuestros 'políticos' que se enseñe y se aprenda correctamente el español. La literatura es algo secundario (pero muy, muy secundario) en la concepción de lo importante o no de la enseñanza.

     

  8. Pregunta: Dependencia del teatro clásico español de otras experiencias teatrales anteriores marcadas por el tiempo -lo greco-romano, lo medieval, lo renacentista- o por el espacio -teatro francés, italiano, inglés-. ¿Crees que esta dimensión añadiría otra perspectiva a tu propia reflexión?

    Respuesta:

    En tantas ocasiones he defendido en público la dependencia de nuestro teatro áureo de 'su' pasado dramático y cómo ha evolucionado formando parte de una gran cadena donde cada eslabón es necesario para la comprensión historicista del teatro.

     

  9. Pregunta: Los nuevos planteamientos teóricos en el campo del teatro o en el del estudio de los textos: ¿Hasta qué punto han modificado la visión y la comprensión del teatro clásico los diferentes planteamientos teóricos que han surgido en las dos o tres últimas décadas?

    Respuesta:

    Si nos referimos al espectáculo teatral, poco han influido. Desde el planteamiento teórico se está siendo más 'fino' en la crítica como no podía ser menos desde la visión filológica seria de nuestro trabajo.

     

  10. Pregunta: ¿De qué modo han influido dichos planteamientos en tu propia manera de acercarte al texto dramático o al texto teatral?

    Respuesta:

    No puedo más que estudiar los nuevos planteamientos y asimilarlos para reflejarlos en mis trabajos.

     

  11. Pregunta: Significado general de los estudios teatrales áureos: ¿Son "arqueológicos" los estudios teatrales áureos? ¿Deben ser su estudio y su enfoque realmente diferentes de los del teatro contemporáneo?

    Respuesta:

    Nunca serán 'arqueológicos' porque no conocemos todos los datos de la época a la que queremos acercarnos, al menos si pretendemos no inventar ni desvirtuar la realidad histórica, que es lo que deseamos mostrar. En cuanto a los estudios teatrales contemporáneos, siempre tendrán enfoques diferentes porque, entre otras cosas, el autor puede estar vivo y nos puede contar qué quiso decir en este o aquel pasaje...

     

  12. Pregunta: Investigación y enseñanza: ¿Cuáles son los puntos de unión mas relevantes que identificas entre la investigación del teatro áureo y su enseñanza universitaria? ¿Cómo describirías la evolución reciente de la enseñanza universitaria del teatro áureo?

    Respuesta:

    Los que tenemos el privilegio de enseñar el mismo campo al que dedicamos nuestra investigación, la conjunción de enseñanza e investigación es una verdadera gozada. Los alumnos descubren cómo se hace la historia literaria aportando las últimas novedades investigadoras. En mi caso, los alumnos sabían datos inéditos antes que el resto de los compañeros filólogos.

     

  13. Pregunta: Las perspectivas profesionales abiertas ante los estudiantes: ¿Han influido de alguna manera tu enseñanza y tu investigación en la carrera profesional de tus estudiantes? ¿Qué importancia ocupa la enseñanza secundaria en esas carreras? ¿Qué función tiene el teatro áureo en el marco de la educación secundaria?

    Respuesta:

    En más de una ocasión. Por desgracia, es la salida profesional para la mayoría de ellos. No es que sea mala, pero son muy pocos los alumnos que se pueden quedar en la Universidad por falta de oportunidades, habiéndolos muy buenos. Prácticamente, ninguna.

     

  14. Pregunta: ¿Una reflexión final de cierre?

    Respuesta:

    Como no soy supersticiosa, ninguna. Daros las gracias por vuestro trabajo.

     

El estado de la cuestión según… José Luis Canet

Universitat de València, Jose.Canet@uv.es

 

  1. Pregunta: Abordemos ante todo los aspectos materiales de la forma básica de la comunicación científica en nuestro campo: ¿Cuál es tu manera de preparar una ponencia o una conferencia? ¿En qué tipo de aspectos insistes especialmente? ¿Prefieres leer o "presentar"? ¿Hay diferencias esenciales entre una ponencia/comunicación y una clase universitaria?

    Respuesta:

    ... Normalmente, cuando preparo una ponencia o una conferencia hago dos redacciones: una para la lectura y otra para la publicación en papel. Pienso que el receptor-oyente necesita de un tono y una comunicación verbal más ágil, sin cargar en nombres propios ni citas (autoridades) para que los contenidos lleguen sin saturar, incluyendo pequeños contrastes medio-humorísticos e incluso leyendo de vez en cuando alguna cita que ayude a relajar por su contenido. No me gusta nada presentar una ponencia o un trabajo en PowerPoint y leer el contenido a la audiencia. Pienso que es una falta de respeto al público, al que se le considera poco capacitado y por tanto necesita de un guión escrito para poder entender lo que le repiten verbalmente. Por el contrario, el uso de las nuevas tecnologías para presentar imágenes que acompañen lo escrito o incluso el uso de Internet es muchas veces imprescindible.

    Hay muchísimas diferencias entre una ponencia/comunicación y una clase universitaria. Una clase necesita de la interrelación entre el docente y el alumno, mientras que la ponencia es asimilable a las antiguas clases magistrales, en las que el alumno únicamente tomaba notas o apuntes. Una clase necesita motivar a los estudiantes en diferentes aspectos; lo más importante es que lo que cuentes les interese y que no consideren que les estás dando apuntes en sentido tradicional (lo que equivale a que pueda pedirlos prestados a algún compañero/a, o, peor aún, que alguno de ellos pueda reconocer el libro que está siguiendo el profesor, con la consabida desbandada general), o que no vea finalidad alguna a lo que se explica.

    Para generar motivación, pienso que es imprescindible que el profesor se ponga a la altura de los estudiantes y explique para qué les podrían servir los contenidos en la sociedad actual. Sobre todo, que vean ellos que pueden alcanzar una conciencia crítica y una manera de entender el mundo, pero también en lo relativo a elementos prácticos, es decir, que puedan incorporar ese acerbo a su vida profesional futura, sean o no docentes.

     

  2. Pregunta: Y vayamos entrando en materia: ¿Cuál es, posteriormente, el procedimiento que sigues para pasar del "texto leído" o de la presentación al "texto escrito" en forma de artículo? ¿Qué tipo de indicación o referencia bibliográfica consideras más eficaz: la referencia corta integrada en el texto y con lista final o la referencia larga en pie de página? ¿Cuáles son, en tu criterio, los elementos claves que definen un buen artículo en nuestro campo? ¿Qué piensas sobre la evolución de las revistas propias de nuestro campo?

    Respuesta:

    … El procedimiento para pasar del "texto leído" al "texto escrito" es cambiar parte de la redacción hacia un lector especializado, por lo que se puede sintetizar mucho y evitar reduplicaciones, así como la inclusión de parte del texto y citas en notas a pie de página.

    Las referencias bibliográficas me gustan más a pie de página, pues no necesitas, cuando realmente te interesa una información, pasar al final del artículo para acceder a la cita. Además se pueden incluir citas y texto. El sistema de referencias al estilo MLA creo que se inventó para abaratar costes de maquetación, que en la actualidad no tiene sentido, pues los programas de maquetación lo hacen automáticamente sin incrementos de costes.

    Los elementos clave que definen un buen artículo son:

    a) que realmente aporte aspectos importantes sobre una obra, grupo de obras, género, autor, etc., sin repetir o ampliar conceptos ya estudiados hasta la saciedad

    b) que relacionen diferentes áreas de conocimiento

    c) que se note que hay un trabajo madurado de investigación.

    Las revistas en nuestro campo se pueden agrupar en dos bloques: las tradicionales en papel y las electrónicas. Las primeras han evolucionado poco y quizás uno de sus principales problemas radique en la poca transparencia en la red, sólo visibles a través de bases de datos especializadas y sin acceso público. Otro problema es su coste, que impide que muchas universidades puedan tenerlas en sus bibliotecas, por lo que para acceder a su contenido suele pasar mucho tiempo, si bien han evolucionado mucho el sistema de préstamo interbibliotecario para enviar los artículos en PDF, por lo que la investigación se retrasa. Finalmente, las revistas muy especializadas tienen el problema de la escasez de artículos de gran calidad. Las electrónicas tienen la ventaja de la inmediatez entre su publicación y recepción; el ser indizadas completamente por los buscadores; el menor coste de edición y muchas veces la gratuidad de lectura. Inconvenientes: la poca aceptación entre los profesionales y los sistemas de evaluación del profesorado; algunas veces la poca calidad de los artículos.

     

  3. Pregunta: La edición: ¿Cuáles son, en tu opinión y en tu práctica de publicación, las funciones específicas del libro como medio de comunicación científica? ¿Qué piensas sobre la evolución de la edición en nuestro campo? ¿Qué consideración global te merecen las actas de congresos, los homenajes y los colectivos?

    Respuesta:

    … El libro sigue siendo el medio más utilizado para la comunicación científica. Sin embargo, estamos viendo cómo un gran número de editoriales en nuestro campo están en una situación económica poco boyante, por lo que el número de libros especializados va en descenso. Algunas editoriales, incluso, ya no abonan derechos de autor y muchas veces tardan varios años en publicar un libro. Sólo aquellos textos que prevén una venta importante, porque serán utilizados por estudiantes, tienen una salida.

    La edición, pues, de textos literarios de autores poco conocidos o que no forman parte de la docencia, tienen dificultades serias para su publicación, a no ser que intervengan organismos públicos que subvencionen la edición. Por tanto, la llegada de información relevante a través del libro se reduce cada vez más a través de las editoriales comerciales. Mucha de la información puntera llega por las universidades, las cuales hacen el papel de editores, al mismo tiempo que publican sus tesis doctorales en PDF y las dejan en lectura pública.

    Los libros electrónicos científicos tienen cada vez más difusión en las áreas de ciencias básicas y aplicadas. Son pocas las editoriales comerciales las que trabajan en edición electrónica y, muchas de las que lo hacen, cobran la descarga. En Parnaseo (hhtp://parnaseo.uv.es) se ha abierto una editorial que realiza los libros en formato electrónico y en papel. Las descargas de textos son muy considerables. Alguno de los textos publicados han llegado a descargarse más de 100.000 veces. Eso implica, además, que la venta en papel también aumente, sobre todo para bibliotecas o usuarios que desean una lectura más relajada y anotada.

    Pienso que, en un futuro, los textos científicos, sean del ámbito que sean, pasarán a ser en formato electrónico, pues la necesidad de ser indizados y ser visibles en Internet hará que aquellos cuya referencia no se encuentre en la Web pasarán desapercibidos. También por la inmediatez de su recepción y lectura.

    Las Actas de Congresos, Homenajes, etc., están perdiendo su funcionalidad por su estructura y por la irregularidad de su contenido. La mayoría de las bibliotecas no puede comprar tantas Actas y Homenajes, cuya consulta es mínima y la mayoría de las veces el interés de un Acta reside en uno o dos artículos, por lo que prefieren pedir dicho artículo a otra biblioteca o a la Biblioteca Nacional. Sólo serán visibles aquellas Actas que se pongan en acceso directo a través de la red.

     

  4. Pregunta: Centros de interés y planteamientos metodológicos: ¿Cómo definirías hoy tus intereses de investigación en cuanto al contenido y en cuanto al método de trabajo? ¿Por qué te interesan esas cosas y con ese planteamiento? ¿Crees haber dejado huella entre los estudiantes en cuanto a tus centros de interés o tus planteamientos metodológicos? ¿Cómo ves los próximos años de la investigación en nuestro campo? ¿Cuáles serán sus grandes problemáticas?

    Respuesta:

    … Mis intereses de investigación en cuanto a contenido tienen que ver con la interrelación de diferentes áreas de conocimiento. En estos momentos me interesa relacionar cualquier obra literaria con la historia de la producción del libro (editores, autores, talleres de imprenta, etc.), así como en su recepción. También me interesa analizar el contenido dentro de una tradición y sobre todo con la sociedad donde se forjó: ideología, filosofía, teología, etc.

    No entiendo, en estos momentos, los estudios y análisis sobre una obra literaria desde un planteamiento puramente formal, a no ser que aporte algo sustancioso para entender la evolución de un autor o género, o que pueda utilizarse para poder componer obras de creación literaria. Por tanto, los movimientos de los años 60-70 (formalismo, estructuralismo, etc.) han perdido gran parte de interés en mi sistema de investigación.

    Los próximos años serán difíciles en nuestro campo, tanto en la investigación como en la docencia. Se publicará mucho, pues así lo piden los diferentes sistemas de evaluación del profesorado, pero ello no significa que no se entre en crisis por el ruido generado (exceso de publicaciones de poca calidad, que hacen muy difícil poder leer en cualquier rama lo recién salido).

    La Filología ha perdido mucha credibilidad en la sociedad moderna. La Filología de la segunda mitad del siglo XX ha dejado de lado a la sociedad ensimismándose en sí misma, por lo que se han disgregado de ella los estudios filológicos en el área periodística, los de la comunicación audiovisual, la creativa, etc., y la sociedad le ha dado la espalda. Sólo ha mantenido la salida profesoral para enseñanzas medias, que paulatinamente ha ido perdiendo horas docentes, desapareciendo prácticamente del curriculum escolar. Ni tan siquiera se enseña en la actualidad a escribir obras de ficción, poesía, guiones, obras teatrales, etc., ni a ser editores (que yo sepa no hay crítica textual en la mayoría de los planes de estudio existente, dejándose para cursos de postgrado o másters).

     

  5. Pregunta: ¿Dónde sitúas especialmente tu trabajo actual en el conjunto de la reflexión sobre el teatro clásico: ediciones críticas, texto dramático y texto teatral, la reconstrucción de la puesta en escena primordial, vestuario, fijación de los accesorios escénicos, segmentación de los textos, la versificación como condicionante de la elaboración del texto dramático, estudio y análisis de los personajes y de las funciones actanciales y actorales vigentes en el teatro clásico, la música, los bailes y el folclore integrados en los textos, dimensión social de los textos dramáticos y de sus representaciones en las distintas épocas, presencia o ausencia en el teatro clásico de ciertos tipos sociales -la madre, por ejemplo-, etc. etc.?

    Respuesta:

    … Sitúo en estos momentos mi trabajo actual en ediciones críticas (que incluyen a veces la reconstrucción de la puesta en escena), y a través de estudios donde explico la dimensión social del texto dramático y los antecedentes y consecuentes.

     

  6. Pregunta: ¿Estás al corriente de los modos de acercamiento al texto teatral áureo procedentes del ámbito norteamericano? ¿qué opinión te merecen los "estudios culturales", los "estudios de género" o el "nuevo historicismo", por ejemplo? ¿crees que hay una brecha entre el enfoque de buena parte de universidades y de investigadores estadounidenses y el enfoque "europeo"?

    Respuesta:

    … No estoy excesivamente al corriente de algunos modos de acercamiento al texto teatral áureo desde el ámbito norteamericano. Los "estudios de género" no me han interesado en demasía, pues analizan el texto desde un punto de vista único, y a mi me interesa cada vez más la multifocalidad. El "nuevo historicismo" me interesa algo más porque aporta nuevos elementos al estudio global. Pero aún así, pienso que la verdadera investigación filológica tiene que dejar al margen las focalizaciones demasiado extremistas porque la realidad donde se crearon los textos y la receptora en la actualidad son plurales. A veces es interesante centrarse en un aspecto poco estudiado, la focalización en un ámbito concreto, pues puede dar luz a nuevas perspectivas investigadoras, pero sabiendo que es un instrumento más para poder explicar globalidad.

     

  7. Pregunta: Campos conexos: ¿Cómo ves el posible acercamiento entre los estudios teatrales áureos y a) la práctica teatral; b) los estudios teatrales internacionales; c) los estudios humanísticos e interdisciplinarios; d) las tecnologías del texto, la palabra y la imagen; e) los estudios cinematográficos; f) la enseñanza de la lengua y de la literatura?

    Respuesta:

    … La funcionalidad de los estudios teatrales áureos es la de dar a conocer la evolución de la práctica teatral y poder aplicarla a la actualidad o dar ideas de lo que pudo ser un espectáculo público o privado para conocer cuál debería ser la praxis en el presente y no caer en los mismos errores de tiempos pasados. Pienso que la Historia de la Literatura, al detenerse demasiado tiempo en el texto en sí mismo, ha dado lugar al nacimiento de las Escuelas de Actores, que se han independizando de la Filología para poder enseñar la praxis teatral. Se han perdido así algunas de las funciones básicas de la enseñanza del teatro, que es la de poner en relación un espectáculo (con texto o sin él) ante un público receptor. Estas evolución de los diferentes estudios y de la realidad debería hacernos reflexionar sobre la función de las prácticas escénicas dentro de una sociedad dominada por el espectáculo, en donde el teatro tiene que entrar en clara competencia con los media, cada vez más poderosos con su nueva tecnología digital y con los grandísimos espectáculos de masas dominados por sociedades anónimas y gestores que buscan ante todo la rentabilidad de las sumas de capitales invertidos (fútbol, toros, recitales musicales, etc.)

    Los estudios teatrales internacionales están evolucionando positivamente hacia las practicas escénicas más que centrarse únicamente en el propio texto. Pero sobre todo, las nuevas tecnologías darán un cambio quizás más sustancial en el momento en que los profesores y alumnos estudien el teatro a través de la representación escénica (mediante medios audiovisuales, por ejemplo, en los que se puedan analizar secuencias y actuaciones actorales, decorados, etc.).

    También es interesante analizar el teatro desde la producción cinematográfica. Muchas obras teatrales se han trasladado al cine o a la televisión, ampliando el espacio escénico. Pero también sería interesante analizar el porqué las representaciones teatrales grabadas con cámara fija no mantienen el interés de los espectadores cuando lo visualizan en la televisión o el cine. Son muchísimos los posibles campos de estudio, pero para ello se deben conocer y manejar diferentes medios.

    Los estudios teatrales decaen cada vez más en el estado actual del sistema educativo y en la sociedad. Creo que existe un claro olvido del teatro para el estudio de la lengua. En cuanto a la literatura, en el sistema de enseñanza vigente todavía tiene una parte importante del temario, aunque debería potenciarse más la creación y la puesta en escena de obras teatrales con las que los profesores motiven a los estudiantes, tanto en las enseñanzas medias como las universitarias. El mejor aprendizaje es montar textos para su representación, cosa que en la actualidad se da en contadas ocasiones.

     

  8. Pregunta: Dependencia del teatro clásico español de otras experiencias teatrales anteriores marcadas por el tiempo -lo greco-romano, lo medieval, lo renacentista- o por el espacio -teatro francés, italiano, inglés-. ¿Crees que esta dimensión añadiría otra perspectiva a tu propia reflexión?

    Respuesta:

    … El teatro español, como el italiano y francés, tiene relaciones en el siglo XV y XVI con las experiencias teatrales greco-romanas (más en lo relativo a los textos que en cuanto a la puesta en escena). Posteriormente existe una clara interrelación entre los diversos teatros europeos. Todos los profesionales del teatro analizaban las puestas en escena de las ciudades y países limítrofes. Pienso que en mis reflexiones sobre el teatro siempre tengo en cuenta las diferentes propuestas teatrales del teatro romano, medieval y renacentista, así como del teatro italiano.

     

  9. Pregunta: Los nuevos planteamientos teóricos en el campo del teatro o en el del estudio de los textos: ¿Hasta qué punto han modificado la visión y la comprensión del teatro clásico los diferentes planteamientos teóricos que han surgido en las dos o tres últimas décadas?

    Respuesta:

    … En los últimos 30 años los estudios teatrales han cambiado sustancialmente su perspectiva, al pasar del estudio de la obra teatral como texto literario al estudio de la puesta en escena. Hoy conocemos mucho mejor el espacio de la representación (en espacios privados y públicos: tablados, decorados, etc.), y también del público receptor. Bajo esta perspectiva, al analizar un texto podemos incorporarlo al espacio escénico para el que fue creado y también para qué grupo específico de espectadores. Sabemos incluso las relaciones del autor del texto con los autores de comedias o con una compañía teatral específica. La obra teatral deja de ser un texto literario para analizarse como espectáculo. A fines del XVI el teatro llegó a ser un espectáculo de masas, donde existió un público receptor ávido de nuevas comedias.

     

  10. Pregunta: ¿De qué modo han influido dichos planteamientos en tu propia manera de acercarte al texto dramático o al texto teatral?

    Respuesta:

    … Siguiendo en parte estas nuevas corrientes críticas, cualquier información que localicemos sobre el hecho teatral del pasado y presente es válida para su proceso y análisis posterior. Por tanto, mi punto de vista consiste en no menospreciar los estudios positivistas sobre el teatro, tan denostados por una cierta crítica actual, que nos dieron innumerables datos sobre actores, autores, obras representadas, etc.. Por tanto, soy partidario de la localización de documentos en los archivos relativos a la vida de un actor, contratos de compañías teatrales, el precio de una entrada, la ubicación del edificio teatral dentro de una ciudad, la forma del escenario y la distribución de los asientos, palcos, platea, etc., las carteleras teatrales anunciando los espectáculos con el listado de actores, las críticas escritas sobre las representaciones, el número total de actuaciones en una ciudad o en un período amplio de tiempo, etc. También nos dan datos preciosos los procesos civiles entre miembros de compañías teatrales o de éstos con los regentadores de teatros y hospitales; juicios sobre la moralidad, etc. Pero no es menos imprescindible el estudio del texto, sus ediciones, si éstas han sido corregidas o no por el autor (es decir, toda la crítica textual), el precio de venta del texto impreso, etc. Todo conforma unidades significativas. Es decir, pienso que hoy en día no podemos despreciar ninguna información sobre el hecho teatral que nos llegue desde cualquier disciplina humanística (Historia, Sociología, Filosofía, Bibliografía, Crítica textual, Semiología, etc.).

     

  11. Pregunta: Significado general de los estudios teatrales áureos: ¿Son "arqueológicos" los estudios teatrales áureos? ¿Deben ser su estudio y su enfoque realmente diferentes de los del teatro contemporáneo?

    Respuesta:

    … Los estudios teatrales áureos son diferentes de los del teatro contemporáneo. En la actualidad no tenemos la posibilidad de visualizar ninguna representación teatral de la época áurea y sin embargo sí que lo podemos hacer de representaciones contemporáneas, bien en el propio teatro, bien mediante grabaciones. Para que el teatro como espectáculo exista, al menos tienen que haber dos elementos mínimos: el actor y el público. Dichos elementos los podemos analizar en los textos de siglos anteriores a través del rastreo en archivos y pequeños datos que nos puede dar el propio texto, pero no como representación. Podemos hacer una historiografía del teatro anterior y a partir de ahí intentar su análisis mediante puestas en escena reales (pero siempre habrá una pequeña disfunción entre la cultura de los diferentes públicos asistentes: el de hoy y el de hace siglos). El texto final será comprendido de diferentes maneras dependiendo del receptor, de su capacidad de análisis, de su nivel cultural, de su estado anímico, de su posición en la sala, de su capacidad auditiva y visual, etc. Además, en cada representación habrá una comunicación específica entre actor y público, por lo que ésta será única en el tiempo, jamás repetible. Si juntamos la suma de posibilidades, tanto desde el acto de la recepción como del de la producción, tendremos tantos textos o interpretaciones del espectáculo como número de espectadores multiplicado por el número de representaciones.

    De ahí que un análisis del hecho teatral de siglos anteriores debe quedarse en la virtualidad. Trabajamos siempre con un significado global virtual, es decir, con un texto significante que será el resultado de fusionar, combinar y organizar los diferentes signos, códigos, textos, mediante unas determinadas reglas, procesos o sistemas, siendo todos ellos virtuales, que no deberemos confundir nunca con la realidad, puesto que ésta es siempre irrepetible.

     

  12. Pregunta: Investigación y enseñanza: ¿Cuáles son los puntos de unión mas relevantes que identificas entre la investigación del teatro áureo y su enseñanza universitaria? ¿Cómo describirías la evolución reciente de la enseñanza universitaria del teatro áureo?

    Respuesta:

    … Los puntos más relevantes entre la investigación y la enseñanza universitaria son:

    a) dar a conocer las nuevas perspectivas de análisis de los textos teatrales

    b) crear afición entre los estudiantes al teatro, posibilitando comentarios y análisis de obras representadas en los teatros de la propia ciudad.

    La evolución de la enseñanza del teatro áureo se ha centrado en algunos cursos especializados, pero muy poco en las enseñanzas de los grados y las licenciaturas. En estos momentos se encuentra mucho más evolucionada en los másters y cursos de postgrado. También en escuelas de actores profesionales.

     

  13. Pregunta: Las perspectivas profesionales abiertas ante los estudiantes: ¿Han influido de alguna manera tu enseñanza y tu investigación en la carrera profesional de tus estudiantes? ¿Qué importancia ocupa la enseñanza secundaria en esas carreras? ¿Qué función tiene el teatro áureo en el marco de la educación secundaria?

    Respuesta:

    … Las perspectivas profesionales son pocas. Algunas veces, los que consiguen superar una oposición pueden poner en práctica los estudios aprendidos para motivar a los jóvenes de enseñanzas medias a montar obras teatrales. Más posibilidades han tenido los estudiantes del máster, que se centran en el teatro como posibilidad de trabajo posterior. Algunos de nuestros estudiantes trabajan como actores y también como directores de escena.

     

  14. Pregunta: ¿Una reflexión final de cierre?

    Respuesta:

    … El teatro es una forma de espectáculo. Y yo añadiría de "espectáculo de masas", que tiene que cumplir una serie de requisitos. Pero lo que resulta verdaderamente interesante es que, si bien el teatro puede existir bajo una fórmula minimalista, como lo definió Eric Bentley, "A interpreta el papel de B, mientras C mira", sin embargo la finalidad desde sus inicios fue la de representar ante las masas, ante el número mayor de espectadores posibles. Véase, si no, los anfiteatros griegos y romanos, uno de los edificios más importantes de la ciudad, con capacidad superior a los teatros del Siglo de Oro y de nuestro siglo.

    Siendo un espectáculo de masas, dependerá de las leyes de la oferta y la demanda, a no ser que sea considerado como un elemento cultural necesario para la educación cívica y apoyado por las instituciones políticas (como ocurría en el mundo griego y romano). También, el ser un espectáculo de masas incide de forma directa en la colectividad, y de ahí el intento de los gobiernos pasados de controlarlo, y si no pueden hacerlo, de prohibirlo durante grandes períodos de la historia.

    Un teatro no subvencionado o apoyado por las instituciones públicas se rige por la ley de la oferta y la demanda. Por tanto, entra aquí la voluntad del autor y director de escena para escoger una determinada obra y que ésta alcance el beneplácito de un público cuando más numeroso mejor. Y lo mismo ocurre con el espectador. Éste utiliza su voluntad para ir o no al teatro, de hacer que los mecanismos teatrales actúen o no sobre él.

    Bajo este punto de vista, se puede analizar el teatro desde un proceso cultural donde intervienen factores de economía de mercado, buscando agradar al destinatario mediante una oferta de su gusto, claro está, si se busca un beneficio económico; o bien contentar a un gobierno, a una institución, a un magnate, a un noble, para que patrocine el espectáculo.

    Finalmente, como espectáculo de masas, el teatro ha ido perdiendo su función en el siglo XX. Su estructura ha sido asimilada y superada por otros nuevos sistemas audiovisuales (sobre todo el cine y televisión), buscando un público más mayoritario, perdiendo la necesaria interacción entre el actor y el público para poder ampliar el número final de espectadores. El cine y la televisión trabajan en su proceso constructivo con un espectador virtual, que podrá ser de uno, miles o millones, pero que no dependerá de factores intrínsecos a la puesta en escena. El proceso constructivo de la obra cinematográfica es más caro (se necesitan más especialistas y materiales más complejos y con mayor coste económico), pero el resultado final es un mejor dominio de la verosimilitud y del efecto realidad, ya que se puede reproducir una escena tantas veces como se quiera hasta dar el significante y significado querido por el director. Una vez terminada la obra, esta será válida durante un grandísimo espacio temporal, pudiéndose reproducir cuantas veces se quiera y ante millones de espectadores potenciales simultáneamente. Pero, sobre todo, porque ha ampliado el campo de la fábula y las posibilidades narratológicas.

    Mucho nos queda por aprender y por asimilar de otras parcelas de los espectáculos públicos y de las nuevas tecnologías si queremos que el teatro se introduzca de nuevo en esta sociedad moderna de la información y audiovisual y alcance su razón de ser: un espectáculo de masas.

     

El estado de la cuestión según… Francisco Domínguez Matito

Universidad de La Rioja, fd.matito@unirioja.es

 

  1. Pregunta: Abordemos ante todo los aspectos materiales de la forma básica de la comunicación científica en nuestro campo: ¿Cuál es tu manera de preparar una ponencia o una conferencia? ¿En qué tipo de aspectos insistes especialmente? ¿Prefieres leer o "presentar"? ¿Hay diferencias esenciales entre una ponencia/comunicación y una clase universitaria?

    Respuesta:

    De acuerdo con el tema, campo o materia de investigación que llevo entre manos, elijo un tema o un aspecto, teniendo en cuenta el valor que puede tener para el progreso del conocimiento. Leo la mayor cantidad posible de la bibliografía disponible. Me gusta insistir en aquello que puede tener alguna novedad y aplicación general. Dependiendo de la complejidad del tema o del tiempo de exposición, elijo leer o "presentar". Una clase universitaria está sujeta a una interacción que no se da normalmente en las sesiones de ponencias o comunicaciones, aunque algunas clases universitarias, dependiendo de dinámicas concretas o de la naturaleza del tema, pueden asemejarse a una ponencia.

     

  2. Pregunta: Y vayamos entrando en materia: ¿Cuál es, posteriormente, el procedimiento que sigues para pasar del "texto leído" o de la presentación al "texto escrito" en forma de artículo? ¿Qué tipo de indicación o referencia bibliográfica consideras más eficaz: la referencia corta integrada en el texto y con lista final o la referencia larga en pie de página? ¿Cuáles son, en tu criterio, los elementos claves que definen un buen artículo en nuestro campo? ¿Qué piensas sobre la evolución de las revistas propias de nuestro campo?

    Respuesta:

    Maduro lenta y mentalmente la estructura expositiva, hago un esquema y posteriormente lo desarrollo por escrito. Prefiero que el texto vaya lo más limpio posible. A veces puedo integrar en el texto una referencia, si es corta; si es larga, la incluyo a pie de página. En mi opinión, los elementos claves que definen un buen artículo en nuestro campo son aquellos que parten de la detección de un aspecto interesante y novedoso, que tenga una validez y una aplicación que superen las dimensiones estrictas de un sólo texto y que aborden el tema desde una perspectiva lo más interdisciplinar posible. Las revistas propias de nuestro campo están tan saturadas de estudios y análisis estrechos, que muchas veces se convierten en un serio handicap para la dinámica de la investigación.

     

  3. Pregunta: La edición: ¿Cuáles son, en tu opinión y en tu práctica de publicación, las funciones específicas del libro como medio de comunicación científica? ¿Qué piensas sobre la evolución de la edición en nuestro campo? ¿Qué consideración global te merecen las actas de congresos, los homenajes y los colectivos?

    Respuesta:

    El libro, dejando de lado ahora la cuestión de su soporte -papel o digital-, sigue suponiendo un instrumento imprescindible para la comunicación científica, en tanto que sirve para la exposición de investigaciones cuyo desarrollo requiere una cierta extensión demostrativa o argumentativa con acumulación de pruebas, testimonios o razonamientos. La edición, si se trata de textos literarios, está siendo sometida, en cuanto a la utilización de técnicas y criterios ecdóticos, a un proceso de homogeneización y homologación muy deseable. No es posible hacer consideraciones generales sobre las actas de congresos, homenajes y libros colectivos. Las valoraciones varían en función de los casos concretos. Pero es necesario añadir que la comunidad científica ha de revisar la utilidad de las actas de los congresos, injustamente valoradas por unos criterios "administrativos" de las agencias de evaluación científica, contradictorios con la naturaleza y exigencias de la dinámica científica.

     

  4. Pregunta: Centros de interés y planteamientos metodológicos: ¿Cómo definirías hoy tus intereses de investigación en cuanto al contenido y en cuanto al método de trabajo? ¿Por qué te interesan esas cosas y con ese planteamiento? ¿Crees haber dejado huella entre los estudiantes en cuanto a tus centros de interés o tus planteamientos metodológicos? ¿Cómo ves los próximos años de la investigación en nuestro campo? ¿Cuáles serán sus grandes problemáticas?

    Respuesta:

    Mis intereses de investigación están en los autores, textos, movimientos, aspectos, etc., de la literatura no excesivamente transitados por la tradición crítica, procurando abordar las cuestiones desde perspectivas lo más amplias posible. Tales temáticas y planteamientos son los que, en mi opinión, dan trascendencia a los estudios literarios, al insertarlos en el campo más amplio de las humanidades. El hecho de que varios estudiantes, cada año, hayan decidido hacer sus trabajos de investigación para la obtención del master o tesis para la obtención del doctorado me hace pensar que mis intereses y mis planteamientos metodológicos suscitan el interés de mis estudiantes. La burocratización de la actividad investigadora para los profesores e investigadores, las expectativas laborales de los estudiantes, el desinterés de las autoridades por la investigación en humanidades no parecen dibujar un horizonte optimista para la investigación en nuestro campo.

     

  5. Pregunta: ¿Dónde sitúas especialmente tu trabajo actual en el conjunto de la reflexión sobre el teatro clásico: ediciones críticas, texto dramático y texto teatral, la reconstrucción de la puesta en escena primordial, vestuario, fijación de los accesorios escénicos, segmentación de los textos, la versificación como condicionante de la elaboración del texto dramático, estudio y análisis de los personajes y de las funciones actanciales y actorales vigentes en el teatro clásico, la música, los bailes y el folclore integrados en los textos, dimensión social de los textos dramáticos y de sus representaciones en las distintas épocas, presencia o ausencia en el teatro clásico de ciertos tipos sociales -la madre, por ejemplo-, etc. etc.?

    Respuesta:

    En mi trabajo me interesan especialmente la edición crítica, ya que -lamentablemente- para la literatura española, y en concreto para el teatro clásico, a diferencia de Inglaterra o Francia, por ejemplo, sólo disponemos de un parco corpus de ediciones solventes de nuestro patrimonio textual. Junto a ello, me interesa también la dimensión social de los textos dramáticos en tanto que dramatizaciones de paradigmas ideológicos.

     

  6. Pregunta: ¿Estás al corriente de los modos de acercamiento al texto teatral áureo procedentes del ámbito norteamericano? ¿qué opinión te merecen los "estudios culturales", los "estudios de género" o el "nuevo historicismo", por ejemplo? ¿crees que hay una brecha entre el enfoque de buena parte de universidades y de investigadores estadounidenses y el enfoque "europeo"?

    Respuesta:

    El enfoque "norteamericano" de acercamiento al texto no me parece en sí mismo despreciable, aporta puntos de interés, generalmente olvidados por la tradición crítica. Al fin y al cabo, cada época ha de hacer "su" propia lectura de los textos. Lo que distorsiona la metodología "norteamericana" (estudios culturales, estudios de género, nuevo historicismo) no es, creo, su planteamiento, sino su exageración reduccionista y banalizadora, y su desprecio por los valores estrictamente estéticos; o, simplemente, su ignorancia de la naturaleza de la materia de estudio (cuando no esconde el disfraz de pura ineptitud, incompetencia académica o confusión disciplinar). Me da la impresión, en efecto, de que la brecha entre los ámbitos norteamericano y europeo existe y es preocupante, si bien esa brecha se da curiosamente entre unas nuevas generaciones que ostentan escasa preparación académica, que se sienten, más que profesionales de una determinada disciplina, instrumentos de consignas o directrices "político-sociales" en el campo de las humanidades.

     

  7. Pregunta: Campos conexos: ¿Cómo ves el posible acercamiento entre los estudios teatrales áureos y a) la práctica teatral; b) los estudios teatrales internacionales; c) los estudios humanísticos e interdisciplinarios; d) las tecnologías del texto, la palabra y la imagen; e) los estudios cinematográficos; f) la enseñanza de la lengua y de la literatura?

    Respuesta:

    Se trata de una vieja cuestión aún por resolver, quizá irresoluble. Ahora bien, hay cada vez más interferencias o interactuaciones positivas entre académicos y cómicos, muchos de los cuales pertenecen a ambas laderas, académica y práctica, del hecho teatral. Considero muy necesario el acercamiento en cualquiera de los aspectos señalados, que facilitarán cada vez más las nuevas tecnologías.

     

  8. Pregunta: Dependencia del teatro clásico español de otras experiencias teatrales anteriores marcadas por el tiempo -lo greco-romano, lo medieval, lo renacentista- o por el espacio -teatro francés, italiano, inglés-. ¿Crees que esta dimensión añadiría otra perspectiva a tu propia reflexión?

    Respuesta:

    Sin duda ninguna, los estudios comparatistas, desde el punto de vista diacrónico o sincrónico, aportarían una perspectiva interesante para la mayor comprensión y mejor valoración de los textos hispánicos. Ahí se encuentra otra de las lagunas de nuestros estudios.

     

  9. Pregunta: Los nuevos planteamientos teóricos en el campo del teatro o en el del estudio de los textos: ¿Hasta qué punto han modificado la visión y la comprensión del teatro clásico los diferentes planteamientos teóricos que han surgido en las dos o tres últimas décadas?

    Respuesta:

    Los nuevos planteamientos teóricos en el campo del teatro desarrollados a partir de los años 70, sobre todo, han abierto, sin duda ninguna, nuevas perspectivas para la comprensión del teatro clásico, tanto en las infraestructuras para su puesta en escena como en la naturaleza del texto, las condiciones de su representación y recepción, su dimensión social y su configuración artística e ideológica.

     

  10. Pregunta: ¿De qué modo han influido dichos planteamientos en tu propia manera de acercarte al texto dramático o al texto teatral?

    Respuesta:

    Sólo desde dichos planteamientos el estudio e investigación del teatro áureo tiene un sentido para mí, es decir, que sólo desde dichas perspectivas de estudio puedo considerarme ocupado en algo que tenga alguna utilidad.

     

  11. Pregunta: Significado general de los estudios teatrales áureos: ¿Son "arqueológicos" los estudios teatrales áureos? ¿Deben ser su estudio y su enfoque realmente diferentes de los del teatro contemporáneo?

    Respuesta:

    Indudablemente, cada época tiene unos determinados supuestos, utiliza un lenguaje y requiere unos determinados instrumentos críticos. Aun si sólo consideráramos los estudios teatrales áureos como una actividad arqueológica, tendrían sentido, porque sin "arqueología" no hay historia, y sin historia no podemos comprender nada. Ahora bien, los estudios teatrales áureos no versan sobre cuestiones más o menos arqueológicas, tratan de -y deben tender- a la comprensión de un fenómeno socio-literario cuyos objetivos no difieren esencialmente de los del teatro contemporáneo.

     

  12. Pregunta: Investigación y enseñanza: ¿Cuáles son los puntos de unión mas relevantes que identificas entre la investigación del teatro áureo y su enseñanza universitaria? ¿Cómo describirías la evolución reciente de la enseñanza universitaria del teatro áureo?

    Respuesta:

    La materia del teatro clásico, ya sea dentro de programas generalistas de literatura o como materia específica, atraen fuertemente el interés de los estudiantes. Se trata de textos que versan sobre cuestiones que son objeto también de otras materias (historia, arte, filosofía, etc.), cuya fascinación consiste en su virtualidad representable. La organización de talleres de teatro (en sus diversas modalidades) es un instrumento de poderosa eficacia para el tratamiento, explicación y estudio del teatro clásico. La práctica de ensayos de edición crítica, el contacto directo con los testimonios, impresos o manuscritos, la discusión sobre la actancialidad, el visionado de representaciones teatrales o versiones cinematográficas, la creación de grupos de teatro, etc., son prácticas habituales en la moderna enseñanza universitaria de nuestra materia.

     

  13. Pregunta: Las perspectivas profesionales abiertas ante los estudiantes: ¿Han influido de alguna manera tu enseñanza y tu investigación en la carrera profesional de tus estudiantes? ¿Qué importancia ocupa la enseñanza secundaria en esas carreras? ¿Qué función tiene el teatro áureo en el marco de la educación secundaria?

    Respuesta:

    Si bien algunos de mis estudiantes han decidido emprender estudios de arte dramático, lo más común es que integren los estudios de teatro áureo en el bagaje general de su formación académica, sea esta orientada a la enseñanza universitaria o secundaria. Lamentablemente, el teatro áureo, como la literatura en general, ocupa poco espacio en los programas de la educación secundaria, que arroja a las aulas universitarias unos estudiantes cada vez peor formados y con rudimentarias información sobre la historia de la literatura.

     

  14. Pregunta: ¿Una reflexión final de cierre?

    Respuesta:

    Se hace absolutamente imprescindible y urgente contar, para lo cual están a nuestra disposición ya potentes medios tecnológicos, con un corpus amplio de textos de teatro áureo que permitan trabajos solventes y en perspectiva. Parece lamentable y cosa imposible de resolver la acumulación de una investigación motivada por razones "burocráticas" que, perdida entre los "árboles", impide ver el "bosque". ¡Cuán deseable sería que la investigación no estuviera presidida por razones de coyuntura u oportunidad! Lo cual permitiría estudios e investigaciones de mayor calado y reflexión. Los estudios sobre Lope o Calderón, por otra parte, deberían dejar un hueco más amplio para el inmenso corpus teatral que existe más allá de ellos y sin los cuales no se puede comprender en toda su dimensión el vasto fenómeno que fue el teatro áureo.

     

El estado de la cuestión según… Luciano García Lorenzo

CSIC, Madrid, luciano@ile.csic.es

 

  1. Pregunta: Abordemos ante todo los aspectos materiales de la forma básica de la comunicación científica en nuestro campo: ¿Cuál es tu manera de preparar una ponencia o una conferencia? ¿En qué tipo de aspectos insistes especialmente? ¿Prefieres leer o "presentar"? ¿Hay diferencias esenciales entre una ponencia/comunicación y una clase universitaria?

    Respuesta:

    - Preparo la ponencia o la conferencia de la misma manera que un articulo: búsqueda de materiales, reflexión sobre el tema a tratar, redacción, etc.

    - Insisto en aquellos aspectos que respondan a lo que deseo aportar en la línea del Congreso en que participe o en el ciclo de conferencias en que se inscriba la mía. A veces, de todas maneras, al redactar el trabajo van surgiendo aspectos nuevos, que por su interés merecen ser tratados.

    - Leo una ponencia o una comunicación. Prefiero no leer en una conferencia, aunque también depende del lugar y del auditorio.

    - Por supuesto. Bendita la libertad y el carácter más espontáneo de la clase.

     

  2. Pregunta: Y vayamos entrando en materia: ¿Cuál es, posteriormente, el procedimiento que sigues para pasar del "texto leído" o de la presentación al "texto escrito" en forma de artículo? ¿Qué tipo de indicación o referencia bibliográfica consideras más eficaz: la referencia corta integrada en el texto y con lista final o la referencia larga en pie de página? ¿Cuáles son, en tu criterio, los elementos claves que definen un buen artículo en nuestro campo? ¿Qué piensas sobre la evolución de las revistas propias de nuestro campo?

    Respuesta:

    - Cuando leo el texto (ponencia, comunicación, conferencia...), procuro cerrarlo antes de su lectura, añadiendo las sugerencias que se me hayan hecho y estime oportunas. A veces, tarda tanto en publicarse que es necesario tener en cuenta nuevas ideas, bibliografía que ha aparecido... Si es una conferencia no leída, me resulta difícil volver a ella para redactar lo expuesto. Generalmente las conferencias están dedicadas a temas o aspectos que estoy trabajando o pensando que en el inmediato futuro pueden convertirse en un artículo o parte de un libro.

    - Si es indicación bibliográfica, no me importa "a la americana", pero si es referencia extensa la prefiero a pie de página.

    - Los elementos exigidos mínimamente son los de siempre: originalidad con nuevas aportaciones al tema, rigor en el proceso de investigación y claridad en la exposición. ¡Y bien escrito! Antes de publicarlo, que lo lean una o dos personas.

    - Hay de todo, como en botica. Con muchas, uno gana en salud; por desgracia, hay algunas, son pocas, que son refugio de trabajos para ascensos, "permanencias", fondos para asistencia a congresos... Pero lo mismo ocurre con las editoriales. En cuanto a la presencia de las revistas en internet, me parece muy bien aparte de ser inevitable; de todas maneras, me sigue gustando el olor del papel y de la letra impresa.

     

  3. Pregunta: La edición: ¿Cuáles son, en tu opinión y en tu práctica de publicación, las funciones específicas del libro como medio de comunicación científica? ¿Qué piensas sobre la evolución de la edición en nuestro campo? ¿Qué consideración global te merecen las actas de congresos, los homenajes y los colectivos?

    Respuesta:

    - Me gustan los libros, me gusta pasar las páginas, me gusta subrayar, anotar al margen, doblar las esquinas de las páginas... Por supuesto, como antes escribía, considero que internet -verdadera maravilla- y todo lo que venga traerán nuevas posibilidades y con ello se facilitará la consulta bibliográfica, el acercamiento a la documentación, el disfrute y el aprovechamiento de las imágenes...

    - Cualquier reunión de carácter científico es muy positiva, sobre todo por lo que supone de contacto humano e intercambio de conocimientos de una forma directa e inmediata. Las Actas, homenajes y demás obras de carácter colectivo tienen o no interés dependiendo, naturalmente, de la bondad de sus contenidos.

     

  4. Pregunta: Centros de interés y planteamientos metodológicos: ¿Cómo definirías hoy tus intereses de investigación en cuanto al contenido y en cuanto al método de trabajo? ¿Por qué te interesan esas cosas y con ese planteamiento? ¿Crees haber dejado huella entre los estudiantes en cuanto a tus centros de interés o tus planteamientos metodológicos? ¿Cómo ves los próximos años de la investigación en nuestro campo? ¿Cuáles serán sus grandes problemáticas?

    Respuesta:

    - Mi interés sigue siendo el teatro español y últimamente la relación texto y puesta en escena.

    En cuanto al método, soy hijo de la Sociología de la literatura. Intento conjugar la ética con la estética y siempre he tenido al lado a Galdós junto a Juan Ramón Jiménez, al Lope más rural o urbano y al Calderón más reflexivo... Otra cosa es que eso de la especialización te limite y dejes para el placer de la lectura tantas cosas.

    - He procurado ofrecer conocimientos de la misma manera que he disfrutado recibiéndolos... Pero eso de la huella deben decirlo los demás.

    - El gran problema para el estudio de la literatura es y será en los próximos años (a más no me atrevo a opinar) la falta de alumnos, el desinterés de los poderes públicos por las humanidades, la rentabilidad que se pide de carácter inmediato, la consideración de las "letras" como algo no productivo, la pérdida de tiempo en cuestiones administrativas o similares, la subordinación excesiva a las estructuras de política académica o investigadora, es decir a los no profesores y no investigadores o a los que dejan la enseñanza y la investigación para dedicarse a la gestión académica o investigadora...

     

  5. Pregunta: ¿Dónde sitúas especialmente tu trabajo actual en el conjunto de la reflexión sobre el teatro clásico: ediciones críticas, texto dramático y texto teatral, la reconstrucción de la puesta en escena primordial, vestuario, fijación de los accesorios escénicos, segmentación de los textos, la versificación como condicionante de la elaboración del texto dramático, estudio y análisis de los personajes y de las funciones actanciales y actorales vigentes en el teatro clásico, la música, los bailes y el folclore integrados en los textos, dimensión social de los textos dramáticos y de sus representaciones en las distintas épocas, presencia o ausencia en el teatro clásico de ciertos tipos sociales -la madre, por ejemplo-, etc. etc.?

    Respuesta:

    - Especialmente, como ya he indicado, en la puesta en escena de los clásicos y en los orígenes y consecuencias de carácter tanto estético como social. También, sobre todo en los últimos años, en las funciones de los personajes.

     

  6. Pregunta: ¿Estás al corriente de los modos de acercamiento al texto teatral áureo procedentes del ámbito norteamericano? ¿qué opinión te merecen los "estudios culturales", los "estudios de género" o el "nuevo historicismo", por ejemplo? ¿crees que hay una brecha entre el enfoque de buena parte de universidades y de investigadores estadounidenses y el enfoque "europeo"?

    Respuesta:

    - Yo siempre he hecho "estudios culturales"... Lo que ocurre es que, al igual que con la Estilística, la Semiótica, el estructuralismo, etc., se hacen estudios extraordinarios y muy sugestivos al lado de trabajos perfectamente prescindibles, realizados para "llenar el buche" y justificar actitudes.

    En el ámbito norteamericano hay estudios absolutamente necesarios en el campo de los "estudios culturales", como en Europa hay en no pocas ocasiones un cierto elitismo intelectual siempre rechazable y en muchos casos inadmisible. Claro que también en ese mismo ámbito norteamericano hay algo muy grave: cada vez interesa menos todo lo que tenga más de cincuenta años y, sobre todo, la Edad Media y, en menor medida, el Siglo de Oro. Pero eso está sucediendo con cualquier literatura, incluso, por supuesto, con la inglesa.

     

  7. Pregunta: Campos conexos: ¿Cómo ves el posible acercamiento entre los estudios teatrales áureos y a) la práctica teatral; b) los estudios teatrales internacionales; c) los estudios humanísticos e interdisciplinarios; d) las tecnologías del texto, la palabra y la imagen; e) los estudios cinematográficos; f) la enseñanza de la lengua y de la literatura?

    Respuesta:

    - Lo he escrito antes: cualquier acercamiento o metodología son no sólo válidos sino necesarios, pues la amplitud del conocimiento es proporcional a la pluralidad de caminos que se recorren.

     

  8. Pregunta: Dependencia del teatro clásico español de otras experiencias teatrales anteriores marcadas por el tiempo -lo greco-romano, lo medieval, lo renacentista- o por el espacio -teatro francés, italiano, inglés-. ¿Crees que esta dimensión añadiría otra perspectiva a tu propia reflexión?

    Respuesta:

    - Por supuesto. Dependencia, relación, correspondencias...

     

  9. Pregunta: Los nuevos planteamientos teóricos en el campo del teatro o en el del estudio de los textos: ¿Hasta qué punto han modificado la visión y la comprensión del teatro clásico los diferentes planteamientos teóricos que han surgido en las dos o tres últimas décadas?

    Respuesta:

    - No ha sido sólo una cuestión de modificación; han enriquecido, han ampliado, como en ningún otro campo de la literatura, todo el universo del teatro, clásico y no clásico. Es tópico ya decirlo: hemos pasado de centralizar nuestros intereses en la literatura dramática a hacerlo, sin abandonarla por supuesto, a tener en cuenta el hecho teatral, la representación, la puesta en escena.

     

  10. Pregunta: ¿De qué modo han influido dichos planteamientos en tu propia manera de acercarte al texto dramático o al texto teatral?

    Respuesta:

    - De una manera definitiva, pero ya desde mis tiempos de estudiante. Aprendí más literatura, sobre todo teatro, en el Colegio Mayor que en la Universidad que me tocó vivir (o desvivir); estando, con diferentes tipos de relación, al lado de Claudio Rodríguez, Blas de Otero, Buero Vallejo o Ignacio Aldecoa; saltando más allá de Irún en busca de Goldman o de una puesta en escena de Ionesco... Y, más recientemente, trabajando para la Compañía Nacional de Teatro Clásico, al lado de ciertos directores, escenógrafos, actores, etc., o como director del Festival de Almagro. Todo esto, naturalmente, sin olvidar nunca que mi profesión tiene como elemento primero la filología, la palabra escrita. Disfruto como al principio de mi carrera imaginando con la lectura los mundos que me ofrecen Lope, Shakespeare o cualquier dramaturgo de no importa que tiempo.

     

  11. Pregunta: Significado general de los estudios teatrales áureos: ¿Son "arqueológicos" los estudios teatrales áureos? ¿Deben ser su estudio y su enfoque realmente diferentes de los del teatro contemporáneo?

    Respuesta:

    - ¿Es "arqueológico" leer o estudiar a Sófocles o a Terencio, a Petrarca o a San Juan, a Larra o a Baudelaire, a Puskin o a Ortega, a Lorca o a Miller, a García Márquez o a Auster...? ¿Es "arqueológico" escuchar a Mozart o a Mahler, abrir bien los ojos al cruzar los Andes, ver un león en libertad o el otoño de Nueva Inglaterra...? Pobre sociedad la que vive del inmediato pasado o sólo de su presente...

    - Cada periodo histórico va exigiendo en su estudio una serie de condicionamientos, pero el rigor metodológico tiene que ser el mismo para cualquier tiempo.

     

  12. Pregunta: Investigación y enseñanza: ¿Cuáles son los puntos de unión mas relevantes que identificas entre la investigación del teatro áureo y su enseñanza universitaria? ¿Cómo describirías la evolución reciente de la enseñanza universitaria del teatro áureo?

    Respuesta:

    - La edición de los textos, la preocupación por los géneros breves, todo lo relacionado con la representación (espacios, actores, compañías, público, controversias...), la unión de las puestas en escena con la lectura de los textos... Pero, atención a esto último: tengo comprobado que en algunos momentos prevalece, porque es más fácil y cómodo, lo primero. Y para mí el texto sigue siendo imprescindible. Se trabaja menos, claro, dedicando la mitad de la clase a ver imágenes de un montaje.

     

  13. Pregunta: Las perspectivas profesionales abiertas ante los estudiantes: ¿Han influido de alguna manera tu enseñanza y tu investigación en la carrera profesional de tus estudiantes? ¿Qué importancia ocupa la enseñanza secundaria en esas carreras? ¿Qué función tiene el teatro áureo en el marco de la educación secundaria?

    Respuesta:

    - Tengo desde hace muchos años colegas en la enseñanza y en la investigación que fueron alumnos antes.

    - Por lo que se refiere a la enseñanza secundaria, lo mejor que se hace lo llevan a cabo los profesores, a pesar de las barreras con que se enfrentan desde hace años. Y no sólo con el teatro o la literatura del tiempo de Cervantes. Esto, ya se ha repetido mil veces, es un problema de carácter político y social donde están implicados desde los partidos políticos hasta los padres, las organizaciones sociales, las diferentes iglesias... Y a la hora de dedicar una clase al teatro clásico, vale lo mismo que cuando se ve una puesta en escena: no aburrir ni aburrirse.

     

  14. Pregunta: ¿Una reflexión final de cierre?

    Respuesta:

    - Me alegra que esta encuesta haya nacido en Montreal y sus alrededores. A veces (no olvidemos a Frost, "Fire and Ice", o a Vignault, "Mon chemin ce n'est pas un chemin, c'est la neige") el "acurruque" invernal produce criaturas entrañables y respirando (¿ingenua?) ilusión de futuro.

     

El estado de la cuestión según… Enrique García Santo Tomás

University of Michigan, enriqueg@umich.edu

 

  1. Pregunta: Abordemos ante todo los aspectos materiales de la forma básica de la comunicación científica en nuestro campo: ¿Cuál es tu manera de preparar una ponencia o una conferencia? ¿En qué tipo de aspectos insistes especialmente? ¿Prefieres leer o "presentar"? ¿Hay diferencias esenciales entre una ponencia/comunicación y una clase universitaria?

    Respuesta:

    Creo que mi manera de preparar una ponencia o conferencia no dista mucho de lo que ha sido la forma tradicional de hacerlo: tomarme tiempo de sobra para reflexionar sobre el tema, realizar el tipo de investigación necesaria y filtrar los contenidos en una suerte de conclusión, de forma que resulte "digerible" para la audiencia. Insisto en aspectos relacionados siempre con las expectativas cognitivas de quien me escucha: su capacidad de concentración, de asumir términos o ideas complejas, de adaptarse a determinados ritmos de la dicción; es decir, tengo siempre presente que debo guiar al oyente de una manera tan sutil como firme, buscando un formato sin demasiadas citas ni alusiones eruditas (para eso ya estará la versión impresa), y teniendo siempre presente que, en muchos casos, "less is more". Prefiero leer, leer despacio y haciendo pausas, y cambiando a menudo el tono de voz. Nada de esto se aplica a una clase universitaria, en la cual, por cierto, nunca he leído ni leeré.

     

  2. Pregunta: Y vayamos entrando en materia: ¿Cuál es, posteriormente, el procedimiento que sigues para pasar del "texto leído" o de la presentación al "texto escrito" en forma de artículo? ¿Qué tipo de indicación o referencia bibliográfica consideras más eficaz: la referencia corta integrada en el texto y con lista final o la referencia larga en pie de página? ¿Cuáles son, en tu criterio, los elementos claves que definen un buen artículo en nuestro campo? ¿Qué piensas sobre la evolución de las revistas propias de nuestro campo?

    Respuesta:

    Definitivamente, la referencia larga en pie de página. ¿Quién quiere estar yendo de un lado a otro continuamente para ver a quién pertenece tal o cual cita? Un buen artículo en nuestro campo debe ser lo más interdisciplinario posible, presentar una tesis sólida desde el principio, realizar la lectura textual con la mayor pericia posible, y concluir explicando las razones que hacen de ese texto (o tema, o aproximación teórica) relevante. Las revistas de nuestro campo no han evolucionado demasiado en comparación a otras disciplinas, más allá de las "aplicaciones" teóricas (deconstrucción, feminismo, psicoanálisis) que condimentaron los trabajos publicados en las décadas de los 80 y 90. Ahora parece vivirse un momento de transición hacia algo que todavía no ha cristalizado.

     

  3. Pregunta: La edición: ¿Cuáles son, en tu opinión y en tu práctica de publicación, las funciones específicas del libro como medio de comunicación científica? ¿Qué piensas sobre la evolución de la edición en nuestro campo? ¿Qué consideración global te merecen las actas de congresos, los homenajes y los colectivos?

    Respuesta:

    La forma de editar el teatro áureo no ha cambiado apenas en las últimas décadas. Esto no lo veo como problema, habida cuenta de excelentes ediciones de más de 30 años que siguen siendo un modelo de rigor crítico. Si tuviera que decir algo a favor de algunas ediciones modernas que me han gustado en fechas recientes, elogiaría el hecho de incluir referencias bibliográficas de ambos lados del Atlántico, cosa que antes apenas se hacía en ediciones hechas por europeos para un lector europeo (mayoritariamente español). Tengo una opinión poco favorable por las actas de congresos, homenajes, etc., que no pasan por un comité editorial serio como lo hacen los artículos enviados a revistas de prestigio.

     

  4. Pregunta: Centros de interés y planteamientos metodológicos: ¿Cómo definirías hoy tus intereses de investigación en cuanto al contenido y en cuanto al método de trabajo? ¿Por qué te interesan esas cosas y con ese planteamiento? ¿Crees haber dejado huella entre los estudiantes en cuanto a tus centros de interés o tus planteamientos metodológicos? ¿Cómo ves los próximos años de la investigación en nuestro campo? ¿Cuáles serán sus grandes problemáticas?

    Respuesta:

    La palabra clave para mí sigue siendo "interdisciplinariedad", tanto en mis planes de investigación como en mi agenda docente.

     

  5. Pregunta: ¿Dónde sitúas especialmente tu trabajo actual en el conjunto de la reflexión sobre el teatro clásico: ediciones críticas, texto dramático y texto teatral, la reconstrucción de la puesta en escena primordial, vestuario, fijación de los accesorios escénicos, segmentación de los textos, la versificación como condicionante de la elaboración del texto dramático, estudio y análisis de los personajes y de las funciones actanciales y actorales vigentes en el teatro clásico, la música, los bailes y el folclore integrados en los textos, dimensión social de los textos dramáticos y de sus representaciones en las distintas épocas, presencia o ausencia en el teatro clásico de ciertos tipos sociales -la madre, por ejemplo-, etc. etc.?

    Respuesta:

    Ediciones críticas; estudio de la representación de la vida material en las comedias, especialmente las de temática urbana: comida, bebida, tabaco, sexo, prostitución y todo aquello relacionado con el disfrute del paisaje citadino.

     

  6. Pregunta: ¿Estás al corriente de los modos de acercamiento al texto teatral áureo procedentes del ámbito norteamericano? ¿qué opinión te merecen los "estudios culturales", los "estudios de género" o el "nuevo historicismo", por ejemplo? ¿crees que hay una brecha entre el enfoque de buena parte de universidades y de investigadores estadounidenses y el enfoque "europeo"?

    Respuesta:

    Cualquier enfoque es bueno si se lleva a cabo de forma inteligente. Hay una brecha entre ambas colectividades que a veces-especialmente en las nuevas generaciones-es más ficticia que real.

     

  7. Pregunta: Campos conexos: ¿Cómo ves el posible acercamiento entre los estudios teatrales áureos y a) la práctica teatral; b) los estudios teatrales internacionales; c) los estudios humanísticos e interdisciplinarios; d) las tecnologías del texto, la palabra y la imagen; e) los estudios cinematográficos; f) la enseñanza de la lengua y de la literatura?

    Respuesta:

    Estas son facetas que considero de importancia seminal para seguir siendo relevantes en nuestro campo.

     

  8. Pregunta: Dependencia del teatro clásico español de otras experiencias teatrales anteriores marcadas por el tiempo -lo greco-romano, lo medieval, lo renacentista- o por el espacio -teatro francés, italiano, inglés-. ¿Crees que esta dimensión añadiría otra perspectiva a tu propia reflexión?

    Respuesta:

    Por supuesto, y a la de mis estudiantes también.

     

  9. Pregunta: Los nuevos planteamientos teóricos en el campo del teatro o en el del estudio de los textos: ¿Hasta qué punto han modificado la visión y la comprensión del teatro clásico los diferentes planteamientos teóricos que han surgido en las dos o tres últimas décadas?

    Respuesta:

    Han modificado tanto la visión que tengo del objeto de estudio como la que tengo de mí mismo como ente crítico. Y lo segundo me parece tan importante como lo primero.

     

  10. Pregunta: ¿De qué modo han influido dichos planteamientos en tu propia manera de acercarte al texto dramático o al texto teatral?

    Respuesta:

    Han influido en la forma de ver mi profesión, mi papel de lector, sus condicionantes sociales, políticos, históricos, psíquicos, etc. etc. Sin teoría no veo la práctica, y viceversa.

     

  11. Pregunta: Significado general de los estudios teatrales áureos: ¿Son "arqueológicos" los estudios teatrales áureos? ¿Deben ser su estudio y su enfoque realmente diferentes de los del teatro contemporáneo?

    Respuesta:

    Depende de quien los hace. Los hay más sugerentes que otros. Cada enfoque debe ajustarse a la distancia temporal entre el evaluador y el objeto evaluado.

     

  12. Pregunta: Investigación y enseñanza: ¿Cuáles son los puntos de unión mas relevantes que identificas entre la investigación del teatro áureo y su enseñanza universitaria? ¿Cómo describirías la evolución reciente de la enseñanza universitaria del teatro áureo?

    Respuesta:

    No lo sé, carezco de datos suficientes.

     

  13. Pregunta: Las perspectivas profesionales abiertas ante los estudiantes: ¿Han influido de alguna manera tu enseñanza y tu investigación en la carrera profesional de tus estudiantes? ¿Qué importancia ocupa la enseñanza secundaria en esas carreras? ¿Qué función tiene el teatro áureo en el marco de la educación secundaria?

    Respuesta:

    No sé mucho de qué pasa con mis chicos una vez se licencian. Pero la experiencia teatral, el poder ver una comedia en las tablas, es una experiencia que marca a muchos chavales y que no debería abandonarse nunca.

     

  14. Pregunta: ¿Una reflexión final de cierre?

    Respuesta:

    El teatro áureo está más vivo y es más importante que nunca. El reto está en saber cómo comunicar esto.

     

El estado de la cuestión según… Lola González

Universidad de Lleida, l.gonzalez@filcef.udl.cat

 

  1. Pregunta: Abordemos ante todo los aspectos materiales de la forma básica de la comunicación científica en nuestro campo: ¿Cuál es tu manera de preparar una ponencia o una conferencia? ¿En qué tipo de aspectos insistes especialmente? ¿Prefieres leer o "presentar"? ¿Hay diferencias esenciales entre una ponencia/comunicación y una clase universitaria?

    Respuesta:

    Mi manera de preparar una ponencia o conferencia:

    Una vez "encontrada" la idea, fijado el tema, y tras la debida documentación o consulta de fuentes, paso a organizar los materiales para que sean lo más inteligibles posibles para el público ante el cual se expondrán. A la hora de la exposición, prefiero la lectura del texto a la presentación. El motivo es personal. Como es sabido, en las reuniones científicas, congresos, seminarios, coloquios, jornadas, etc. el tiempo de exposición siempre es limitado. Para mí, la única manera de ajustarme al tiempo disponible es llevar el texto escrito y cronometrar su lectura.

    En la elaboración de una ponencia o comunicación creo que es importante el título de la misma. El título, de forma sintética, claro, debe ser presentación de lo que va a ser expuesto a continuación. Por descontado que el texto que será leído ha de cumplir las expectativas sugeridas y despertadas por el título. Para el buen seguimiento por parte del receptor de lo que se expone es fundamental una buena estructura del texto. La presentación de lo que trata en una breve introducción y el desgrane a continuación de los puntos señalados. La lectura pausada, con el tono y con el ritmo adecuado ayudan al seguimiento y comprensión por parte del receptor. Es muy importante, a mi parecer, en la redacción del trabajo que ha de ser leído, la introducción de "interpelaciones", o dirigirse, con los modismos, pertinentes al público al que hay que "envolver", no con la finalidad de que asienta a todo lo que el ponente dice sino para que lo que se transmite se entienda y sea agradable de oír y pueda dar lugar al debate.

    En cuanto a la segunda cuestión, pienso que entre una ponencia/comunicación y la clase universitaria hay una gran diferencia, al menos, así me lo ha demostrado la experiencia. La diferencia fundamental consiste:

    La ponencia/comunicación, integrada en un contexto amplio y monográfico, va dirigida a un público formado en su mayor parte por especialistas.

    La clase universitaria, y sobre todo de unos años para aquí, va dirigida a un público que carece de la información y conocimientos básicos para seguir con aprovechamiento lo que se expone en una ponencia o comunicación. En la universidad, y teniendo en cuenta que uno de los planteamientos metodológicos del proyecto Bolonia es la reducción significativa de la denominada tradicionalmente "clase magistral", se imponen unos criterios muy diferentes a los expuestos para la elaboración de una ponencia o comunicación. Es importante tener en cuenta el nivel de conocimientos de los alumnos y a partir de ahí elaborar las clases para que los contenidos sean entendidos y aprovechados lo más posible por el alumno. En la actualidad, en la enseñanza universitaria es prácticamente impensable leer un texto a modo de conferencia como método de enseñanza. Los estudiantes, por lo general, cuando no entienden no preguntan, simplemente, "desconectan". Es un problema serio y una situación desalentadora para el docente, y uno de los problemas que ha llevado a Bolonia a reducir al mínimo las clases magistrales y sustituirlas por otros métodos en los que los alumnos deban implicarse directamente y desde el primer momento si quieren superar el curso.

    Otra cosa es que lo trabajado para una conferencia, ponencia o comunicación pueda ser aprovechado para las clases universitarias, para completarlas y enriquecerlas. Pero sabiendo a priori que se ha de reformular la exposición oral: la lectura es sustituida por la presentación, la esquematización minuciosa de los contenidos, la oralidad e incluso la impartición de la clase de pie, moviéndose el profesor, haciendo incisos, preguntando, etc… podría extenderme pero creo que es suficiente con lo expuesto.

     

  2. Pregunta: Y vayamos entrando en materia: ¿Cuál es, posteriormente, el procedimiento que sigues para pasar del "texto leído" o de la presentación al "texto escrito" en forma de artículo? ¿Qué tipo de indicación o referencia bibliográfica consideras más eficaz: la referencia corta integrada en el texto y con lista final o la referencia larga en pie de página? ¿Cuáles son, en tu criterio, los elementos claves que definen un buen artículo en nuestro campo? ¿Qué piensas sobre la evolución de las revistas propias de nuestro campo?

    Respuesta:

    Procedimiento seguido para pasar del "texto leído" al "texto escrito". La transformación del texto leído en artículo no siempre resulta una tarea fácil. No sé si procede comentarlo en este cuestionario, pero no dejan nunca de sorprenderme los colegas que cuando leen su ponencia o comunicación acto seguido entregan el texto leído para su publicación. La sorpresa, quizá "envidia", todavía es mayor cuando el texto que va a ser leído ya ha sido entregado con anterioridad como definitivo para la publicación. En mi caso, siempre he de elaborar dos textos: el que voy a leer, para el que tengo en cuenta lo apuntado en la primera pregunta, y el que luego entregaré para su publicación. Suele suceder que, precisamente, por cuestiones de tiempo no puedo leer todas las citas seleccionadas del texto trabajado y lo mismo ocurre con las citas de las fuentes consultadas. En la exposición ante el auditorio, menciono este hecho y remito a la versión escrita que aparecerá en las Actas. En la medida del espacio disponible, en la elaboración del texto escrito incluyo la "referencia corta" integrada en el texto. Otras referencias relacionadas estrechamente con el tema tratado pueden ser apuntadas a pie de página. Tanto en un caso como en otro, las referencias bibliográficas pueden estar recogidas al final del texto, en una lista en la que aparezcan todas las fuentes consultadas con todos los datos al completo. Copiar la "referencia", corta o larga, en el texto principal y si es necesario a pie de página, pero con los datos bibliográficos completos recogidos en una lista final.

    Elementos claves que definen un buen artículo en nuestro campo:

    El artículo es un medio al servicio de la investigación del especialista y de la formación académica del estudiante. Debe estar debidamente estructurado: el título, como ya he comentado más arriba, es importante; en cuanto a las partes, es preferible que vayan precedidas de subtítulos o subepígrafes. El artículo debería comenzar con una exposición breve, a modo de introducción, en la que se declare las intenciones y objetivos del trabajo y se justifique claramente el tema seleccionado. Tras el desarrollo de los contenidos, debidamente estructurado, es deseable que el artículo finalice con un resumen o conclusión que haga referencia a las ideas principales y más interesantes expuestas en el mismo. Puede que parezca una obviedad, pero es muy importante que la expresión sea clara, que el trabajo, en su conjunto, sea inteligible. Por muy complicado o novedoso que sea el método utilizado, ha de primar la claridad expositiva. Un factor que suele entorpecer dicha claridad y por consiguiente la comprensión de trabajo es la erudición, en ocasiones excesiva e incluso superflua. La erudición, el abuso de citas de fuentes, a mi modo de ver, hace un flaco favor a los estudios dramáticos en particular, y a cualquier estudio sobre la literatura en general. Cuando el artículo plantee un estudio desde un enfoque muy actual, siempre es de agradecer que el autor sea preciso en la terminología o nomenclatura y que remita, si es que considera que no debe explicarlo en ese momento o lugar, a las referencias bibliográficas esenciales en las que se ha inspirado para la realización de su trabajo.

     

  3. Pregunta: La edición: ¿Cuáles son, en tu opinión y en tu práctica de publicación, las funciones específicas del libro como medio de comunicación científica? ¿Qué piensas sobre la evolución de la edición en nuestro campo? ¿Qué consideración global te merecen las actas de congresos, los homenajes y los colectivos?

    Respuesta:

    Los académicos en cualquier campo utilizan y difunden información a través de canales "formales" e "informales" (términos empleados por los investigadores de la comunicación académica). Los canales formales corresponden a la información publicada, es decir, hecha pública, como la que contienen libros y publicaciones, y que suele estar disponible durante largos períodos para un amplio público.

    La edición en el campo de las humanidades sigue siendo preferentemente "formal". Sin embargo, los tres últimos decenios han sido testigos de una reestructura radical de la comunicación académica. Desde hace ya algún tiempo, en el ámbito de las estudios áureos la imprenta comparte protagonismo con los formatos electrónicos, sin haber llegado todavía éstos últimos a desplazar al primero. El formato electrónico "seduce" por su velocidad, flexibilidad y el alcance de su comunicación por medio de los ordenadores. Artículos, monografías, o estudios de mayor extensión, incluso ediciones de textos literarios, pueden consultarse y leerse hoy día a través de Internet. Sin embargo, en los estudios sobre el teatro áureo, y sobre todo en el campo de la edición de textos dramáticos, sobre todo de la edición crítica, se sigue utilizando el canal tradicional. Varios proyectos de edición de textos teatrales que se están desarrollando en la actualidad se están dando a conocer al público mediante el libro. Por ejemplo, la edición de las Partes de Comedias de Lope de Vega, PROLOPE, proyecto de la Universidad Autónoma de Barcelona. Estamos ante el mismo caso con la edición de los Autos Sacramentales y las Comedias de Calderón, proyecto del GRISO, Universidad de Navarra. Un último ejemplo, la edición de textos dramáticos áureos de diferentes dramaturgos del Siglo de Oro, realizada por la Universidad de Santiago, y editados por la Fundación Castro.

    Sin ningún género de duda, las actas de congresos, seminarios, homenajes, etc., constituyen un medio importante de divulgación de los últimos avances en el campo del teatro áureo. Opino que estas reuniones científicas deben seguir celebrándose, independientemente de los "foros" o "coloquios" que puedan existir en Internet. Por el momento, dichas reuniones gozan de un prestigio, de un rigor y seriedad científica que es muy difícil que se alcance en un diálogo por vía electrónica cuya rapidez en las intervenciones no propician la reflexión y exposición meditada y profunda y por tanto en el receptor no inspiran toda la confianza que puedan hacerlo unas Actas.

    En resumen, las publicaciones electrónicas son útiles por su velocidad y fácil consulta. Sin embargo, sólo serán válidas y permanentes en el caso de que mantengan un formato, una regularidad y un serio compromiso con la rigurosidad científica. En este sentido, y sin entrar en detalles, existen ya en Internet, publicaciones que reúnen todos esos requisitos y que por lo tanto son tan válidas como las que se realizan a través de los canales formales o tradicionales.

     

  4. Pregunta: Centros de interés y planteamientos metodológicos: ¿Cómo definirías hoy tus intereses de investigación en cuanto al contenido y en cuanto al método de trabajo? ¿Por qué te interesan esas cosas y con ese planteamiento? ¿Crees haber dejado huella entre los estudiantes en cuanto a tus centros de interés o tus planteamientos metodológicos? ¿Cómo ves los próximos años de la investigación en nuestro campo? ¿Cuáles serán sus grandes problemáticas?

    Respuesta:

    Desde hace ya unos años, más de una década, mis intereses en el ámbito de la investigación están muy influidos por los proyectos en los que colaboro, proyectos que tienen por objeto el estudio del teatro del Lope de Vega (ARTELOPE, proyecto dirigido por el Dr. Joan Oleza Simó, catedrático de la Universidad de Valencia; y PROLOPE, proyecto en el que participo en calidad de colaboradora, dirigido por los doctores Alberto Blecua y Guillermo Serés, de la Universidad Autónoma de Barcelona), y el estudio del fenómeno teatral centrado en uno de sus protagonistas: los actores y actrices que representaron las piezas dramáticas que escribieron Lope, Tirso, Calderón, etc. (Me refiero al Diccionario biográfico de actores del teatro clásico español, dirigido por la Dra. Teresa Ferrer Valls, de la Universidad de Valencia). Este proyecto, ya finalizado, está a punto de ver la luz.

    Paralelamente, y de forma particular, desarrollo otros intereses centrados en el teatro religioso, en su vertiente hagiográfica del siglo XVI.

    En cuanto a la huella que pueda haber dejado en los estudiantes, la más reciente ha cuajado en forma de Tesis doctoral (María Luisa Mateo Alcalá, "Las figuras infernales en el teatro religioso anónimo del siglo XVI. Tres ejemplos para el análisis: el Códice de Autos Viejos; el Manuscrito Llabrés; el teatro polular de los dances aragoneses y "balls parlats de la Catalunya Nova", Universidad de Lleida, 2008). El propósito de este trabajo era el de llegar a establecer cuál pudo ser la presentación escénica de las figuras infernales en las piezas religiosas anónimas del siglo XVI. Para la aproximación a la virtual representación de estos personajes, la doctoranda se centró en el análisis del texto dramático y adoptó, para su estudio, los importantes trabajos para la semiótica del teatro español como los de Anne Ubersfeld, Mª Carmen Bobes Naves y en la taxonomía didascálica, derivada de la consideración de los estudios mencionados, de Alfredo Hermenegildo, taxonomía que ha ido creciendo progresivamente desde sus primeros estudios, a principios de los ochenta, hasta la elaboración de lo que denominará "Bloque didascálico".

    ¿Cómo veo los próximos años de la investigación en este campo? El futuro, tal y como se están dibujando los planes de estudio de los inminentes grados, no es muy alentador. En el ámbito académico y docente, materias tan específicas como "Teatro clásico español" desaparecerán. En el ámbito de la investigación, sin embargo, creo que el futuro puede ser muy prometedor si se prolonga en el tiempo la línea investigadora de los proyectos actuales (estudios y ediciones de las obras dramáticas) subvencionadas por las institucionales autonómicas y estatales. Teniendo en cuenta los varios proyectos que se encuentran en marcha en la actualidad, y la presencia mayoritaria de ponencias y comunicaciones presentadas en congresos sobre literatura del Siglo de Oro, creo que el teatro ha ganado terreno a otros campos como la poesía y la narrativa. En las últimas convocatorias de la AISO, por ejemplo, ha habido mayor presencia de investigadores del campo teatral áureo. A esto habría que añadir la proliferación de Festivales y Jornadas de teatro áureo que tienen lugar anualmente en España y en el extranjero.

    La mayor dificultad que veo en el desarrollo futuro de los estudios dramáticos áureos deriva de la nula presencia, al menos en las universidades españolas pequeñas, de materias reaccionadas con este ámbito. El desconocimiento total de este ámbito conllevará la no realización de trabajos de investigación y de tesis doctorales en estas universidades. Sin embargo, esperemos que este déficit se vea compensado con los trabajos que puedan aportar los discípulos de los grandes maestros que imparten su docencia y desarrollan su investigación en las universidades españolas importantes: UAB, UNavarra, Universidad Complutense de Madrid, etc. Si en estas universidades más grandes no se crea escuela, no surgen discípulos, ¿quiénes continuarán la magnífica labor que están realizando hoy en día los estudiosos de nuestro teatro áureo?

     

  5. Pregunta: ¿Dónde sitúas especialmente tu trabajo actual en el conjunto de la reflexión sobre el teatro clásico: ediciones críticas, texto dramático y texto teatral, la reconstrucción de la puesta en escena primordial, vestuario, fijación de los accesorios escénicos, segmentación de los textos, la versificación como condicionante de la elaboración del texto dramático, estudio y análisis de los personajes y de las funciones actanciales y actorales vigentes en el teatro clásico, la música, los bailes y el folclore integrados en los textos, dimensión social de los textos dramáticos y de sus representaciones en las distintas épocas, presencia o ausencia en el teatro clásico de ciertos tipos sociales -la madre, por ejemplo-, etc. etc.?

    Respuesta:

    Ver pregunta anterior.

     

  6. Pregunta: ¿Estás al corriente de los modos de acercamiento al texto teatral áureo procedentes del ámbito norteamericano? ¿qué opinión te merecen los "estudios culturales", los "estudios de género" o el "nuevo historicismo", por ejemplo? ¿crees que hay una brecha entre el enfoque de buena parte de universidades y de investigadores estadounidenses y el enfoque "europeo"?

    Respuesta:

    A pesar de los "malos tiempos que corren para la lírica", la literatura española del Siglo de Oro, sigue despertando interés y siendo objeto de estudio tanto en Europa como en América. Haciendo frente a la situación de escepticismo, indiferencia y rechazo, por parte de la sociedad actual de la literatura en general, la literatura española, y más concretamente, la de los siglos XVI y XVII se mantienen a flote gracias al esfuerzo y tesón de los investigadores, especialistas en esta época, que afortunada y sabiamente "hacen oídos sordos" a las instituciones que reglamentan la enseñanza empeñadas en que las humanidades desaparezcan, y a una parte de la sociedad, mayor de lo que sería deseable, que sólo mira con buenos ojos aquellos estudios que revierten de forma inmediata, productiva y mercantilista en ella misma. En la actualidad la literatura española del Siglo de Oro es estudiada en más universidades extranjeras de las que cabría pensar, desde el continente americano, Iberoamérica, EEUU y Canadá, hasta Oriente, desde India a Japón, sin olvidar China. En cuanto a Europa, cabe mencionar el Reino Unido, Irlanda, Francia, Bélgica, Alemania e Italia. Para el caso concreto de Canadá, las universidades de Montreal, en particular, están desarrollando una importantísima labor en torno a los estudios dramáticos del Siglo de Oro.

    En cuanto a si creo que hay una brecha entre el enfoque de buena parte de universidades y de investigadores estadounidenses y el enfoque "europeo", he de decir que creo que no. Y mencionaré solamente el caso de la Université de Montréal y la Université de Trois-Rivières, de Québec, Canadá. Los profesores Alfredo Hermenegildo y Javier Rubiera, de la primera, trabajan desde perspectivas semióticas y filológicas europeístas; en cuanto al profesor Ricardo Serrano, desde hace ya tiempo trabaja en el tratamiento digital de textos dramáticos áureos. Gracias al entusiasmo y tesón de estos tres profesores por el teatro áureo podemos contar con una publicación electrónica como Teatro de palabras, sobre nuestro ámbito, que reúne los criterios de regularidad (sale cada año con puntualidad, en el mes de marzo) y de serio compromiso con la rigurosidad científica.

     

  7. Pregunta: Campos conexos: ¿Cómo ves el posible acercamiento entre los estudios teatrales áureos y a) la práctica teatral; b) los estudios teatrales internacionales; c) los estudios humanísticos e interdisciplinarios; d) las tecnologías del texto, la palabra y la imagen; e) los estudios cinematográficos; f) la enseñanza de la lengua y de la literatura?

    Respuesta:

    a) el posible acercamiento entre los estudios teatrales áureos y la práctica teatral: parece existir, cuando menos, una tendencia, quizá tímida, de acercamiento. No es práctica habitual que los directores teatrales tengan en cuenta los estudios que se han realizado sobre la pieza clásica en la que trabajan para su representación. Por lo general, suelen seguir sus propios criterios. Aunque en el momento de responder a este cuestionario me es imposible ofrecer datos exactos, me consta que una de las representaciones de la Numancia, de Cervantes, en el Festival de Teatro de Mérida, contó con los estudios del profesor, y gran especialista de esta extraordinaria tragedia clásica, Dr. Alfredo Hermenegildo, de la Université de Montréal. En este sentido, la pieza dramática atribuida a Lope de Vega, La estrella de Sevilla, fue objeto de una representación a partir de una versión textual del profesor Joan Oleza Simó, especialista, entre otros temas, en teatro áureo y Lope de Vega.

    b) los estudios teatrales internacionales: es necesario estar al corriente ya que pueden contribuir al desarrollo del teatro español áureo y al desarrollo de los estudios de Teatro comparado, así como fortalecer las redes intelectuales entre España, Europa y América. Para el conocimiento de los estudios teatrales internacionales son de especial trascendencia los Congresos y reuniones científicas ya que suelen contribuir a un contacto fecundo entre investigadores.

    c) los estudios humanísticos e interdisciplinarios: por su naturaleza, el estudio del teatro ha de ser forzosamente interdisciplinario. Las aportaciones metodológicas de las diferentes disciplinas que convergen en el fenómeno teatral han de ayudar a una mejor comprensión de este fenómeno literario y cultural. Por descontado que los estudios humanísticos, marco teórico, han de ser tenidos en cuenta en la tarea de análisis, comprensión y valoración del teatro áureo.

    d) las tecnologías del texto, la palabra y la imagen: las herramientas de recuperación de información permiten que un usuario pueda seleccionar, entre un conjunto de documentos, aquellos que contienen la información que le interesa. Eso es lo que hacemos cuando utilizamos los buscadores disponibles en Internet. Para una mayor información sobre la repercusión y el valor de esta herramienta en el estudio y difusión del teatro áureo a través de Internet, remitimos al trabajo reciente del profesor José Manuel Lucía Mejías titulado "Enredando con el teatro español de los Siglos de Oro en la Web: De los materiales actuales a las plataformas de información" (UNED, Revista Signa 17 (2008), págs. 85-129). Tratándose de un estudio tan reciente y accesible sería ocioso ofrecer un resumen. Sin embargo, para los más impacientes diré que en este trabajo, el profesor Lucía Mejías presenta el panorama que sobre el teatro español de los Siglos de Oro puede encontrarse en la actualidad en este nuevo medio que es la Web. Según el profesor Lucía Mejías "nos encontramos en un momento inicial de un largo proceso de cambios, que podemos definir como de incunable del hipertexto" (estas últimas palabras subrayadas son del autor).

    En cuanto a los términos "palabra", "imagen" y "teatro": tradicionalmente se ha identificado "teatro clásico" y "literatura dramática". La palabra constituye la cimentación de nuestro teatro clásico. Nuestros textos clásicos son vehículos de la belleza del pensamiento, de la historia y de la lengua. En el Siglo de Oro, la lectura escénica era posterior a la dramaturgia, a la práctica literaria. El escritor o autor de los textos ocupaba un lugar básico. En el siglo XVII, los textos escritos conseguían impactar en el imaginario colectivo de los espectadores, primero a través del poder de la palabra y luego, durante su evolución, por medio de montajes atrayentes.

    e) en cuanto a las relaciones entre teatro clásico y cine, haré una breve referencia a la adaptación cinematográfica de textos teatrales. El problema de la adaptación se plantea con el teatro tradicional, con ese tipo de teatro que puede considerarse «de la palabra», desde los griegos hasta la modernidad pasando por los clásicos como Lope de Vega, etc. (Pere Gimferrer, Cine y Literatura, Barcelona, Planeta, 1985:111). El cine es un modo de percepción diferente de la representación de la obra dramática. Su atractivo e interés reside fundamentalmente en algunos puntos como la representación de acciones supuestas o sugeridas en la obra, la visualización de las acciones que transcurren "fuera de escena". Se añaden acciones breves con valor documental que tienen por función darle a la acción dramática un «tempo» cinematográfico, además de proporcionar algunas pinceladas descriptivas de los personajes al indicar brevísimas acciones en las que participan, las supresiones de diálogos con el fin de agilizar la acción, la amplificación y diversificación del espacio dramático, la alteración del orden narrativo; todas estas modificaciones tienen la función de llegar del mejor modo al público.

    f) el teatro tiene un papel fundamental en la enseñanza de la lengua y la literatura tanto nacional como extranjera (perfeccionamiento del propio idioma y aprendizaje de lenguas extranjeras). En la enseñanza de la lengua, la lectura de los textos dramáticos supone la adquisición de vocabulario de uso, de vocabulario en desuso y de vocabulario literario, en el caso del texto teatral, el conocimiento de términos como acotación, escena, monólogo, etc. A partir del texto teatral se pueden plantear en la enseñanza diversas actividades encaminadas a mejorar la capacidad comunicativa a través de las formas elocutivas de expresión que para el caso del teatro comprenderían el diálogo, el monólogo y el aparte. En las exposiciones y comentarios orales del texto dramático el alumno puede ir adquiriendo algunas destrezas como la articulación correcta, la realización de pausas, lograr una entonación adecuada, ordenar las ideas, exponer con claridad, aprender a argumentar, lograr una postura corporal adecuada y un uso correcto de los gestos. Para concluir, a partir del texto dramático el alumno puede adquirir diferentes capacidades (comprensión, expresión oral y escrita, vocabulario, etc, ) y destrezas (reflexión lingüística, aplicación de conocimientos literarios, resumir, analizar, precisión léxica, vocalización, expresividad).

     

  8. Pregunta: Dependencia del teatro clásico español de otras experiencias teatrales anteriores marcadas por el tiempo -lo greco-romano, lo medieval, lo renacentista- o por el espacio -teatro francés, italiano, inglés-. ¿Crees que esta dimensión añadiría otra perspectiva a tu propia reflexión?

    Respuesta:

    Sí, completamente, sobre todo las experiencias teatrales marcadas por el espacio. Pienso que sería muy interesante trabajar el teatro francés, italiano, inglés para poner en relación los elementos dramáticos y teatrales que comparten y los que no.

     

  9. Pregunta: Los nuevos planteamientos teóricos en el campo del teatro o en el del estudio de los textos: ¿Hasta qué punto han modificado la visión y la comprensión del teatro clásico los diferentes planteamientos teóricos que han surgido en las dos o tres últimas décadas?

    Respuesta:

    Los nuevos planteamientos teóricos han modificado la visión y comprensión del teatro clásico considerablemente, casi diría que, de forma radical.

     

  10. Pregunta: ¿De qué modo han influido dichos planteamientos en tu propia manera de acercarte al texto dramático o al texto teatral?

    Respuesta:

     

  11. Pregunta: Significado general de los estudios teatrales áureos: ¿Son "arqueológicos" los estudios teatrales áureos? ¿Deben ser su estudio y su enfoque realmente diferentes de los del teatro contemporáneo?

    Respuesta:

    1. No, no creo que sean "arqueológicos". Aunque no todos los investigadores del teatro áureo se han incorporado a los enfoques desarrollados en las últimas décadas, no puede negarse que hay un gran consenso en admitir que los estudios del teatro clásico no podían limitarse a la teoría y al texto.

      En cuanto a la segunda pregunta, no tiene porqué. Es evidente que tenemos un conocimiento más directo y mucho mejor documentado del teatro contemporáneo que del teatro clásico. Sin embargo, estudiosos de este teatro también han utilizado los métodos empleados para el estudio de la teatralidad del teatro clásico. Por ejemplo, el análisis de las acotaciones en Luces de Bohemia, de Valle-Inclán, estudio realizado por el profesor Ángel Raimundo Fernández, de la Universidad de Granada, y publicado en 1981.

     

  12. Pregunta: Investigación y enseñanza: ¿Cuáles son los puntos de unión mas relevantes que identificas entre la investigación del teatro áureo y su enseñanza universitaria? ¿Cómo describirías la evolución reciente de la enseñanza universitaria del teatro áureo?

    Respuesta:

    La investigación ha revolucionado los contenidos de la enseñanza universitaria. Donde hace, aproximadamente, tres décadas sólo se hacía historia del teatro del siglo de oro, de forma bastante superficial puesto que en algunos casos no se contemplaba la lectura individual y completa de los textos, hoy día, esos estudios se plantean a partir de los diferentes enfoques metodológicos desarrollados desde entonces. Así, la enseñanza del teatro no queda reducida al texto y a su contenido ideológico, fundamentalmente, sino que el texto es uno elemento más de lo que se conoce en la actualidad como "teatro". Prueba irrefutable de ese cambio son las investigaciones realizadas por los universitarios en sus Tesis doctorales, que, guiados por los estudiosos de los diferentes aspectos que abarca el teatro áureo, están aportando valiosos resultados.

    Descripción: explicación detallada de las cualidades, características o circunstancias de la evolución experimentada por la enseñanza universitaria del teatro áureo. El cambio en la enseñanza universitaria del teatro áureo se ha realizado gracias al esfuerzo de investigadores y profesores, la mayoría de las veces han sido las dos cosas. La evolución se ha realizado no sin preocupaciones y reticencias frente a algunos métodos revolucionarios y muy fructíferos (estudio de la teatralidad a partir del análisis de las didascalias) que al final han sido aceptados por todos los estudiosos del teatro áureo. En mi época de estudiante, me remonto a más de veinte años, conocí el teatro áureo a partir de estudios literarios y más específicamente a partir de estudios teóricos sustentados en la literatura. La evidente necesidad de unir la práctica con la teoría la realicé ya en calidad de docente.

     

  13. Pregunta: Las perspectivas profesionales abiertas ante los estudiantes: ¿Han influido de alguna manera tu enseñanza y tu investigación en la carrera profesional de tus estudiantes? ¿Qué importancia ocupa la enseñanza secundaria en esas carreras? ¿Qué función tiene el teatro áureo en el marco de la educación secundaria?

    Respuesta:

    Función del teatro áureo en el marco de la educación secundaria:

    Hemos de partir de la circunstancia real de que en los planes de estudios de la ESO, Bachillerato y a partir de la implementación del Grado, la literatura experimentará una reducción considerable en el currículum del alumno. Para los alumnos del Bachillerato el teatro es una asignatura optativa. Nos encontramos, pues, en general, con unos alumnos sin apenas formación humanística y por tanto difícilmente recuperables para los estudios de letras en la Universidad.

    No conozco con exactitud la función que el teatro áureo desempeña en el marco de la educación secundaria. Sin embargo, pienso que la función que debería desempeñar es la de dar a conocer el teatro de esta época adoptando un enfoque práctico, a modo de taller. La realización de estos talleres es el modo más eficaz de que los alumnos se muestren receptivos. En dicha realización se pueden compaginar los conceptos teóricos, como por ejemplo, el conocimiento de la "Comedia nueva" con la lectura de una obra conocida popularmente de Lope de Vega, y, a partir de la lectura en voz alta, identificar los elementos que la caracterizan. Avala este modo de enseñanza el uso que se hizo del teatro de la Antigüedad clásica en los colegios de jesuitas durante los siglos XVI y XVII. En estos colegios el teatro se estudiaba con la finalidad de combinar los dos objetivos de la literatura: entretener y enseñar, mezclar lo útil con lo dulce. El ejercicio dramático ofrecía un vehículo admirable para estos objetivos. Y todavía los ofrece en la enseñanza actual. El docente no tendría que olvidar que el teatro es medio privilegiado de pedagogía.

     

  14. Pregunta: ¿Una reflexión final de cierre?

    Respuesta:

    Mi última reflexión es para el ámbito de la enseñanza. Una premisa que vale tanto para la enseñanza secundaria como para la universitaria es la de que el teatro educa la inteligencia y la voluntad del individuo; ayuda a desarrollar y perfeccionar las facultades intelectuales y morales del niño o del joven con ejercicios que le formen el gusto, perfeccionen y afinen los sentidos; ayuda a conseguir una buena locución; y lo que no es menos importante, a conservar la memoria de su cultura: el teatro español del Siglo de Oro es uno de los más relevantes del conjunto de la dramaturgia europea de los siglos XVI y XVII.

     

El estado de la cuestión según… Abraham Madroñal

CSIC, Madrid, madronal@rae.es

 

  1. Pregunta: Abordemos ante todo los aspectos materiales de la forma básica de la comunicación científica en nuestro campo: ¿Cuál es tu manera de preparar una ponencia o una conferencia? ¿En qué tipo de aspectos insistes especialmente? ¿Prefieres leer o "presentar"? ¿Hay diferencias esenciales entre una ponencia/comunicación y una clase universitaria?

    Respuesta:

    … Una ponencia es, según mi opinión, resultado de lo que estoy investigando o revisión de lo se ha dicho sobre un tema. Prefiero presentar y no leer. Insisto en lo novedoso de la ponencia, bien sea porque aporta nuevos datos o un acercamiento distinto al asunto. Sí que hay diferencias entre ponencia y clase, según mi punto de vista.

     

  2. Pregunta: Y vayamos entrando en materia: ¿Cuál es, posteriormente, el procedimiento que sigues para pasar del "texto leído" o de la presentación al "texto escrito" en forma de artículo? ¿Qué tipo de indicación o referencia bibliográfica consideras más eficaz: la referencia corta integrada en el texto y con lista final o la referencia larga en pie de página? ¿Cuáles son, en tu criterio, los elementos claves que definen un buen artículo en nuestro campo? ¿Qué piensas sobre la evolución de las revistas propias de nuestro campo?

    Respuesta:

    … Normalmente añado notas y matizo mis palabras según las posibles observaciones que se hayan podido hacer en su presentación pública. Me parece más eficaz la referencia corta incluida en el texto con lista bibliográfica final. Un buen artículo me parece aquel que aporta algo nuevo, ya sea una puesta al día sobre un asunto con comentario por parte del autor, un acercamiento nuevo a un problema conocido o la presentación de algo que se desconoce. No tengo opinión formada sobre la evolución de las revistas.

     

  3. Pregunta: La edición: ¿Cuáles son, en tu opinión y en tu práctica de publicación, las funciones específicas del libro como medio de comunicación científica? ¿Qué piensas sobre la evolución de la edición en nuestro campo? ¿Qué consideración global te merecen las actas de congresos, los homenajes y los colectivos?

    Respuesta:

    … El libro es para mí la clave de la que partimos y la meta a que llegamos cuando se termina una investigación. Las actas, homenajes y libros colectivos pueden ser de buena o mala calidad y no creo que haya que infravalorarlos. Se trata de escoger qué merece la pena en cada uno de esos vehículos de publicación.

     

  4. Pregunta: Centros de interés y planteamientos metodológicos: ¿Cómo definirías hoy tus intereses de investigación en cuanto al contenido y en cuanto al método de trabajo? ¿Por qué te interesan esas cosas y con ese planteamiento? ¿Crees haber dejado huella entre los estudiantes en cuanto a tus centros de interés o tus planteamientos metodológicos? ¿Cómo ves los próximos años de la investigación en nuestro campo? ¿Cuáles serán sus grandes problemáticas?

    Respuesta:

    … Me interesa la edición y el rescate de textos que o no tenían edición o no eran fiables. Posteriormente, pero partiendo de ediciones fiables, me interesa el estudio de algunos temas concretos. El método es el del rigor filológico. Me interesan esas cosas y esos métodos porque creo que sin la base de una edición fiable no se puede construir ningún edificio. No sé si he dejado huella, no doy clase. Me preocupan los próximos años en la investigación en nuestro campo, creo que no está de moda la filología, ni la edición y quizá se perderá una buena ocasión de poner nuestros clásicos, editorialmente, a la altura que merecen.

     

  5. Pregunta: ¿Dónde sitúas especialmente tu trabajo actual en el conjunto de la reflexión sobre el teatro clásico: ediciones críticas, texto dramático y texto teatral, la reconstrucción de la puesta en escena primordial, vestuario, fijación de los accesorios escénicos, segmentación de los textos, la versificación como condicionante de la elaboración del texto dramático, estudio y análisis de los personajes y de las funciones actanciales y actorales vigentes en el teatro clásico, la música, los bailes y el folclore integrados en los textos, dimensión social de los textos dramáticos y de sus representaciones en las distintas épocas, presencia o ausencia en el teatro clásico de ciertos tipos sociales -la madre, por ejemplo-, etc. etc.?

    Respuesta:

    … Me interesa la edición crítica en general, aplicada al Siglo de Oro, y el estudio y catalogación del teatro, en particular el breve. También todo lo que tiene que ver con la comicidad y el humor en la literatura áurea.

     

  6. Pregunta: ¿Estás al corriente de los modos de acercamiento al texto teatral áureo procedentes del ámbito norteamericano? ¿qué opinión te merecen los "estudios culturales", los "estudios de género" o el "nuevo historicismo", por ejemplo? ¿crees que hay una brecha entre el enfoque de buena parte de universidades y de investigadores estadounidenses y el enfoque "europeo"?

    Respuesta:

    … en efecto, creo que existe esa brecha. Y mientras la investigación se haga de forma seria y rigurosa, no desdeño ninguna de esas corrientes, aunque no participe de todas ellas.

     

  7. Pregunta: Campos conexos: ¿Cómo ves el posible acercamiento entre los estudios teatrales áureos y a) la práctica teatral; b) los estudios teatrales internacionales; c) los estudios humanísticos e interdisciplinarios; d) las tecnologías del texto, la palabra y la imagen; e) los estudios cinematográficos; f) la enseñanza de la lengua y de la literatura?

    Respuesta:

    … Me parece muy bien la conexión de todos esos campos.

     

  8. Pregunta: Dependencia del teatro clásico español de otras experiencias teatrales anteriores marcadas por el tiempo -lo greco-romano, lo medieval, lo renacentista- o por el espacio -teatro francés, italiano, inglés-. ¿Crees que esta dimensión añadiría otra perspectiva a tu propia reflexión?

    Respuesta:

    … Me parece que sería muy positiva y que enriquecería mi propia investigación.

     

  9. Pregunta: Los nuevos planteamientos teóricos en el campo del teatro o en el del estudio de los textos: ¿Hasta qué punto han modificado la visión y la comprensión del teatro clásico los diferentes planteamientos teóricos que han surgido en las dos o tres últimas décadas?

    Respuesta:

    … creo que de forma importante, sobre todo lo que tiene que ver con la nueva metodología de la edición crítica o el estudio del teatro como lugar físico de representación, entre otras cosas.

     

  10. Pregunta: ¿De qué modo han influido dichos planteamientos en tu propia manera de acercarte al texto dramático o al texto teatral?

    Respuesta:

    … Me han ayudado a encontrar más posibilidades en los textos editados o estudiados.

     

  11. Pregunta: Significado general de los estudios teatrales áureos: ¿Son "arqueológicos" los estudios teatrales áureos? ¿Deben ser su estudio y su enfoque realmente diferentes de los del teatro contemporáneo?

    Respuesta:

    … No me parece que sean arqueológicos en absoluto; quizá sí deben ser diferentes del teatro contemporáneo por los problemas añadidos que tiene.

     

  12. Pregunta: Investigación y enseñanza: ¿Cuáles son los puntos de unión mas relevantes que identificas entre la investigación del teatro áureo y su enseñanza universitaria? ¿Cómo describirías la evolución reciente de la enseñanza universitaria del teatro áureo?

    Respuesta:

    … No tengo opinión, porque no doy clase.

     

  13. Pregunta: Las perspectivas profesionales abiertas ante los estudiantes: ¿Han influido de alguna manera tu enseñanza y tu investigación en la carrera profesional de tus estudiantes? ¿Qué importancia ocupa la enseñanza secundaria en esas carreras? ¿Qué función tiene el teatro áureo en el marco de la educación secundaria?

    Respuesta:

    … No tengo estudiantes. Creo que el teatro áureo podría ser un buen aliado del profesor de secundaria, pero hay que preparar bien al alumno, que generalmente tiene problemas para entender el verso.

     

  14. Pregunta: ¿Una reflexión final de cierre?

    Respuesta:

    … es una obviedad, pero nuestro teatro clásico es una de las aportaciones más interesantes y originales de la cultura española. Creo que sería necesario crear grandes grupos y redes internacionales para estudiarlo y editarlo como merece y también para ayudar a los que lo representan actualmente, con objeto de rescatarlo también para el público actual.

     

El estado de la cuestión según… Carmen Márquez

Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, cmarquez@dfe.ulpgc.es

 

  1. Pregunta: Abordemos ante todo los aspectos materiales de la forma básica de la comunicación científica en nuestro campo: ¿Cuál es tu manera de preparar una ponencia o una conferencia? ¿En qué tipo de aspectos insistes especialmente? ¿Prefieres leer o "presentar"? ¿Hay diferencias esenciales entre una ponencia/comunicación y una clase universitaria?

    Respuesta:

    Hacer investigación y organizar materiales, lectura y esquemas de lo leído. Elaboración del trabajo. Insisto especialmente en los datos y su cotejo, tras lo cual viene la reflexión y la escritura. Insisto en la claridad y sencillez de la exposición, al menos lo intento. Prefiero presentar, pues la lectura me resulta más impersonal, aunque parezca una paradoja, la presentación implica para una nueva elaboración, que depende en cada caso del foro. La diferencia entre clase y ponencia/comunicación estriba en que en las clases reiteras bastante más y debes incidir en cuestiones que son más básicas y no mencionas en las comunicaciones porque supones que el auditorio las conoce (siempre que no sea una conferencia dirigida a alumnos).

     

  2. Pregunta: Y vayamos entrando en materia: ¿Cuál es, posteriormente, el procedimiento que sigues para pasar del "texto leído" o de la presentación al "texto escrito" en forma de artículo? ¿Qué tipo de indicación o referencia bibliográfica consideras más eficaz: la referencia corta integrada en el texto y con lista final o la referencia larga en pie de página? ¿Cuáles son, en tu criterio, los elementos claves que definen un buen artículo en nuestro campo? ¿Qué piensas sobre la evolución de las revistas propias de nuestro campo?

    Respuesta:

    Introducción de referencias, tanto textuales (fragmentos explicativos, es decir, de obras, aquellas que no he considerado necesarias para la presentación) como de citas académicas (estudios que ratifican o refutan lo sostenido en el trabajo). Esto lo hago sólo en contadas ocasiones, pues lo habitual es que cuando realice una presentación la tenga ya elaborada como texto, sólo que en la exposición no es posible mencionar toda la investigación reflejada sobre el texto escrito, o, más bien, se realiza una selección expositiva. La cita integrada en el texto es más interesante y distorsiona menos la lectura. Claridad, precisión y concisión. No creo que haya habido evolución destacable.

     

  3. Pregunta: La edición: ¿Cuáles son, en tu opinión y en tu práctica de publicación, las funciones específicas del libro como medio de comunicación científica? ¿Qué piensas sobre la evolución de la edición en nuestro campo? ¿Qué consideración global te merecen las actas de congresos, los homenajes y los colectivos?

    Respuesta:

    Sigue siendo fundamental, por la mayor reflexión, el detenimiento en el desarrollo expositivo de las temáticas y su relación con otras disciplinas. La lectura detenida de libros sigue siendo la base para la formación, en el sentido más amplio y no sólo en la disciplina sobre la que trabajamos. Debería editarse más rápidamente y con mayor difusión. El problema de los volúmenes colectivos, sobre todo actas y homenajes, es la dispersión. Se haría necesario un índice más específico. Los libros colectivos, siempre que sean fruto de una investigación y temática común son de una enorme riqueza, pero sólo cuando han nacido como producto de una investigación en torno a un tema común.

     

  4. Pregunta: Centros de interés y planteamientos metodológicos: ¿Cómo definirías hoy tus intereses de investigación en cuanto al contenido y en cuanto al método de trabajo? ¿Por qué te interesan esas cosas y con ese planteamiento? ¿Crees haber dejado huella entre los estudiantes en cuanto a tus centros de interés o tus planteamientos metodológicos? ¿Cómo ves los próximos años de la investigación en nuestro campo? ¿Cuáles serán sus grandes problemáticas?

    Respuesta:

    Deseo escribir e investigar sobre temáticas que estén relacionadas con cuestiones sociales, en el sentido de que la literatura, como sabemos, nos ayuda a entendernos y a entender el mundo (reconozco la obviedad, a pesar de ello la cito porque éste es el fundamento de mi fascinación por el trabajo que hago). No puedo trabajar sobre una obra o temática desde la abstracción teórica, sino inserta en su contexto ideológico, social, político, etc. De ahí que procure colaborar con estudiosos de otras disciplinas, que me aportan una visión más abarcadora. En cuanto a la metodología teórica, prefiero el eclecticismo, no desecho ninguna de las corrientes, que en ocasiones hemos utilizado y que despreciamos luego por cuestiones diversas, que tienen bastante que ver con las modas. Preferimos no quedarnos fuera o desentonar con la mayoría. En mi caso fue primero el sarampión de la semiología, luego los estudios culturales y ahora veremos. Todas ellas realizaron aportes importantes y métodos de análisis excelentes siempre y cuando no seamos ortodoxos en su aplicación. No es que todo sirva, sino que todo sirve en un momento determinado y para un trabajo concreto. Espero que, tras el buen número de trabajos pormenorizados, de ediciones muy específicas y detenidas en aspectos muy concretos que se están realizando desde hace algunos años, podamos encontrar a partir de ahora estudios más abarcadores, es decir de mayor creación. Quizá el problema o el peligro sea que se vuelva a lo genérico sin partir de las aportaciones que se han realizado en estos últimos años.

     

  5. Pregunta: ¿Dónde sitúas especialmente tu trabajo actual en el conjunto de la reflexión sobre el teatro clásico: ediciones críticas, texto dramático y texto teatral, la reconstrucción de la puesta en escena primordial, vestuario, fijación de los accesorios escénicos, segmentación de los textos, la versificación como condicionante de la elaboración del texto dramático, estudio y análisis de los personajes y de las funciones actanciales y actorales vigentes en el teatro clásico, la música, los bailes y el folclore integrados en los textos, dimensión social de los textos dramáticos y de sus representaciones en las distintas épocas, presencia o ausencia en el teatro clásico de ciertos tipos sociales -la madre, por ejemplo-, etc. etc.?

    Respuesta:

    Dimensión social de los textos dramáticos, para ello es cierto que debe estudiarse el espectro señalado en la pregunta, pero ya hay investigadores que están en esa línea. Me interesa ver la validez que los textos clásicos siguen teniendo y el por qué de ello. Cómo calaron en su momento y cómo siguen haciéndolo. Cotejar el momento de su producción y el sentido que tenía en aquellos momentos y la validez que tienen en el presente, amén del modo en que sus temáticas y reflexiones sobre el género humano continúan siendo válidas y cómo han navegado a lo largo de las diversas épocas acoplándose, modificándose y regenerándose acorde con las ideologías en el devenir histórico. Del mismo modo, me interesa y trato de realizar trabajos en los que sigo un tema o un tipo social a lo largo de la historia teatral, tratando de averiguar su sintonía diacrónica, modulaciones, enriquecimientos, cambios de orientación, etc. y cómo llega al presente.

     

  6. Pregunta: ¿Estás al corriente de los modos de acercamiento al texto teatral áureo procedentes del ámbito norteamericano? ¿qué opinión te merecen los "estudios culturales", los "estudios de género" o el "nuevo historicismo", por ejemplo? ¿crees que hay una brecha entre el enfoque de buena parte de universidades y de investigadores estadounidenses y el enfoque "europeo"?

    Respuesta:

    Trato de seguir la crítica en general, sin hacer distingos en cuanto a su procedencia y por tanto leo habitualmente trabajos realizados en universidades norteamericanas. Me interesan sobremanera los estudios culturales, a los que llegué inicialmente, creo, de modo intuitivo y más tarde averigüé que era una tendencia crítica y sigo con fruición estos estudios. Asimismo, los estudios de género, aunque no tengo tanta empatía con ellos porque considero que, al menos en Estados Unidos, a menudo son excesivamente ortodoxos, me da la impresión de que se encierran demasiado en unos márgenes poco flexibles y eso los perjudica. Creo que la gran significación de los estudios de género es sacar a la luz producciones que estaban fuera del corpus y verlas desde perspectivas críticas amplias y acordes con su propia naturaleza, pero esa aportación deja de ser tal si se encierran en posicionamientos rígidos que a menudo percibo, aunque lo más probable es que sea una lectura errónea por mi parte. Puede que sí haya una cierta brecha entre los investigadores de ambos lados del atlántico, en el sentido de que los trabajos no fluyen todo lo que debieran y sobre todo porque me parece intuir en ocasiones ciertos recelos entre los compañeros de allá y de acá. El enfoque creo que difiere en que los europeos tienen una visión de lo histórico más amplia, su mirada es más abarcadora en general, pero también puede ser un error de perspectiva por mi parte.

     

  7. Pregunta: Campos conexos: ¿Cómo ves el posible acercamiento entre los estudios teatrales áureos y a) la práctica teatral; b) los estudios teatrales internacionales; c) los estudios humanísticos e interdisciplinarios; d) las tecnologías del texto, la palabra y la imagen; e) los estudios cinematográficos; f) la enseñanza de la lengua y de la literatura?

    Respuesta:

    A) En las últimas décadas hay mayor acercamiento que nunca, y creo que proviene de la existencia de jornadas y festivales en los que hay convivencia e intercambio de criterios entre profesionales de ambos campos. B) Poco a poco se va generando un mayor acercamiento, aunque considero que queda muchísimo camino por recorrer. Son indispensables porque es la única manera de situar el teatro áureo en el lugar que le corresponde. C) Creo que se están realizando, aunque muy tímidamente y más desde otros campos acercándose a los investigadores del teatro del siglo de oro que a la inversa. Considero que la creación de grupos de trabajo interdisciplinarios es fundamental para una cabal comprensión del teatro áureo. D) Necesario, primordial, una herramienta esencial de trabajo y transmisión. E) Desde luego. F) Son inseparables.

     

  8. Pregunta: Dependencia del teatro clásico español de otras experiencias teatrales anteriores marcadas por el tiempo -lo greco-romano, lo medieval, lo renacentista- o por el espacio -teatro francés, italiano, inglés-. ¿Crees que esta dimensión añadiría otra perspectiva a tu propia reflexión?

    Respuesta:

    Es imposible trabajar el teatro español del Siglo de Oro, el hispanoamericano o el teatro occidental en general sin el conocimiento de todos los procesos teatrales anteriores o coetáneos. Incluyo además el conocimiento de las fiestas, los ritos y lo que habitualmente se denomina parateatral. Es una amalgama imposible de separar y sin ello no sería capaz de acercarme a ningún texto teatral, de la época que sea.

     

  9. Pregunta: Los nuevos planteamientos teóricos en el campo del teatro o en el del estudio de los textos: ¿Hasta qué punto han modificado la visión y la comprensión del teatro clásico los diferentes planteamientos teóricos que han surgido en las dos o tres últimas décadas?

    Respuesta:

    Lo más interesante y lo que considero que más ha modificado la visión de los clásicos es su estudio abarcador como hecho teatral y no sólo como texto literario. La visión desde este posicionamiento es más amplia.

     

  10. Pregunta: ¿De qué modo han influido dichos planteamientos en tu propia manera de acercarte al texto dramático o al texto teatral?

    Respuesta:

    Quizá no sea mi caso, pues comencé dentro de la horquilla temporal mencionada, pero sí que siempre me explicaron el texto literario, sin introducir un estudio de los restantes componentes, lo cual me daba una visión sesgada del teatro. Desde que comencé a trabajar he intentado tener en cuenta esa diversidad y, desde luego, aprendo mucho con los nuevos estudios que se realizan en este sentido.

     

  11. Pregunta: Significado general de los estudios teatrales áureos: ¿Son "arqueológicos" los estudios teatrales áureos? ¿Deben ser su estudio y su enfoque realmente diferentes de los del teatro contemporáneo?

    Respuesta:

    No es arqueología desde el momento en que siguen vivos los textos. Desde luego deben estudiarse en el contexto en que fueron producidos, pero no podemos trabajar con ellos como si fuésemos estudiosos del siglo XVI o XVII. Esto es lo que diferencia el arte de los objetos utilitarios, que el arte sigue vivo, pues aunque los objetos nos hablen de su época, no podemos usarlos, ya no nos sirven nada más que como materia de estudio; en cambio la creación artística sigue teniendo "utilidad", en el sentido de que sigue ayudándonos a entendernos.

     

  12. Pregunta: Investigación y enseñanza: ¿Cuáles son los puntos de unión mas relevantes que identificas entre la investigación del teatro áureo y su enseñanza universitaria? ¿Cómo describirías la evolución reciente de la enseñanza universitaria del teatro áureo?

    Respuesta:

    Desafortunadamente cada vez se enseña menos y lo peor es que se ha enseñado poco hasta el momento. Lo único que nos queda es realizar monográficos, másters y postgrados.

     

  13. Pregunta: Las perspectivas profesionales abiertas ante los estudiantes: ¿Han influido de alguna manera tu enseñanza y tu investigación en la carrera profesional de tus estudiantes? ¿Qué importancia ocupa la enseñanza secundaria en esas carreras? ¿Qué función tiene el teatro áureo en el marco de la educación secundaria?

    Respuesta:

    Creo que el teatro áureo es fundamental, pero no se ve casi nada en las enseñanzas secundarias, sólo profesores interesados por el teatro introducen a los alumnos en él, pero es muy escaso. Lo gratificante es que ex-alumnos solicitan materiales para trabajar con los suyos en secundaria, piden asesoramiento sobre los textos que pueden trabajar más fácilmente. También hay varios alumnos que están realizando sus tesis sobre teatro.

     

  14. Pregunta: ¿Una reflexión final de cierre?

    Respuesta:

    Considero que en España no hemos dado jamás el valor merecido a nuestro amplio y magnífico corpus teatral del Siglo de Oro, no sé si es que no somos conscientes de la riqueza o si no lo sabemos leer. Sea como fuere, en nuestras universidades no se presta la atención debida, ni menos de la debida. Cierro con una mala noticia, después de luchar durante meses para que en el nuevo plan de estudios de mi universidad hubiese una asignatura, aunque fuese optativa, sobre teatro español, no he logrado el propósito, de manera que habrá licenciados en filología hispánica que no hayan visto teatro áureo como disciplina completa. Y esto me horroriza.

     

El estado de la cuestión según… Juan Antonio Martínez Berbel

Universidad de La Rioja, juan.berbel@cilengua.es

 

  1. Pregunta: Abordemos ante todo los aspectos materiales de la forma básica de la comunicación científica en nuestro campo: ¿Cuál es tu manera de preparar una ponencia o una conferencia? ¿En qué tipo de aspectos insistes especialmente? ¿Prefieres leer o "presentar"? ¿Hay diferencias esenciales entre una ponencia/comunicación y una clase universitaria?

    Respuesta:

    Habitualmente comienzo mi trabajo con una lectura larga (en términos de tiempo empleado) de la bibliografía relativa al tema del trabajo. Incluso en el caso de que sea un ámbito que domino, la lectura de los trabajos previos (incluidos los propios) me ayuda a redactar un primer esquema que contiene el estado de la cuestión y, especialmente, los objetivos concretos. El aspecto más significativo a mi entender es acotar, a partir de esa lectura previa, cuál es el aspecto novedoso de mi trabajo en particular, en qué medida voy a contribuir al conocimiento del tema tratado.

    Habitualmente prefiero presentar, aunque obviamente eso depende en muchos casos de factores más o menos "externos" al trabajo: auditorio, tiempo de exposición (en muchos casos los cortos tiempos disponibles no invitan a una presentación que corre el riesgo de extenderse demasiado), el propio carácter del tema tratado, etc.

    En mi caso particular estimo que una ponencia pertenece a un tipo de trabajo completamente diferente al de una clase universitaria, tanto en términos de alcance científico, como en la metodología utilizada.

     

  2. Pregunta: Y vayamos entrando en materia: ¿Cuál es, posteriormente, el procedimiento que sigues para pasar del "texto leído" o de la presentación al "texto escrito" en forma de artículo? ¿Qué tipo de indicación o referencia bibliográfica consideras más eficaz: la referencia corta integrada en el texto y con lista final o la referencia larga en pie de página? ¿Cuáles son, en tu criterio, los elementos claves que definen un buen artículo en nuestro campo? ¿Qué piensas sobre la evolución de las revistas propias de nuestro campo?

    Respuesta:

    Habitualmente pongo el máximo interés en que el texto leído responda, en el mayor grado posible, al texto que finalmente será publicado. Lo habitual es que, a la hora de entregar el texto para la publicación, sólo modifique o añada notas aclaratorias y un repaso formal del estilo del texto. Es infrecuente que el contenido del trabajo se vea modificado, salvo en los casos, particulares, en los que la posible discusión generada por la presentación, me invite a replantearme el trabajo en sí. Sólo me ha ocurrido esto último en un par de ocasiones.

    En términos absolutos estimo más útil la referencia integrada en el texto, que conforme una parte más de la lectura del mismo y no un excurso que en algunos casos interrumpe el hilo normal de lectura y por ello mismo corre el riesgo de ser obviada por el lector. Es evidente, sin embargo, que la propia naturaleza de algunas citas obliga, sin embargo, a utilizar un método u otro en función de la extensión o el nivel de pertinencia de la cita.

    Criterios claves de un artículo en nuestro campo: naturaleza filológica (en su sentido más amplio, que persiga el entendimiento cabal del texto literario atendiendo a su naturaleza múltiple: literaria, lingüística, cultural, etc.), dominio de la literatura crítica existente y propuesta de avance en el conocimiento del tema tratado.

    Por criterios en gran medida espurios a la propia naturaleza de la investigación, las revistas en nuestro ámbito, estimo, están llamadas a hacerse un lugar en el campo de la publicación científica, todavía excesivamente monopolizado por la edición de actas, homenajes, etc. A diferencia de otros ámbitos, la publicación en revistas es, en cierta medida, un tanto marginal en referencia a los estudios áureos en general.

     

  3. Pregunta: La edición: ¿Cuáles son, en tu opinión y en tu práctica de publicación, las funciones específicas del libro como medio de comunicación científica? ¿Qué piensas sobre la evolución de la edición en nuestro campo? ¿Qué consideración global te merecen las actas de congresos, los homenajes y los colectivos?

    Respuesta:

    En cierta medida, la respuesta a esta pregunta está recogida en la anterior. Hay que diferenciar netamente el libro como monografía especializada, que da cauce a una investigación amplia y particular, del libro colectivo (actas, homenajes, etc.) que, al fin y a la postre, no deja de tener numerosas concomitancias con la revista y que, en muchos casos, ha sustituido a ésta en el ámbito de los estudios áureos (y diría yo filológicos). Hoy por hoy la mayor parte de la literatura crítica en nuestro ámbito se realiza en este tipo de publicaciones. Esto es algo que no me parece mal, responde simplemente a un estado de la cuestión causado por la costumbre. Son, como dije anteriormente, cuestiones ajenas al propio desarrollo de la investigación (específicamente los métodos de evaluación de la investigación -influenciados por el ambito científico- puestos en marcha en España) los que han propiciado una menor consideración de las publicaciones en estos volúmenes colectivos, en relación con los artículos de revista. A título particular creo que debe ser la naturaleza del trabajo, su solvencia científica y, en todo caso, el método de selección y evaluación de los trabajos llamados a formar parte de un volumen, los que deben valer para considerar su valor.

    En cualquier caso, se me alcanza imposible a día de hoy encarar ningún trabajo científico en el ámbito del teatro áureo cuya bibliografía previa no esté contenida, al menos en un porcentaje del 50 ó 60 %, en volúmenes colectivos de esta índole.

     

  4. Pregunta: Centros de interés y planteamientos metodológicos: ¿Cómo definirías hoy tus intereses de investigación en cuanto al contenido y en cuanto al método de trabajo? ¿Por qué te interesan esas cosas y con ese planteamiento? ¿Crees haber dejado huella entre los estudiantes en cuanto a tus centros de interés o tus planteamientos metodológicos? ¿Cómo ves los próximos años de la investigación en nuestro campo? ¿Cuáles serán sus grandes problemáticas?

    Respuesta:

     

  5. Pregunta: ¿Dónde sitúas especialmente tu trabajo actual en el conjunto de la reflexión sobre el teatro clásico: ediciones críticas, texto dramático y texto teatral, la reconstrucción de la puesta en escena primordial, vestuario, fijación de los accesorios escénicos, segmentación de los textos, la versificación como condicionante de la elaboración del texto dramático, estudio y análisis de los personajes y de las funciones actanciales y actorales vigentes en el teatro clásico, la música, los bailes y el folclore integrados en los textos, dimensión social de los textos dramáticos y de sus representaciones en las distintas épocas, presencia o ausencia en el teatro clásico de ciertos tipos sociales -la madre, por ejemplo-, etc. etc.?

    Respuesta:

    La edición crítica, dimensión social e histórica de los textos dramáticos.

     

  6. Pregunta: ¿Estás al corriente de los modos de acercamiento al texto teatral áureo procedentes del ámbito norteamericano? ¿qué opinión te merecen los "estudios culturales", los "estudios de género" o el "nuevo historicismo", por ejemplo? ¿crees que hay una brecha entre el enfoque de buena parte de universidades y de investigadores estadounidenses y el enfoque "europeo"?

    Respuesta:

    Personalmente me siento más cercano a un concepto filológico clásico del estudio literario en general. Sí, creo que existe una importante distancia entre los planteamientos europeos y los de gran parte de los investigadores estadounidenses.

     

  7. Pregunta: Campos conexos: ¿Cómo ves el posible acercamiento entre los estudios teatrales áureos y a) la práctica teatral; b) los estudios teatrales internacionales; c) los estudios humanísticos e interdisciplinarios; d) las tecnologías del texto, la palabra y la imagen; e) los estudios cinematográficos; f) la enseñanza de la lengua y de la literatura?

    Respuesta:

    a) Dicho acercamiento es la gran asignatura pendiente de los estudios teatrales y dramáticos. Es, a mi juicio, el que más urgentemente debería abordarse desde nuestro ámbito. Todos los demás, en efecto, son campos poco explorados en su relación con los estudios teatrales, salvo quizás c).

     

  8. Pregunta: Dependencia del teatro clásico español de otras experiencias teatrales anteriores marcadas por el tiempo -lo greco-romano, lo medieval, lo renacentista- o por el espacio -teatro francés, italiano, inglés-. ¿Crees que esta dimensión añadiría otra perspectiva a tu propia reflexión?

    Respuesta:

    Definitivamente sí. En mi caso particular, parte de mis estudios anteriores han tenido muy en cuenta la influencia de la antigüedad grecolatina en el teatro áureo (al menos en algunos de sus aspectos).

     

  9. Pregunta: Los nuevos planteamientos teóricos en el campo del teatro o en el del estudio de los textos: ¿Hasta qué punto han modificado la visión y la comprensión del teatro clásico los diferentes planteamientos teóricos que han surgido en las dos o tres últimas décadas?

    Respuesta:

     

  10. Pregunta: ¿De qué modo han influido dichos planteamientos en tu propia manera de acercarte al texto dramático o al texto teatral?

    Respuesta:

     

  11. Pregunta: Significado general de los estudios teatrales áureos: ¿Son "arqueológicos" los estudios teatrales áureos? ¿Deben ser su estudio y su enfoque realmente diferentes de los del teatro contemporáneo?

    Respuesta:

    En la medida en que se prolongue el estudio de lo dramático como texto literario, sí, los estudios teatrales áureos son arqueológicos. Sólo la concepción, a menudo aceptada teóricamente, pero sin efectos prácticos, del hecho teatral como tal (independientemente de la época de su gestación) da como resultado una investigación no arqueológica y, en muchos casos, con posibilidades metodológicas comunes respecto del teatro contemporáneo.

     

  12. Pregunta: Investigación y enseñanza: ¿Cuáles son los puntos de unión mas relevantes que identificas entre la investigación del teatro áureo y su enseñanza universitaria? ¿Cómo describirías la evolución reciente de la enseñanza universitaria del teatro áureo?

    Respuesta:

    Ver respuesta a pregunta 13.

     

  13. Pregunta: Las perspectivas profesionales abiertas ante los estudiantes: ¿Han influido de alguna manera tu enseñanza y tu investigación en la carrera profesional de tus estudiantes? ¿Qué importancia ocupa la enseñanza secundaria en esas carreras? ¿Qué función tiene el teatro áureo en el marco de la educación secundaria?

    Respuesta:

    Respuesta común a preguntas 12 y 13.:

    La desconexión que existe en gran parte de la universidad española entre la titulación de Filología Hispánica (o similares) y el mercado laboral (que se ciñe exclusivamente a la enseñanza en secundaria), por un lado, y por otro entre el nivel (ínfimo) docente de exigencias en los planes de estudios y el nivel de la investigación hacen casi inviable un aprovechamiento de la investigación para la docencia. En mi caso particular es imposible ya que, por desgracia, mi ámbito de investigación y mi ámbito docente son dos compartimentos con una permeabilidad nula entre sí. Por otro lado desconozco, por mi situación laboral, cuál sea la función del teatro áureo en la educación secundaria, más allá de alguna experiencia aislada de representación, habitualmente desconectada de la función docente y realizada como actividad "extraescolar".

     

  14. Pregunta: ¿Una reflexión final de cierre?

    Respuesta:

     

El estado de la cuestión según… Valle Ojeda

Università di Venezia, valle.ojeda@unive.it

 

  1. Pregunta: Abordemos ante todo los aspectos materiales de la forma básica de la comunicación científica en nuestro campo: ¿Cuál es tu manera de preparar una ponencia o una conferencia? ¿En qué tipo de aspectos insistes especialmente? ¿Prefieres leer o "presentar"? ¿Hay diferencias esenciales entre una ponencia/comunicación y una clase universitaria?

    Respuesta:

    La ponencia o comunicación científica la planteo como la exposición de los resultados de una investigación. Creo que para conseguir que el oyente siga mejor el razonamiento realizado y se pueda proceder posteriormente al debate de las ideas expuestas es preferible la presentación a la lectura. La diferencia esencial que encuentro entre la ponencia/comunicación y la clase universitaria es que en las primeras se aborda un argumento muy específico y novedoso, mientras que en la clase los temas que se abordan suelen ser más generales y no siempre se trata de investigaciones de primera mano.

     

  2. Pregunta: Y vayamos entrando en materia: ¿Cuál es, posteriormente, el procedimiento que sigues para pasar del "texto leído" o de la presentación al "texto escrito" en forma de artículo? ¿Qué tipo de indicación o referencia bibliográfica consideras más eficaz: la referencia corta integrada en el texto y con lista final o la referencia larga en pie de página? ¿Cuáles son, en tu criterio, los elementos claves que definen un buen artículo en nuestro campo? ¿Qué piensas sobre la evolución de las revistas propias de nuestro campo?

    Respuesta:

    Para pasar de la presentación al "texto escrito" en forma de artículo, sigo el esquema de la presentación en la redacción del escrito y voy añadiendo las matizaciones y especificaciones, en el cuerpo del texto o en notas a pie de página, que creo necesarias para su comprensión en una lectura, donde ya el emisor no estará presente.

    La referencia corta integrada en el texto y con lista final resulta más cómoda.

    Los elementos claves que definen un buen artículo, en mi opinión, son la novedad, siempre que constituya una aportación para el mejor conocimiento del teatro áureo, el abrir nuevas perspectivas de estudios que ayuden a la comprensión del teatro y del texto literario, y la claridad expositiva.

     

  3. Pregunta: La edición: ¿Cuáles son, en tu opinión y en tu práctica de publicación, las funciones específicas del libro como medio de comunicación científica? ¿Qué piensas sobre la evolución de la edición en nuestro campo? ¿Qué consideración global te merecen las actas de congresos, los homenajes y los colectivos?

    Respuesta:

    El libro sigue siendo hoy el principal medio de difusión, siempre que la editorial tenga una buena distribución. No obstante, creo que la red es el futuro, ya que el número de publicaciones y material on-line va aumentando día a día.

    Las actas de congresos, los homenajes y los colectivos me parecen siempre muy útiles, ya que, al igual que en las revistas, se encuentran siempre aportaciones interesantes.

     

  4. Pregunta: Centros de interés y planteamientos metodológicos: ¿Cómo definirías hoy tus intereses de investigación en cuanto al contenido y en cuanto al método de trabajo? ¿Por qué te interesan esas cosas y con ese planteamiento? ¿Crees haber dejado huella entre los estudiantes en cuanto a tus centros de interés o tus planteamientos metodológicos? ¿Cómo ves los próximos años de la investigación en nuestro campo? ¿Cuáles serán sus grandes problemáticas?

    Respuesta:

    Mis intereses de investigación siguen siendo de modo general la historia del teatro de los siglos XVI y XVII y su práctica escénica; por ello me he dedicado tanto a la edición de textos y a su interpretación como a la labor de archivos, buscando la documentación complementaria para una mejor comprensión del texto y del fenómeno teatral. Además, me ha interesado y me sigue interesando el estudio comparativo del teatro italiano y el español, así como la perspectiva genérica a la hora de abordar el texto teatral y, últimamente, la relación de la estructura y la métrica o la disposición de la acción dramática.

    En algunos alumnos, quizás, haya dejado huella el interés por el teatro del siglo XVI y el estudio comparativo del teatro italiano y español.

    La investigación del teatro áureo español se ha desarrollado muchísimo en los últimos tiempos y creo que en los próximos años se seguirá con la edición de textos (bien para terminar de fijar el corpus de autores reconocidos o bien para seguir dando a conocer o poner al alcance otros textos menos conocidos), las bases de datos, bibliografías y catálogos, los estudios interpretativos, sobre todo en cuanto a la intertextualidad, y la publicación en la red de textos e instrumentos de investigación.

    La problemática mayor, evitar la dispersión.

     

  5. Pregunta: ¿Dónde sitúas especialmente tu trabajo actual en el conjunto de la reflexión sobre el teatro clásico: ediciones críticas, texto dramático y texto teatral, la reconstrucción de la puesta en escena primordial, vestuario, fijación de los accesorios escénicos, segmentación de los textos, la versificación como condicionante de la elaboración del texto dramático, estudio y análisis de los personajes y de las funciones actanciales y actorales vigentes en el teatro clásico, la música, los bailes y el folclore integrados en los textos, dimensión social de los textos dramáticos y de sus representaciones en las distintas épocas, presencia o ausencia en el teatro clásico de ciertos tipos sociales -la madre, por ejemplo-, etc. etc.?

    Respuesta:

    Ediciones críticas, segmentación de los textos y la disposición de la acción dramática, intertextualidad, géneros teatrales.

     

  6. Pregunta: ¿Estás al corriente de los modos de acercamiento al texto teatral áureo procedentes del ámbito norteamericano? ¿qué opinión te merecen los "estudios culturales", los "estudios de género" o el "nuevo historicismo", por ejemplo? ¿crees que hay una brecha entre el enfoque de buena parte de universidades y de investigadores estadounidenses y el enfoque "europeo"?

    Respuesta:

    1. Relativamente.

    2. Depende de la metodología empleada. Algunos estudios abren perspectivas interesantes.

    3. Creo que las perspectivas de estudio norteamericana y europea de modo general son bien diferentes, aunque cada vez más se van difundiendo el tipo de acercamiento norteamericano ("estudios culturales", los "estudios de género" o el "nuevo historicismo", por ejemplo), muchas veces auspiciados por las políticas de investigación institucionales, como, por ejemplo, en el caso de los estudios interculturales.

     

  7. Pregunta: Campos conexos: ¿Cómo ves el posible acercamiento entre los estudios teatrales áureos y a) la práctica teatral; b) los estudios teatrales internacionales; c) los estudios humanísticos e interdisciplinarios; d) las tecnologías del texto, la palabra y la imagen; e) los estudios cinematográficos; f) la enseñanza de la lengua y de la literatura?

    Respuesta:

    a) En algunos casos (raros) se han dado con resultados muy positivos, pero creo que aún no es algo efectivo, aunque sí deseable.

    b) Muy productivo.

    c) Ídem.

    d) Ídem.

    e) Puede ser interesante.

    f) Puede ser productivo para la didáctica.

     

  8. Pregunta: Dependencia del teatro clásico español de otras experiencias teatrales anteriores marcadas por el tiempo -lo greco-romano, lo medieval, lo renacentista- o por el espacio -teatro francés, italiano, inglés-. ¿Crees que esta dimensión añadiría otra perspectiva a tu propia reflexión?

    Respuesta:

    Sí (debo ser coherente con mis propias investigaciones).

     

  9. Pregunta: Los nuevos planteamientos teóricos en el campo del teatro o en el del estudio de los textos: ¿Hasta qué punto han modificado la visión y la comprensión del teatro clásico los diferentes planteamientos teóricos que han surgido en las dos o tres últimas décadas?

    Respuesta:

    Han sido determinantes.

     

  10. Pregunta: ¿De qué modo han influido dichos planteamientos en tu propia manera de acercarte al texto dramático o al texto teatral?

    Respuesta:

    De manera determinante.

     

  11. Pregunta: Significado general de los estudios teatrales áureos: ¿Son "arqueológicos" los estudios teatrales áureos? ¿Deben ser su estudio y su enfoque realmente diferentes de los del teatro contemporáneo?

    Respuesta:

    a) Sí, en el sentido que hay se le da a la arqueología.

    b) En cierta medida sí, por el factor histórico.

     

  12. Pregunta: Investigación y enseñanza: ¿Cuáles son los puntos de unión mas relevantes que identificas entre la investigación del teatro áureo y su enseñanza universitaria? ¿Cómo describirías la evolución reciente de la enseñanza universitaria del teatro áureo?

    Respuesta:

    a) Como en cualquier otra disciplina, dar una visión actualizada a los alumnos de los estudios en el campo en cuestión. El acercamiento al corpus objeto como fenómeno teatral y no sólo como texto literario, así como a la cultura e ideología del barroco en su multiplicidad.

    b) Una mayor presencia y una buena (si no buenísima) aceptación y entusiasmo por parte de los alumnos.

     

  13. Pregunta: Las perspectivas profesionales abiertas ante los estudiantes: ¿Han influido de alguna manera tu enseñanza y tu investigación en la carrera profesional de tus estudiantes? ¿Qué importancia ocupa la enseñanza secundaria en esas carreras? ¿Qué función tiene el teatro áureo en el marco de la educación secundaria?

    Respuesta:

    a) Rara vez.

    b) Un cuarto.

    c) En Italia, escasa por no decir nula.

     

  14. Pregunta: ¿Una reflexión final de cierre?

    Respuesta:

     

El estado de la cuestión según… César Oliva

Universidad de Murcia, cesaroliva@ono.com

 

  1. Pregunta: Abordemos ante todo los aspectos materiales de la forma básica de la comunicación científica en nuestro campo: ¿Cuál es tu manera de preparar una ponencia o una conferencia? ¿En qué tipo de aspectos insistes especialmente? ¿Prefieres leer o "presentar"? ¿Hay diferencias esenciales entre una ponencia/comunicación y una clase universitaria?

    Respuesta:

    En primer lugar intento aceptar aquellos temas en los que me encuentre a gusto. Quizás en otros momentos he consentido hacer cosas por razones distintas a las habituales (amistad del peticionario, sobre todo), pero ahora no. Una vez eso, la preparo con bastante tiempo, acercando la lupa a aquellas cuestiones que me despiertan más interés y curiosidad. Por supuesto que procuro documentarla todo lo posible y, en la mayoría de los casos, leerla, pero bien, quiero decir, que parezca que no está leída. Y claro que hay diferencias entre una clase y una ponencia. En una clase puedes detenerte en un punto, ampliarlo, volver al principio, etc.; en una ponencia has de medir muy bien el tiempo que te han pedido de exposición, y ser lo más preciso posible.

     

  2. Pregunta: Y vayamos entrando en materia: ¿Cuál es, posteriormente, el procedimiento que sigues para pasar del "texto leído" o de la presentación al "texto escrito" en forma de artículo? ¿Qué tipo de indicación o referencia bibliográfica consideras más eficaz: la referencia corta integrada en el texto y con lista final o la referencia larga en pie de página? ¿Cuáles son, en tu criterio, los elementos claves que definen un buen artículo en nuestro campo? ¿Qué piensas sobre la evolución de las revistas propias de nuestro campo?

    Respuesta:

    Suelo leer en los congresos el texto que ya tengo preparado para la edición. Y no acostumbro a cambiar más cosas que erratas y así. También tengo la costumbre de colocar las notas a pie de página, y al final del trabajo, la bibliografía utilizada. Un buen artículo es el que aporte algo, naturalmente. Y lo haga de manera ordenada y clara. Las revistas tienen que evolucionar aún más. Personalmente me gusta más el papel, pero entiendo que sus contenidos deben estar a disposición de todos en una buena página web. Por supuesto que una revista como Teatro de Palabras tiene eso adelantado, pues está ya en la red.

     

  3. Pregunta: La edición: ¿Cuáles son, en tu opinión y en tu práctica de publicación, las funciones específicas del libro como medio de comunicación científica? ¿Qué piensas sobre la evolución de la edición en nuestro campo? ¿Qué consideración global te merecen las actas de congresos, los homenajes y los colectivos?

    Respuesta:

    Divulgar y avanzar en el estudio de los temas que se traten. Estamos hablando del libro y de la publicación científica, claro. La edición conviene acercarla a todos los interesados en la materia. Las Actas de Congresos sí se suelen consultar, sobre todo cuando tales Congresos han merecido la pena. Los homenajes, menos. Al menos, en mi opinión, no suelen contar con aportaciones del nivel de las presentadas en reuniones científicas. Salvo excepciones. El libro colectivo está bien cuando los autores están bien, pero muchas veces esconden debilidades demasiado notorias. Salvo los grandes títulos, enciclopedias y demás, prefiero la autoría única.

     

  4. Pregunta: Centros de interés y planteamientos metodológicos: ¿Cómo definirías hoy tus intereses de investigación en cuanto al contenido y en cuanto al método de trabajo? ¿Por qué te interesan esas cosas y con ese planteamiento? ¿Crees haber dejado huella entre los estudiantes en cuanto a tus centros de interés o tus planteamientos metodológicos? ¿Cómo ves los próximos años de la investigación en nuestro campo? ¿Cuáles serán sus grandes problemáticas?

    Respuesta:

    Demasiadas preguntas en una. Mis intereses personales en el campo en que me muevo siguen intactos, porque creo que queda mucho por hacer; no son investigaciones tópicas. Los métodos de trabajo están cambiando (variaron hace unos cuantos años) porque se ha demostrado que la relación entre la práctica escénica y el estudio de la escena es cada vez más necesaria. Pienso que sí, que alguna huella he dejado en mis estudiantes, siquiera sea por las tesis doctorales dirigidas, pero aún más por la pluralidad de cursos que he podido impartir. Creo que ha sido atractivo iniciarlos en el campo del estudio de la teoría de la práctica escénica, aspecto poco tratado por nuestros antecesores. Además que es un territorio que cada vez tiene más lugares de interés: centros de documentación teatral tanto estatal como de comunidades, museo del teatro, museo de títeres, biblioteca virtual Cervantes, etc. etc. Creo que por eso los próximos años verán aumentar la investigación en campos hasta ahora poco o nada frecuentados, como las recopilación de carteleras, el análisis de las críticas desde diversos puntos de vista (interpretación, dirección, montaje), la búsqueda en epistolarios de aspectos nunca tratados en libros de teoría, la historia de los locales teatrales…

     

  5. Pregunta: ¿Dónde sitúas especialmente tu trabajo actual en el conjunto de la reflexión sobre el teatro clásico: ediciones críticas, texto dramático y texto teatral, la reconstrucción de la puesta en escena primordial, vestuario, fijación de los accesorios escénicos, segmentación de los textos, la versificación como condicionante de la elaboración del texto dramático, estudio y análisis de los personajes y de las funciones actanciales y actorales vigentes en el teatro clásico, la música, los bailes y el folclore integrados en los textos, dimensión social de los textos dramáticos y de sus representaciones en las distintas épocas, presencia o ausencia en el teatro clásico de ciertos tipos sociales -la madre, por ejemplo-, etc. etc.?

    Respuesta:

    Actualmente me siguen preocupando aspectos como la relación entre texto dramático y texto escénico, la reconstrucción de la puesta en escena, así como la dimensión social de la escena. Y, por supuesto, me gusta detenerme también en autores o movimientos que aparecen por cuestiones tan circunstanciales como un centenario, o un homenaje concreto. A veces descubres aspectos ignorados por ti durante mucho tiempo.

     

  6. Pregunta: ¿Estás al corriente de los modos de acercamiento al texto teatral áureo procedentes del ámbito norteamericano? ¿qué opinión te merecen los "estudios culturales", los "estudios de género" o el "nuevo historicismo", por ejemplo? ¿crees que hay una brecha entre el enfoque de buena parte de universidades y de investigadores estadounidenses y el enfoque "europeo"?

    Respuesta:

    La verdad es que me interesa poco, quizás porque no le he dedicado el tiempo que merece. Pero no me parece mal, en absoluto. Que cada cual trabaje en aquello que crea. Lo malo es que, a veces, se trabaja en cosas en las que no se termina de creer. Y eso se nota.

     

  7. Pregunta: Campos conexos: ¿Cómo ves el posible acercamiento entre los estudios teatrales áureos y a) la práctica teatral; b) los estudios teatrales internacionales; c) los estudios humanísticos e interdisciplinarios; d) las tecnologías del texto, la palabra y la imagen; e) los estudios cinematográficos; f) la enseñanza de la lengua y de la literatura?

    Respuesta:

    a) Perfecto, nuevo y muy posible. Hay que recordar que las Escuelas de Arte Dramático españolas cada vez se están abriendo más a la investigación, y a ellos les compete buena parte de ese cometido; b) Más difíciles. Las zanjas que hay entre las distintas filologías en la universidad española a veces son insalvables; c) Tan posibles como siempre lo han sido; seguro que no faltarán; d) Se me escapan; la imagen, aún, pero someter al texto a una máquina (no sé si se tratará directamente de eso) no pasará de contar vocales o versos raros, cosa que me interesa poco; e) Perfecto, pero que lo hagan otros, que seguro los habrá; me refiero a otros campos, aunque hay excepciones en la filología de colegas que leen muy bien el lenguaje fílmico. Excepciones; f) ¿Es que se ha parado de trabajar en esto?

     

  8. Pregunta: Dependencia del teatro clásico español de otras experiencias teatrales anteriores marcadas por el tiempo -lo greco-romano, lo medieval, lo renacentista- o por el espacio -teatro francés, italiano, inglés-. ¿Crees que esta dimensión añadiría otra perspectiva a tu propia reflexión?

    Respuesta:

    Creo que he trabajado algo esto. En mi Historia básica del arte escénico hablo directa o indirectamente de que la escena clásica española tiene evidentes relaciones con la italiana, la inglesa y la francesa. Faltaría profundizar en eso. Otra cosa es que me interese ahora.

     

  9. Pregunta: Los nuevos planteamientos teóricos en el campo del teatro o en el del estudio de los textos: ¿Hasta qué punto han modificado la visión y la comprensión del teatro clásico los diferentes planteamientos teóricos que han surgido en las dos o tres últimas décadas?

    Respuesta:

    Totalmente. No creo que haya hoy un teórico que crea que Calderón escribió La vida es sueño para que la analizáramos en la universidad. Pero bien sabemos que ha habido un tiempo en que sí, en que el teatro era un texto y la representación, una cosa aparte.

     

  10. Pregunta: ¿De qué modo han influido dichos planteamientos en tu propia manera de acercarte al texto dramático o al texto teatral?

    Respuesta:

    Mucho porque creo que, de alguna muy humilde manera, he sido partero en la difusión de esos planteamientos (Jornadas de Almagro, Seminarios de Elche, congresos especializados), y testigo activo en muchos otros de similar perfil (El Paso, Ciudad Juárez, Almería…)

     

  11. Pregunta: Significado general de los estudios teatrales áureos: ¿Son "arqueológicos" los estudios teatrales áureos? ¿Deben ser su estudio y su enfoque realmente diferentes de los del teatro contemporáneo?

    Respuesta:

    Empiezo ahora por el final. No. Deben ser iguales que los contemporáneos, con enfoques particulares, quizá algo diferente, pero no en su entidad. Unos y otros tienen también la posibilidad del estudio arqueológico, ¿por qué no? Son imprescindibles. Y que los hagan los que saben de eso.

     

  12. Pregunta: Investigación y enseñanza: ¿Cuáles son los puntos de unión mas relevantes que identificas entre la investigación del teatro áureo y su enseñanza universitaria? ¿Cómo describirías la evolución reciente de la enseñanza universitaria del teatro áureo?

    Respuesta:

    Los puntos de unión pueden venir dados por el carácter más "literario" del que tradicionalmente parten. En la universidad hablar de Lope de Vega es más lógico que de Francisco Nieva. Además que es más normal encontrar investigadores en la universidad del teatro de ayer que del teatro de hoy. Y creo, como he dejado dicho a lo largo de este cuestionario, que la docencia actual universitaria se preocupa más de problemas de estructuras dramáticas y puesta en escena que hace apenas veinte años.

     

  13. Pregunta: Las perspectivas profesionales abiertas ante los estudiantes: ¿Han influido de alguna manera tu enseñanza y tu investigación en la carrera profesional de tus estudiantes? ¿Qué importancia ocupa la enseñanza secundaria en esas carreras? ¿Qué función tiene el teatro áureo en el marco de la educación secundaria?

    Respuesta:

    No sabría decir, más allá de quienes han hecho la tesis conmigo, o han trabajo en algún proyecto. Creo que sí, pero no podría cuantificarlo. La importancia de la Secundaria es total, ya que es la puerta de escape que se utiliza cuando la Universidad se empeña en cerrarse a los jóvenes. Mi experiencia me dice que más de media docena de excelentes alumnos míos se pasaron a la Secundaria por una simple razón de subsistencia. Y los hemos perdido de la Universidad, a pesar de sus tesis. Algunos se pueden recuperar, pero pocos. También recientemente la importancia que se da al teatro del Siglo de Oro en Secundaria es mayor. Un dato: acuden muchos más a ver representaciones que hace dos generaciones. Y eso, conducido por un buen profesor, ayuda y mucho.

     

  14. Pregunta: ¿Una reflexión final de cierre?

    Respuesta:

    Que espero que esto sirva para algo. Para mí me ha forzado a pensar, cosa que no está nada mal. Ah, y se podría haber puesto una cuestión más, y no acabar en 13.

     

El estado de la cuestión según… Maria Grazia Profeti

Università degli Studi di Firenze, mariagrazia.profeti@unifi.it

 

  1. Pregunta: Abordemos ante todo los aspectos materiales de la forma básica de la comunicación científica en nuestro campo: ¿Cuál es tu manera de preparar una ponencia o una conferencia? ¿En qué tipo de aspectos insistes especialmente? ¿Prefieres leer o "presentar"? ¿Hay diferencias esenciales entre una ponencia/comunicación y una clase universitaria?

    Respuesta:

    Pienso que una ponencia o una conferencia no son distintas de ningún otro trabajo de investigación: es necesario por lo tanto encararse con un problema, reunir la documentación relativa, y trabajar sobre algunos textos (en nuestro caso textos literarios para el teatro, o bien textos-espectáculos), con un método científico (no volviendo a catalogar "impresiones" personales). Prefiero tener un texto escrito entre manos, aunque procuro no leer de forma pasiva, y hacer amena, en lo posible, la exposición. Es evidente que una ponencia, que se dirige a expertos, es profundamente distinta de una clase, donde es el aspecto didáctico el más importante: en este caso hay que "informar a los que no saben".

     

  2. Pregunta: Y vayamos entrando en materia: ¿Cuál es, posteriormente, el procedimiento que sigues para pasar del "texto leído" o de la presentación al "texto escrito" en forma de artículo? ¿Qué tipo de indicación o referencia bibliográfica consideras más eficaz: la referencia corta integrada en el texto y con lista final o la referencia larga en pie de página? ¿Cuáles son, en tu criterio, los elementos claves que definen un buen artículo en nuestro campo? ¿Qué piensas sobre la evolución de las revistas propias de nuestro campo?

    Respuesta:

    Soy un investigador "de antiguo régimen": mis notas son las que hemos aprendido hace cincuenta años en las escuelas filológicas italianas, y no veo razones para cambiarlas; detesto la lista final que obliga al que lee a continuos cambios de página, acudiendo al listado final para identificar la cita y perdiendo el hilo del discurso: un sistema que puede ser útil para los científicos, que tienen que citar cinco artículos como mucho, no para nosotros que dialogamos con los textos literarios y al mismo tiempo con los que han analizado dichos textos.

    Un buen artículo es el que aporta lecturas nuevas y abre pautas de análisis, no el que vuelve a decir cosas sabidas y que repite las informaciones anteriores: me temo que es lo que se suele hacer sobre todo en España.

    No comprendo muy bien lo que significa "evolución de las revistas": ¿en qué han evolucionado?

     

  3. Pregunta: La edición: ¿Cuáles son, en tu opinión y en tu práctica de publicación, las funciones específicas del libro como medio de comunicación científica? ¿Qué piensas sobre la evolución de la edición en nuestro campo? ¿Qué consideración global te merecen las actas de congresos, los homenajes y los colectivos?

    Respuesta:

    La función del libro no ha cambiado desde el tiempo de los latinos: "Tolle, lege". No hay otra forma de comunicación científica, sean libros, actas de congresos, homenajes o colectivos: la cosa importante es que se establezca un coloquio entre investigadores dignos de este nombre.

     

  4. Pregunta: Centros de interés y planteamientos metodológicos: ¿Cómo definirías hoy tus intereses de investigación en cuanto al contenido y en cuanto al método de trabajo? ¿Por qué te interesan esas cosas y con ese planteamiento? ¿Crees haber dejado huella entre los estudiantes en cuanto a tus centros de interés o tus planteamientos metodológicos? ¿Cómo ves los próximos años de la investigación en nuestro campo? ¿Cuáles serán sus grandes problemáticas?

    Respuesta:

    Me interesa el teatro y la literatura de los Siglos de Oro, y sus relaciones con el teatro y la literatura de toda Europa, los italianos en particular. Mi método de trabajo es básicamente filológico, y creo que hay mucho que hacer: siguen faltando bibliografías completas del patrimonio textual áureo, ediciones fiables de textos (muchos de los que se presentan en editoriales como Cátedra, o Crítica son a veces "plagios" de ediciones anteriores, que no proponen novedades en la "recentio" o la "enmendatio" de los textos, que no distinguen entre las ramas altas y las bajas de la tradición, muchas veces hasta sin que se tenga una idea clara de lo que son los "deberes" del editor de textos clásicos). Una vez "establecido críticamente" un texto, su examen se hará con métodos lo más eficaces posibles: los que mejor examinen la forma, la estructura, la articulación literaria; la relación con su autor y con su momento histórico. ¿Hay otra forma de análisis? Creo que mis estudiantes y mis alumnos han apreciado este rigor metodológico; veo que mis alumnos han hecho buenas bibliografías, buenas ediciones críticas, interesantes análisis, y creo que van a seguir en esta línea. Hay otra opción: cambiar de profesión y dedicarse a ganar dinero, lo cual me parece igualmente útil, aunque para mí mucho menos interesante.

     

  5. Pregunta: ¿Dónde sitúas especialmente tu trabajo actual en el conjunto de la reflexión sobre el teatro clásico: ediciones críticas, texto dramático y texto teatral, la reconstrucción de la puesta en escena primordial, vestuario, fijación de los accesorios escénicos, segmentación de los textos, la versificación como condicionante de la elaboración del texto dramático, estudio y análisis de los personajes y de las funciones actanciales y actorales vigentes en el teatro clásico, la música, los bailes y el folclore integrados en los textos, dimensión social de los textos dramáticos y de sus representaciones en las distintas épocas, presencia o ausencia en el teatro clásico de ciertos tipos sociales -la madre, por ejemplo-, etc. etc.?

    Respuesta:

    Como he venido diciendo, y como pueden atestiguar los que me conocen, sigo haciendo ediciones críticas (la última ha sido El Vellocino de Oro de Lope), con la reconstrucción de los espectáculos coevos (ya que en este caso hay bastante documentación), y de todos los aspectos que pueden ser útiles a la comprensión y a la evaluación del texto literario para el teatro. Todas las líneas de investigación pueden ser útiles, ninguna indispensable: es la inteligencia del crítico la que tiene que guiarlo.

     

  6. Pregunta: ¿Estás al corriente de los modos de acercamiento al texto teatral áureo procedentes del ámbito norteamericano? ¿qué opinión te merecen los "estudios culturales", los "estudios de género" o el "nuevo historicismo", por ejemplo? ¿crees que hay una brecha entre el enfoque de buena parte de universidades y de investigadores estadounidenses y el enfoque "europeo"?

    Respuesta:

    Son "instrumentos", no "verdades divinas"; algunas veces con errores gordos justo en lo que se refiere a la reconstrucción "histórica" (me gustaría dar nombres y casos). Que haya diferencias entre Estados Unidos y Europa no me parece un problema, sino una riqueza. Pero hay que recordar siempre que el texto tiene que estar en el centro de nuestras investigaciones, no tiene que ser un "pretexto" para lecturas falsamente novedosas y extravagantes.

     

  7. Pregunta: Campos conexos: ¿Cómo ves el posible acercamiento entre los estudios teatrales áureos y a) la práctica teatral; b) los estudios teatrales internacionales; c) los estudios humanísticos e interdisciplinarios; d) las tecnologías del texto, la palabra y la imagen; e) los estudios cinematográficos; f) la enseñanza de la lengua y de la literatura?

    Respuesta:

    Francamente no comprendo la pregunta. En la literatura "tout se tient"; y además el teatro tiene que ponerse en escena, tiene que adaptarse a distintos destinatarios, puede ser "filmado" (véase "El perro del hortelano" de Pilar Miró), etc. Así que puedo hacer un estudio sobre un "texto espectáculo" reciente, sobre una película derivada de un texto teatral; o bien puedo utilizar fragmentos para una clase de lengua: ni más ni menos que como un texto literario no teatral…

     

  8. Pregunta: Dependencia del teatro clásico español de otras experiencias teatrales anteriores marcadas por el tiempo -lo greco-romano, lo medieval, lo renacentista- o por el espacio -teatro francés, italiano, inglés-. ¿Crees que esta dimensión añadiría otra perspectiva a tu propia reflexión?

    Respuesta:

    En efecto tengo estudios dedicados por ejemplo a la tragedia renacentista, y muchos estudios centrados en adaptaciones del teatro áureo, sobre todo al teatro francés y al teatro italiano. El análisis del teatro español no puede estar desconectado de las literaturas europeas, ¡faltaría más!

     

  9. Pregunta: Los nuevos planteamientos teóricos en el campo del teatro o en el del estudio de los textos: ¿Hasta qué punto han modificado la visión y la comprensión del teatro clásico los diferentes planteamientos teóricos que han surgido en las dos o tres últimas décadas?

    Respuesta:

    Creo que planteamientos teóricos, como los relativos a la semiótica del texto literario para el teatro y del texto espectáculo, que no son nuevos, sino que datan de los años '80 del siglo pasado, han sido y siguen siendo muy útiles. De hecho forman ya parte de mi quehacer crítico.

     

  10. Pregunta: ¿De qué modo han influido dichos planteamientos en tu propia manera de acercarte al texto dramático o al texto teatral?

    Respuesta:

     

  11. Pregunta: Significado general de los estudios teatrales áureos: ¿Son "arqueológicos" los estudios teatrales áureos? ¿Deben ser su estudio y su enfoque realmente diferentes de los del teatro contemporáneo?

    Respuesta:

    Ningún estudio que pueda llamarse "crítico" es arqueológico, sino en la acepción mejor del término; ni diferente de los estudios que se puedan realizar sobre el teatro contemporáneo.

     

  12. Pregunta: Investigación y enseñanza: ¿Cuáles son los puntos de unión mas relevantes que identificas entre la investigación del teatro áureo y su enseñanza universitaria? ¿Cómo describirías la evolución reciente de la enseñanza universitaria del teatro áureo?

    Respuesta:

    Puedo hablar sólo de lo que se ha hecho y se sigue haciendo en Italia. El teatro áureo permite ponerse en contacto con una "civilización" de la cual el teatro constituía una parte importante. Esto desde un punto de vista cultural. Pero no hay que olvidar que el teatro áureo es muy divertido y a los estudiantes les encanta: recuerdo que he puesto en escena con mis estudiantes textos como "La selva sin amor" de Lope de Vega o como los "entremeses" de Calderón: algunos de los actores de entonces son hoy investigadores.

     

  13. Pregunta: Las perspectivas profesionales abiertas ante los estudiantes: ¿Han influido de alguna manera tu enseñanza y tu investigación en la carrera profesional de tus estudiantes? ¿Qué importancia ocupa la enseñanza secundaria en esas carreras? ¿Qué función tiene el teatro áureo en el marco de la educación secundaria?

    Respuesta:

    Creo que ya las contestaciones anteriores dan una adecuada respuesta. Los mejores de mis estudiantes ahora enseñan en varias Universidades italianas y muchísimos en la escuela secundaria, naturalmente como profesores de lengua y literatura española. Es evidente que si un estudiante de secundaria lee a Racine, tendrá que leer también a Calderón: nunca tenemos que olvidar que el teatro áureo es una manifestación alta de literatura y de pensamiento.

     

  14. Pregunta: ¿Una reflexión final de cierre?

    Respuesta:

    El objeto de mi estudio es la literatura española, y he dedicado mi atención crítica a varias épocas y a varios géneros literarios, como se puede comprobar por mi bibliografía. Pero el teatro áureo ha sido para mí siempre un campo privilegiado, por su extraordinaria riqueza y por su profundidad. Uno de mis pesares es que no se conozca y se estudie adecuadamente en toda Europa, que no se considere dentro del canon occidental, citando a Bloom, y que los propios españoles duden de su grandeza. De esto he hablado en varios artículos míos y hasta le he dedicado la plenaria del Congreso internacional que se celebró en Monterrey. A ellos remito como muestra de una profunda pasión, no sólo científica, sino intelectual y estética.

     

El estado de la cuestión según… Evangelina Rodríguez Cuadros

Universitat de València, Evangelina.Rodriguez@uv.es

 

  1. Pregunta: Abordemos ante todo los aspectos materiales de la forma básica de la comunicación científica en nuestro campo: ¿Cuál es tu manera de preparar una ponencia o una conferencia? ¿En qué tipo de aspectos insistes especialmente? ¿Prefieres leer o "presentar"? ¿Hay diferencias esenciales entre una ponencia/comunicación y una clase universitaria?

    Respuesta:

    Una vez fijado el tema (dentro del campo y tema concretados en el encargo, si de ello se trata) y trazado el objetivo, releo la información bibliográfica del estado de la cuestión; busco específicamente la bibliografía nueva o la que es pertinente sobre la cuestión puntual a indagar. Escribo fichas sobre ello, adoptando grafías distintas según se trata de reproducir literalmente citas, recoger información básica o hacer anotaciones o reflexiones personales. Escribo el trabajo y lo repaso limpiándolo de erratas, reiteraciones o excluyendo elementos adyacentes periféricos que puedan exceder el límite de espacio indicado. Una vez el trabajo concluido, resumo y me ajusto al tiempo concedido de exposición. Rehúyo la lectura directa: prefiero exponer, aunque apoyándome en el texto preparado. Desde luego hay diferencias con una clase, puesto que se supone que los destinatarios de una ponencia son más complejos y heterogéneos que los estudiantes. Pero intento aplicar los mismos mecanismos de captar el interés.

     

  2. Pregunta: Y vayamos entrando en materia: ¿Cuál es, posteriormente, el procedimiento que sigues para pasar del "texto leído" o de la presentación al "texto escrito" en forma de artículo? ¿Qué tipo de indicación o referencia bibliográfica consideras más eficaz: la referencia corta integrada en el texto y con lista final o la referencia larga en pie de página? ¿Cuáles son, en tu criterio, los elementos claves que definen un buen artículo en nuestro campo? ¿Qué piensas sobre la evolución de las revistas propias de nuestro campo?

    Respuesta:

    Como he dicho, siempre preparo el texto escrito destinado a publicarse; y sobre él -con las correspondientes elipsis o trasposiciones- preparo la exposición. Considero de todo punto mucho más eficaz y seria la referencia bibliográfica completa a pie de página. Y es alarmante la progresiva anarquía y variabilidad de las recomendaciones o normativa de citas: ni se aplica el modelo esquemático de la MLA ni el tradicional. Este relativismo, traspuesto luego a la edición del texto de manera harto dudosa a veces (se ha perdido el oficio de los buenos correctores) repercute en la amplia analfabetización que, al menos en Europa, ofrece el estudiante para presentar un texto bajo estándares académicos correctos.

     

  3. Pregunta: La edición: ¿Cuáles son, en tu opinión y en tu práctica de publicación, las funciones específicas del libro como medio de comunicación científica? ¿Qué piensas sobre la evolución de la edición en nuestro campo? ¿Qué consideración global te merecen las actas de congresos, los homenajes y los colectivos?

    Respuesta:

    La publicación en libro (o en revistas especializadas, homenajes o volúmenes colectivos) sigue siendo esencial en nuestro campo, por mucho que se haya extendido la llamada publicación electrónica. Otra cosa, claro está, es la calidad contrastada (difícilmente sostenible a la hora de la publicación, sobre todo en los volúmenes colectivos que incluyen sin un comité revisor previo todas las comunicaciones). Pero es la forma más eficaz de tomar el pulso a la evolución de la investigación de nuestra disciplina. Dada la progresiva evaluación de las publicaciones con arreglo a los llamados "índices de impacto" o referencias en publicaciones indexadas, es más que obvio que las humanidades en general y el teatro áureo en particular se encuentran discriminadas en los referentes que habitualmente se toman para esta evaluación (habitualmente simple y acríticamente copiadas de la investigación científica aplicada). Así los índices de la MLA o el llamado "Humanities Citation Index" privilegian las publicaciones anglosajonas, desconociendo las europeas y, sobre todo, las españolas (sólo ahora comienzan a realizarse índices de este campo concreto). El resultado lamentable es que cualquier revista extranjera, por mala que sea, acaba teniendo más prestigio que una española o que los volúmenes colectivos de actas y homenajes normalmente infravalorados o dados por inexistentes. En la evaluación de los sexenios en las universidades españolas, el solicitante se ve obligado a ofertar para su evaluación trabajos menos buenos sólo porque alguna vez ha aparecido citado en una indexación norteamericana o anglosajona.

     

  4. Pregunta: Centros de interés y planteamientos metodológicos: ¿Cómo definirías hoy tus intereses de investigación en cuanto al contenido y en cuanto al método de trabajo? ¿Por qué te interesan esas cosas y con ese planteamiento? ¿Crees haber dejado huella entre los estudiantes en cuanto a tus centros de interés o tus planteamientos metodológicos? ¿Cómo ves los próximos años de la investigación en nuestro campo? ¿Cuáles serán sus grandes problemáticas?

    Respuesta:

    Mis intereses vienen definidos, a estas alturas, por la experiencia intelectual de mis estudios e investigaciones previos. Actualmente, además de trabajos concretos sobre la reactualización de la perspectiva de los géneros en el teatro áureo y de la diversificación de las técnicas del actor en cada uno de ellos, dirijo un proyecto de investigación sobre el léxico y el diccionario histórico de la práctica escénica de los Siglos de Oro, que se nutre (y al mismo tiempo es fuente) del progreso de los trabajos citados anteriormente. Con un planteamiento metodológico de búsqueda en diversos corpus y de racionalización de las entradas del diccionario, incluyo habitualmente el conocimiento experimental de este léxico (como huella de la evolución de la memoria de la historia teatral) en mis clases, especialmente en los cursos de especialización del Máster de Artes Escénicas (o del Máster de Gestión Cultural). El gran reto del futuro de la investigación en nuestro campo es mantener el interés de los estudiantes (pocos) que tengan vocación para un Doctorado o que sean capaces de incorporar estos conocimientos a formulaciones pragmáticas profesionales (en el campo de la gestión de las artes escénicas o del patrimonio teatral). El problema es formar ese escalón de relevo en un panorama (abierto por la incierta, desconcertante y nada unificada reforma de Bolonia) bastante desolador y cada vez menos incentivador de la investigación humanística, aunque ésta incluya señas de identidad patrimonial tan relevantes como nuestros dramaturgos clásicos.

     

  5. Pregunta: ¿Dónde sitúas especialmente tu trabajo actual en el conjunto de la reflexión sobre el teatro clásico: ediciones críticas, texto dramático y texto teatral, la reconstrucción de la puesta en escena primordial, vestuario, fijación de los accesorios escénicos, segmentación de los textos, la versificación como condicionante de la elaboración del texto dramático, estudio y análisis de los personajes y de las funciones actanciales y actorales vigentes en el teatro clásico, la música, los bailes y el folclore integrados en los textos, dimensión social de los textos dramáticos y de sus representaciones en las distintas épocas, presencia o ausencia en el teatro clásico de ciertos tipos sociales -la madre, por ejemplo-, etc. etc.?

    Respuesta:

    Ediciones críticas que contemplen la identidad compleja de la dramaturgia textual (texto+representación); iconografía del hecho teatral; conformación de la memoria teatral desde el teatro clásico a nuestros días a través de su léxico; antropología teatral en su más amplio sentido; identidad del teatro clásico español como segmento imprescindible de la memoria del teatro mundial; vigencia educadora y social del teatro clásico.

     

  6. Pregunta: ¿Estás al corriente de los modos de acercamiento al texto teatral áureo procedentes del ámbito norteamericano? ¿qué opinión te merecen los "estudios culturales", los "estudios de género" o el "nuevo historicismo", por ejemplo? ¿crees que hay una brecha entre el enfoque de buena parte de universidades y de investigadores estadounidenses y el enfoque "europeo"?

    Respuesta:

    ¿No se hacen "estudios culturales" siempre? El modelo americano ("cultural studies", estudios de género, etc.) es un modelo epistemológico, no un fin en sí mismo. Los estudios europeos se han volcado a este modelo por las exigencias antedichas de "indexación" y por el incentivo dudoso de modas o de subvenciones (bajo la capa de identidades locales o de la llamada discriminación positiva). De cualquier modo, de la misma manera que se hace ecdótica buena o mala, se hacen estudios culturales buenos o malos. Lo más peligroso es hacer decir a los textos lo que conviene a una determinada metodología o teoría. A veces, incluso, se ignora el texto.

     

  7. Pregunta: Campos conexos: ¿Cómo ves el posible acercamiento entre los estudios teatrales áureos y a) la práctica teatral; b) los estudios teatrales internacionales; c) los estudios humanísticos e interdisciplinarios; d) las tecnologías del texto, la palabra y la imagen; e) los estudios cinematográficos; f) la enseñanza de la lengua y de la literatura?

    Respuesta:

    En todos esos campos, que más o menos he tocado en mis trabajos, veo incentivos y posibilidades extraordinarias. Pero soy radicalmente pesimista en el apartado f). Al menos en España se ha estrangulado la posibilidad de la formación humanística, sobre todo en literatura y teatro; se ha apostado por la lengua (y dudosamente) en un camino de desolación pragmática por el que, al llegar a la Universidad, nos encontramos con clones de filólogos analfabetos culturalmente. El teatro cuenta con el poder de la imagen, pero en competencia con otra iconicidad, feroz, pasiva y acrítica.

     

  8. Pregunta: Dependencia del teatro clásico español de otras experiencias teatrales anteriores marcadas por el tiempo -lo greco-romano, lo medieval, lo renacentista- o por el espacio -teatro francés, italiano, inglés-. ¿Crees que esta dimensión añadiría otra perspectiva a tu propia reflexión?

    Respuesta:

    Por supuesto; ya la ha añadido. Nada más erróneo que el sostenimiento -pecado de origen- de la definición del teatro del Siglo de Oro español como una especie singular sólo entendible desde la perspectiva castiza, racial, integral de lo hispano. Desde las primeras formulaciones de la filología científica y de la historia del teatro en el siglo XIX (bajo el modelo germánico y anglosajón) esto ha marcado negativamente el estudio del teatro español áureo, caracterizado como singular, románticamente anquilosado en los mitos monárquico-religiosos de la honra, lo nacional etc. sin posibilidad alguna de universalidad. Cuando se pone uno a estudiar el hecho teatral en su integridad se observa que son muchas más las cosas que nos unen al teatro europeo que las que nos separan, desde la formulación del espacio teatral (el corral que encierra la perspectiva ya moderna de la caja italiana) a la compleja reivindicación progresiva de la técnica del actor.

     

  9. Pregunta: Los nuevos planteamientos teóricos en el campo del teatro o en el del estudio de los textos: ¿Hasta qué punto han modificado la visión y la comprensión del teatro clásico los diferentes planteamientos teóricos que han surgido en las dos o tres últimas décadas?

    Respuesta:

    Creo que hay que diferenciar entre el estudio filológico-histórico de los textos (en los que sí se ha modificado la visión) y la ecdótica (respetable pero que carece de verdadera incidencia educadora y didáctica), o plegamiento a una filología nada creativa que vuelca todo su interés en el establecimiento de variantes o búsqueda afanosa de "editio princeps" y publicación de las "partes". Estimo asimismo poco alentador el furor reivindicativo de autores secundarios, que ha creado una suerte de mapa de grupos o escuelas que alientan congresos y seminarios especializados sobre estos autores (a veces subvencionados por autonomías o instituciones locales). Los árboles, a veces, han empezado a dejar ver el bosque. Recientemente ha habido intentos de reunir buena parte de la masa crítica de los estudios del Siglo de Oro en proyectos de investigación amplios y multidisciplinares: la crisis económica y la competencia de la investigación aplicada los han hecho fracasar de momento.

     

  10. Pregunta: ¿De qué modo han influido dichos planteamientos en tu propia manera de acercarte al texto dramático o al texto teatral?

    Respuesta:

    Evidentemente el crecimiento intelectual y cultural de uno, su perspectiva del mundo determina su investigación y ésta, a su vez, su manera de enseñar y lo que se enseña. Por supuesto me ha resultado interesante cualquier nueva metodología y, cuando la he asumido, se ha revelado productiva.

     

  11. Pregunta: Significado general de los estudios teatrales áureos: ¿Son "arqueológicos" los estudios teatrales áureos? ¿Deben ser su estudio y su enfoque realmente diferentes de los del teatro contemporáneo?

    Respuesta:

    La misión esencial para los que estudiamos y enseñamos teatro del Siglo de Oro es demostrar que pueden ser todo menos arqueológicos en el sentido peyorativo que puede entrañar ese término. Pero, desde otra perspectiva ¿no es todo acaso una arqueología del conocimiento o del saber? Las capas de prospección arqueológica se van levantando y no siempre hacia el pasado; puede haber una arqueología hacia lo contemporáneo: la puesta en escena de una pieza del teatro clásico español es buena prueba de ello. Es el punto de partida de una fascinante aventura arqueológica que conduzca hasta el hoy. Y desde ese punto de vista ¿de verdad es diferente la metodología para estudiar a Calderón que la de estudiar a Shakespeare o Chejov o Harold Pinter?

     

  12. Pregunta: Investigación y enseñanza: ¿Cuáles son los puntos de unión mas relevantes que identificas entre la investigación del teatro áureo y su enseñanza universitaria? ¿Cómo describirías la evolución reciente de la enseñanza universitaria del teatro áureo?

    Respuesta:

    El punto de unión tiene que ver con lo expresado en el punto anterior: los clásicos habitan entre nosotros. Emiten un mensaje descodificable desde la realidad más cercana. O, en otro sentido, situarlos en nuestra contemporaneidad puede producir un saludable efecto de "extrañamiento", de cuestionamiento, de reflexión, de memoria (eso tan denostado por los actuales métodos pedagógicos). Un ejemplo: siempre comienzo mi curso monográfico sobre Teatro del Siglo XVII proyectando a los estudiantes las imágenes de los cuadros del Equipo Crónica (podéis buscarlos en internet): especialmente en los años sesenta y setenta este grupo valenciano de tres pintores, a partir de las técnicas de la figuración "pop", usaban imágenes, motivos, personajes de pinturas clásicas (desde las Meninas o La rendición de Breda o el retrato de Olivares de Velázquez hasta El caballero de la mano en el pecho del Greco) y los situaban en espacios como grandes salas de ordenadores, o mezclados con tropas y banderas norteamericanas, etc. El efecto crítico, brechtiano, de extrañamiento, es profundo. La perplejidad del estudiante, magnífica. Pero, de repente, sitúan a Lope o Calderón en la misma perspectiva. Y me resulta muy eficaz.

     

  13. Pregunta: Las perspectivas profesionales abiertas ante los estudiantes: ¿Han influido de alguna manera tu enseñanza y tu investigación en la carrera profesional de tus estudiantes? ¿Qué importancia ocupa la enseñanza secundaria en esas carreras? ¿Qué función tiene el teatro áureo en el marco de la educación secundaria?

    Respuesta:

    Respecto a lo primero, hasta ahora sí: he formado a gente que actualmente enseñan en la Universidad o en Institutos, pero que también son documentalistas teatrales, gestores culturales etc. Especialmente interesante ha sido formar a gente de Doctorado que son directores de escena, guionistas o actores. Por desgracia en la enseñanza secundaria en España prácticamente ha desaparecido la literatura y, por supuesto, sobre todo, la del periodo clásico, incluido el teatro.

     

  14. Pregunta: ¿Una reflexión final de cierre?

    Respuesta:

    Tenéis mucha suerte en Canadá de no estar en el Plan de Bolonia.

     

El estado de la cuestión según… José Romera Castillo

UNED, jromera@flog.uned.es

 

  1. Pregunta: Abordemos ante todo los aspectos materiales de la forma básica de la comunicación científica en nuestro campo: ¿Cuál es tu manera de preparar una ponencia o una conferencia? ¿En qué tipo de aspectos insistes especialmente? ¿Prefieres leer o "presentar"? ¿Hay diferencias esenciales entre una ponencia/comunicación y una clase universitaria?

    Respuesta:

    Tras el establecimiento del estado de la cuestión, me interesa determinar el marco teórico, para luego examinar y valorar los aspectos novedosos que quiera presentar. Aunque pueda haber algunos puntos de contacto, considero que hay diferencias esenciales entre la presentación de una ponencia/comunicación (destinada a unos receptores más especializados) y una clase universitaria (cuyos destinatarios están en proceso de formación).

     

  2. Pregunta: Y vayamos entrando en materia: ¿Cuál es, posteriormente, el procedimiento que sigues para pasar del "texto leído" o de la presentación al "texto escrito" en forma de artículo? ¿Qué tipo de indicación o referencia bibliográfica consideras más eficaz: la referencia corta integrada en el texto y con lista final o la referencia larga en pie de página? ¿Cuáles son, en tu criterio, los elementos claves que definen un buen artículo en nuestro campo? ¿Qué piensas sobre la evolución de las revistas propias de nuestro campo?

    Respuesta:

    El procedimiento que sigo es el siguiente: tras la toma de notas de textos y bibliografía pertinente, hago una primera redacción manuscrita, que luego inserto en el ordenador.

    Considero que es mejor usar referencias cortas integradas en el texto con lista final bibliográfica. Las referencias a pie de página solamente las utilizo para las notas explicativas.

    Un buen artículo en nuestro campo será aquel que, tras el conocimiento de lo que se ha investigado sobre el tema, aporte ideas o hipótesis rigurosas y novedosas.

    Nuestro campo creo que goza de muy buena salud en todo el mundo hispánico.

     

  3. Pregunta: La edición: ¿Cuáles son, en tu opinión y en tu práctica de publicación, las funciones específicas del libro como medio de comunicación científica? ¿Qué piensas sobre la evolución de la edición en nuestro campo? ¿Qué consideración global te merecen las actas de congresos, los homenajes y los colectivos?

    Respuesta:

    La función del empleo del libro (en formato impreso) en el proceso de la comunicación científica ha sido y sigue siendo una herramienta de gran utilidad. Pero, además, se deben tener en cuenta otros instrumentos (audiovisuales, electrónicos, digitales, etc.), que intensifican, por su inmediata disponibilidad, la mencionada comunicación entre los investigadores y discentes, medios que, paulatinamente, se está empleando en nuestro campo y cuyo uso, desde mi punto de vista, habría que intensificar más).

    La publicación de las Actas de congresos, homenajes y volúmenes colectivos, para tener una mayor calidad científica, deberían atenerse a un criterio riguroso de selección.

     

  4. Pregunta: Centros de interés y planteamientos metodológicos: ¿Cómo definirías hoy tus intereses de investigación en cuanto al contenido y en cuanto al método de trabajo? ¿Por qué te interesan esas cosas y con ese planteamiento? ¿Crees haber dejado huella entre los estudiantes en cuanto a tus centros de interés o tus planteamientos metodológicos? ¿Cómo ves los próximos años de la investigación en nuestro campo? ¿Cuáles serán sus grandes problemáticas?

    Respuesta:

    Me interesa fundamentalmente, en la actualidad, el estudio del teatro en su totalidad (tanto textos como puestas en escena), partiendo del marco teórico de la semiótica teatral. Mi interés en este aspecto se debe tanto a la consideración de que, al llevar los textos a las tablas, estamos ante otro arte, diferenciado del literario, como a la función social y cultural que los espectáculos han tenido en el seno de la sociedad. De ahí, que en el Centro de Investigación de Semiótica Literaria, teatral y Nuevas Tecnologías (UNED), que dirijo desde 1991, se integren numerosos estudiantes para la realización de ya numerosas tesis de doctorado realizadas desde esta perspectiva, como puede verse en nuestra página web: http://www.uned.es/centro-investigacion-SELITEN@T

    En esta dirección veo que irán muchos de los estudios teatrales de nuestro campo.

    El gran problema que observo, desde el punto de vista docente, es que cada vez se da menor importancia a los estudios humanísticos, entre los que se encuentra nuestro campo en los planes oficiales de estudios.

     

  5. Pregunta: ¿Dónde sitúas especialmente tu trabajo actual en el conjunto de la reflexión sobre el teatro clásico: ediciones críticas, texto dramático y texto teatral, la reconstrucción de la puesta en escena primordial, vestuario, fijación de los accesorios escénicos, segmentación de los textos, la versificación como condicionante de la elaboración del texto dramático, estudio y análisis de los personajes y de las funciones actanciales y actorales vigentes en el teatro clásico, la música, los bailes y el folclore integrados en los textos, dimensión social de los textos dramáticos y de sus representaciones en las distintas épocas, presencia o ausencia en el teatro clásico de ciertos tipos sociales -la madre, por ejemplo-, etc. etc.?

    Respuesta:

    Como he señalado anteriormente, tanto mi práctica investigadora como didáctica están encaminadas al estudio del espectáculo teatral en todos los signos que comporta su factura (en los que el texto dramático, aunque tenga gran importancia, no es la única textualidad que es preciso estudiar e investigar), tanto en el ámbito artístico como, muy especialmente, en los espacios socio-culturales.

     

  6. Pregunta: ¿Estás al corriente de los modos de acercamiento al texto teatral áureo procedentes del ámbito norteamericano? ¿qué opinión te merecen los "estudios culturales", los "estudios de género" o el "nuevo historicismo", por ejemplo? ¿crees que hay una brecha entre el enfoque de buena parte de universidades y de investigadores estadounidenses y el enfoque "europeo"?

    Respuesta:

    Me parece muy pertinente acercarse al teatro áureo desde el punto de vista de los estudios culturales, de género o del nuevo historicismo, siempre que se haga con rigor e inteligencia, evitando radicalismos, basados más en visiones impresionistas y en creencias (más o menos) políticamente correctas, vengan de donde vengan.

     

  7. Pregunta: Campos conexos: ¿Cómo ves el posible acercamiento entre los estudios teatrales áureos y a) la práctica teatral; b) los estudios teatrales internacionales; c) los estudios humanísticos e interdisciplinarios; d) las tecnologías del texto, la palabra y la imagen; e) los estudios cinematográficos; f) la enseñanza de la lengua y de la literatura?

    Respuesta:

    Veo posible y fructífero el acercamiento entre los estudios teatrales áureos y los estudios teatrales internacionales, muy especialmente a través de la teoría teatral general. Estudiar, en la actualidad, el teatro áureo español, tanto desde una perspectiva humanística e interdisciplinar como empleando las nuevas tecnologías de la palabra y la imagen, así como la plasmación cinematográfica de algunas piezas, además de a una apertura de horizontes textuales, conduce a una posible aplicación didáctica. Buena prueba de ello son algunas de nuestras investigaciones llevadas a cabo en el SELITEN@T.

     

  8. Pregunta: Dependencia del teatro clásico español de otras experiencias teatrales anteriores marcadas por el tiempo -lo greco-romano, lo medieval, lo renacentista- o por el espacio -teatro francés, italiano, inglés-. ¿Crees que esta dimensión añadiría otra perspectiva a tu propia reflexión?

    Respuesta:

    Creo que es muy necesario conocer y tener en cuenta las interrelaciones del teatro clásico español con toda la gama anterior de experiencias textuales y espectaculares, por no surgir ex nihilo.

     

  9. Pregunta: Los nuevos planteamientos teóricos en el campo del teatro o en el del estudio de los textos: ¿Hasta qué punto han modificado la visión y la comprensión del teatro clásico los diferentes planteamientos teóricos que han surgido en las dos o tres últimas décadas?

    Respuesta:

    Ni que decir tiene que sí; muy especialmente me siento muy deudor de la semiótica teatral, que practico y a cuyo estudio incito, así como a su aplicación en investigación.

     

  10. Pregunta: ¿De qué modo han influido dichos planteamientos en tu propia manera de acercarte al texto dramático o al texto teatral?

    Respuesta:

    Tanto desde un punto de vista teórico como práctico, a la hora de analizar los dos ámbitos.

     

  11. Pregunta: Significado general de los estudios teatrales áureos: ¿Son "arqueológicos" los estudios teatrales áureos? ¿Deben ser su estudio y su enfoque realmente diferentes de los del teatro contemporáneo?

    Respuesta:

    Considero que los estudios teatrales áureos van encaminados, en general, al estudio de los textos teatrales, debiendo dar mayor realce a su plasmación escénica. De base, metodológicamente, no tendrían que ser diferentes de los estudios del teatro contemporáneo (en cuyo estudio abunda más la importancia de lo escénico), aunque sus "circunstancias" específicas los puedan diferenciar.

     

  12. Pregunta: Investigación y enseñanza: ¿Cuáles son los puntos de unión mas relevantes que identificas entre la investigación del teatro áureo y su enseñanza universitaria? ¿Cómo describirías la evolución reciente de la enseñanza universitaria del teatro áureo?

    Respuesta:

    Siempre la buena investigación redunda en la eficacia docente universitaria. En ella, tanto las puestas en escena de nuestros clásicos en la actualidad (por diversas compañías, muy especialmente por la Compañía Nacional de Teatro Clásico), como por todos los recursos audiovisuales y digitales (de los que el Centro de Documentación Teatral sirve como buen apoyo) son de gran utilidad para el estudio del teatro clásico español como algo vivo (no arqueológico). Hecho aprovechado por numerosos investigadores -entre los que me cuento- en su práctica docente.

     

  13. Pregunta: Las perspectivas profesionales abiertas ante los estudiantes: ¿Han influido de alguna manera tu enseñanza y tu investigación en la carrera profesional de tus estudiantes? ¿Qué importancia ocupa la enseñanza secundaria en esas carreras? ¿Qué función tiene el teatro áureo en el marco de la educación secundaria?

    Respuesta:

    Aunque algunos de mis estudiantes han encontrado trabajo en diversas Universidades, tanto de España como fuera de ella, el núcleo principal imparte docencia en enseñanza secundaria, por lo que, como consecuencia de mis directrices metodológícas, me consta que enseñan el estudio del teatro desde las vertientes del texto y la representación, principalmente llevando al teatro a sus alumnos, visionando en sus clases puestas en escena y/o realizando pequeñas dramatizaciones del teatro áureo español, pese a que en los programas oficiales de estudio el estudio de la literatura/teatro es cada vez menor. Asimismo, constato que cada vez es mayor el número de profesionales del teatro (procedentes, en general, de las Escuelas de Arte Dramático) que se inscriben tanto en los cursos de doctorado, como en nuestro Máster de la UNED, "Formación e investigación literaria y teatral en el contexto europeo", que posee una especialidad en teatro y en donde el teatro áureo tiene un espacio relevante.

     

  14. Pregunta: ¿Una reflexión final de cierre?

    Respuesta:

    Creo que el teatro áureo español goza de buena salud en el ámbito de la investigación internacional, mientras que en su enseñanza es preciso acercar su estudio a los discentes a través tanto de la lectura de los textos y sus puestas en escena como por la utilización de las nuevas tecnologías.

     

El estado de la cuestión según… Marc Vitse

Université de Toulouse-Le Mirail, marc.vitse@wanadoo.fr

 

  1. Pregunta: Abordemos ante todo los aspectos materiales de la forma básica de la comunicación científica en nuestro campo: ¿Cuál es tu manera de preparar una ponencia o una conferencia? ¿En qué tipo de aspectos insistes especialmente? ¿Prefieres leer o "presentar"? ¿Hay diferencias esenciales entre una ponencia/comunicación y una clase universitaria?

    Respuesta:

    De la ponencia como comunicación oral. Lo primero es hacer diferencias, por someras que aparezcan, entre ponencias y ponencias o entre conferencias y conferencias. Hay las ponencias de tipo erudito (comunicación de resultados de una investigación con nuevos documentos descubiertos, datos inéditos, análisis ecdóticos, etc.) y las ponencias de tipo reflexivo, que me son más familiares. En uno y otro caso, mi finalidad es la siguiente: ofrecer al público una exposición que contenga todos -pero nada más que- los elementos necesarios para su comprensión inmediata, lo que significa escoger y eliminar, simplificar en el buen sentido de la palabra y cuidar primerísimamente la expresión de lo enunciado: definiciones indispensables, coherencia del pensamiento y claridad y fluidez del discurso, como si se tratara de lo que es, es decir, un discurso oral.

    Lo cual me lleva a hablar de la falsa elección sugerida entre leer o presentar. La constricción temporal normativa (los 15, 20 o, en el mejor de los casos, 30 minutos otorgados) obliga a escribir, para poder calibrarlo con precisión, el texto que se pronunciará (es una de las diferencia esenciales entre "una ponencia/comunicación y una clase universitaria"). Digo pronunciar, porque tener el texto escrito no significa que deba leerse a todo velocidad, como ocurre demasiadas veces. La solución aquí es hacer una lectura "viva", actoral diría yo, de la ponencia, lo que supone un real esfuerzo de preparación y ensayo de tipo teatral, con tiempo para pausas, para vueltas atrás ("reprises") o síntesis parciales que ayuden al oyente. La buena ponencia, desde este punto de vista, es la que más se parece a la representación teatral de un monólogo.

     

  2. Pregunta: Y vayamos entrando en materia: ¿Cuál es, posteriormente, el procedimiento que sigues para pasar del "texto leído" o de la presentación al "texto escrito" en forma de artículo? ¿Qué tipo de indicación o referencia bibliográfica consideras más eficaz: la referencia corta integrada en el texto y con lista final o la referencia larga en pie de página? ¿Cuáles son, en tu criterio, los elementos claves que definen un buen artículo en nuestro campo? ¿Qué piensas sobre la evolución de las revistas propias de nuestro campo?

    Respuesta:

    De la ponencia como comunicación escrita y de las revistas. Preparar la versión publicable de una ponencia es reintroducir los elementos que se dejaron en el tintero para dar eficacia inmediata a la versión oral y/o matizarla con los aportaciones eventuales de los debates (desde este punto de vista, nada más alejado de un acto de verdadera comunicación científica que el hecho de entregar, incluso antes de hablar o antes del final de un coloquio, el texto ya definitivo de una ponencia). El tipo más eficaz de referencia bibliográfica -el que debería imponerse a todos, como se impuso en las publicaciones del GRISO o en la revista Criticón- es el llamado sistema "americano": Nombre + fecha (en el texto o en nota) y lista final elaborada con respecto absoluto de las normas específicas de la publicación concernida.

    Para definir los elementos clave de un buen artículo, un criterio global, aunque pocas veces mencionado, es el que empleaba el fundador de Criticón, Robert Jammes: preguntarse para qué y a quién puede servir el artículo presentado. Nunca perdida de vista esa finalidad esencial (permite eliminar todos los trabajos que dan la prioridad al lucimiento del ingenio del autor o a la ciega y descabellada aplicación de métodos y teorías al uso con miras a halagar los eventuales comités de reclutamiento universitario), las cualidades básicas de un buen artículo son las que reclaman los cada vez más difundidos protocolos de evaluación mandados a los (agobiados) evaluadores. Recordemos lo que nos dicen dichos protocolos, con algún añadido personal: calidad de la información científica (conocimiento de la bibliografía fundamental, actualización de la misma, originalidad del estudio y novedad y valor de las aportaciones); claro anuncio apertural del objetivo perseguido, con adecuada definición de la problemática concernida y de las instancias en juego; desarrollo coherente (con despiadada eliminación de toda divagación erudita o de consideraciones adlaticias o hors sujet); (s)elección pertinente de las citas de textos áureos, que se presentarán, salvo casos específicos (estudios lingüísticos, por ejemplo), de manera comprensible para el lector, es decir, modernizados (en todos los aspectos de la modernización); redacción clara y concisa, sin abuso de las jergas al uso; resumen realmente informativo y palabras clave bien escogidas (30 años de redactor me enseñaron que los articulistas, en su mayoría, se revelan incapaces de producir resúmenes útiles y palabras clave pertinentes).

    Sobre la evolución de las revistas propias de nuestro campo, haré dos tipos de observaciones. Las primeras, para saludar el ineludible pero muy oportuno y feliz triunfo de la publicación de revistas en línea (de manera exclusiva o en paralelo con la versión papel). Los decenios venideros verán el éxito definitivo de esta modalidad de comunicación científica, con sus indudables ventajas para la rapidez, extensión, multiplicidad y plasticidad de los intercambios científicos. Las segundas, para destacar el fuerte aumento de la aparición de revistas hiperespecializadas (dedicadas exclusivamente, por ejemplo, a Lope, Calderón, Cervantes, Quevedo…): corresponden, es verdad, a una legítima necesidad científica, pero, al mismo tiempo responden a un proceso de hiperespecialización - no siempre positivo- de los investigadores (jóvenes y menos jóvenes) o, si se quiere, de la investigación. Es curioso, a este respecto, que Criticón siga siendo la (casi) única revista "general" entre las revistas exclusivamente dedicadas al Siglo de Oro.

     

  3. Pregunta: La edición: ¿Cuáles son, en tu opinión y en tu práctica de publicación, las funciones específicas del libro como medio de comunicación científica? ¿Qué piensas sobre la evolución de la edición en nuestro campo? ¿Qué consideración global te merecen las actas de congresos, los homenajes y los colectivos?

    Respuesta:

    Del libro como medio de comunicación científica. Si la publicación o difusión en línea parece hoy la forma más adecuada para las revistas, el libro papel sigue siendo un instrumento insustituible -lo que no quiere decir exclusivo- para no pocos de los aspectos de la investigación y comunicación científicas. Lugares de expresión de un pensamiento entero (en sus articulaciones, matices, complejidades, implicaciones…), los libros, más allá de su extrema y universal manejabilidad, suscitan otro modo de lectura, con mayor facilidad (por lo menos para mí) para la anotación, la reflexión, las vueltas atrás, la percepción de la formación y organización de un pensamiento, etc. Continúan desempeñando un papel decisivo para la captación y comprensión global de un problema, muy diferentes en esto, de la cultura "zapping" (zapeo), tantas veces inconexa, que los media van favoreciendo a cual más.

    De las actas de congresos, los homenajes y los colectivos, diré que son cosas tan diferentes que no pueden ser objeto de la "consideración global" que se nos pide. Deben los homenajes satisfacer una exigencia que no es, en su principio, propiamente científica: la de la(s) amistad(es) del homenajeado, que pueden implicar para la selección y eventual rechazo de los textos ofrecidos serias dificultades. Si se añade a esto que el Homenaje se concibe, las más de las veces, como un objeto (libro) hermoso y con la función primordial de constituir un recuerdo concreto, se ve que la publicación en línea se hace más dificultuosa, aunque no impensable. Muy otro es el caso de las actas de congresos. La reciente reforma española, que tiende a no tener en cuenta para el currículo los estudios publicados en actas de congresos, pone el dedo en la llaga. De hecho, muchísimas de las actas de congresos, multitudinarios o no, se publican hoy sin que haya intervenido la más mínima selección de los textos ni la más mínima corrección y/o normalización en la presentación de los mismos. Digámoslo sin ambages: este tipo de publicación debería hacerse en línea en la categoría de los works in progress o en la de los archivos abiertos (OIA). En realidad, las actas publicables en libro deben pensarse, y realizarse, como libros colectivos, es decir, concretamente, con una drástica selección de los textos propuestos, con una verdadera introducción que defina la problemática estudiada y fije las partes del libro concernido, con conclusiones e introducciones parciales, con una conclusión-síntesis terminal y, a veces, con unas referencias bibliográficas reunidas al final del volumen: para ello los anglosajones y americanos del Norte nos dieron y siguen dándonos admirables ejemplos.

     

  4. Pregunta: Centros de interés y planteamientos metodológicos: ¿Cómo definirías hoy tus intereses de investigación en cuanto al contenido y en cuanto al método de trabajo? ¿Por qué te interesan esas cosas y con ese planteamiento? ¿Crees haber dejado huella entre los estudiantes en cuanto a tus centros de interés o tus planteamientos metodológicos? ¿Cómo ves los próximos años de la investigación en nuestro campo? ¿Cuáles serán sus grandes problemáticas?

    Respuesta:

    De mis centros de interés y metodologías. Hispanista por casualidad e historiador frustrado, me centré -y sigo centrándome- en el estudio del teatro del Siglo de Oro porque dicho fenómeno teatral representa para mí un lugar privilegiado, por su amplitud y riqueza excepcional, para examinar algunas de las modalidades según las cuales pudo España encontrar y hacer oír su voz en el concierto de lo que suele llamarse la "Modernidad". La cuestión, para mí, era tratar de comprender la singularidad, al lado de los teatros isabelino y francés, de la Comedia nueva como instrumento para la exploración de las experiencias aún no vividas de la sociedad española, o sea, definir las características de los universos -esto es de las sociedades dramáticas, con sus contradicciones y el modo de resolución de las mismas- sucesivamente elaboradas por las diversas generaciones de dramaturgos a través del discurso estético-ideológico -por lo tanto intensamente polisémico- de la Comedia. Proyecto ambicioso, que reveló ser más bien un proyecto marco, con realizaciones parciales dedicadas prioritariamente al dramaturgo síntesis de la Comedia nueva, Pedro Calderón de la Barca.

    Se trataba pues de un proyecto que mezclaba sociología de la literatura (la literatura como institución) y teoría social de la literatura (el examen del hecho literario, del texto). Y de un proyecto que tuvo en su momento (modestia aparte) un impacto cierto en campos como la historia de las controversias teatrales áureas, la periodización de las sucesivas Comedias del Siglo de Oro, la teoría y práctica de los géneros, el acercamiento a las convenciones de la escritura del poema dramático aurisecular, etc. No dejaré sin embargo de recordar la primera frase que pronunció mi director de tesis, Robert Jammes, cuando abrió el acto de lectura de mi tesis, para la que desempeñaba en aquel momento el papel de rapporteur: «Marc -dijo amistosamente el eminente gongorista- espero que no tendrás discípulos…». Lo cierto es que veo, hoy, buena parte de mis teorías puestas en entredicho, de lo que me alegro no poco, porque esto es prueba de la buena salud de la investigación actual.

    Ésta se orientará en el porvenir en varias direcciones ya previsibles y en otras por pronosticar. Entre las primeras, la continua aportación de datos nuevos y eruditos sobre el conjunto de los aspectos del teatro áureo (vida teatral, actores y "autores", economía del fenómeno teatral…). También se harán progresos enormes, y sólo posibles gracias a un esfuerzo largo y colectivo, en el conocimiento de la historia de los textos y en el establecimiento de textos fiables (manuscritos, historia del libro y del proceso editorial, ediciones críticas bien anotadas…), con notables, sistemáticas y rigurosas empresas -¡por fin!- de edición de Obras completas de dramaturgos que no se reducen a los tres ingenios mayores (Lope, Tirso, Calderón), sino que incluyen a Rojas Zorrilla, Moreto y otros muchos poetas dramáticos de segundo, tercer o cuarto rango.

    Indudablemente, los investigadores del XXI van a disponer de medios, recursos e instrumentos incomparablemente superiores a la pobreza de los decenios centrales de la centuria anterior. Podrán aprovecharse, así, de unos fundamentos que podríamos tildar, en el mejor sentido del adjetivo, de buenamente "filológicos". Precisamente, esta restaurada, renovada o reforzada perspectiva filológica debería frenar algunos de los excesos de una crítica interpretativa demasiadas veces sometida a modas y malabarismos autocomplacientes. Dicho esto, creo que la reflexión futura no dejará de profundizar en el examen de las convenciones de escritura de la Comedia: en especial los géneros y taxonomía (teoría y práctica en dramaturgias particulares), el sistema de personajes, los tratamientos, las funciones de la versificación…. Por otra parte, la idea de la homogeneidad de la Comedia nueva acabará muriéndose definitivamente para dejar paso tanto a una mejor percepción de sus evoluciones cronológicas como a un más pertinente conocimiento de los universos propios de cada uno de los dramaturgos.

     

  5. Pregunta: ¿Dónde sitúas especialmente tu trabajo actual en el conjunto de la reflexión sobre el teatro clásico: ediciones críticas, texto dramático y texto teatral, la reconstrucción de la puesta en escena primordial, vestuario, fijación de los accesorios escénicos, segmentación de los textos, la versificación como condicionante de la elaboración del texto dramático, estudio y análisis de los personajes y de las funciones actanciales y actorales vigentes en el teatro clásico, la música, los bailes y el folclore integrados en los textos, dimensión social de los textos dramáticos y de sus representaciones en las distintas épocas, presencia o ausencia en el teatro clásico de ciertos tipos sociales -la madre, por ejemplo-, etc. etc.?

    Respuesta:

    De mis preocupaciones actuales. Espigaré entre los temas propuestos arriba: ediciones críticas, segmentación de los textos, la versificación como condicionante de la elaboración del texto dramático, estudio y análisis de los personajes, dimensión social de los textos dramáticos; y añadiré, además del estudio de la controversia ética y de la censura, el tema de la relación entre Comedia y teatro francés "clásico" (algo de literatura comparada).

     

  6. Pregunta: ¿Estás al corriente de los modos de acercamiento al texto teatral áureo procedentes del ámbito norteamericano? ¿qué opinión te merecen los "estudios culturales", los "estudios de género" o el "nuevo historicismo", por ejemplo? ¿crees que hay una brecha entre el enfoque de buena parte de universidades y de investigadores estadounidenses y el enfoque "europeo"?

    Respuesta:

    De los acercamientos al texto teatral áureo. Confesaré primero mi culpable insuficiencia en el conocimiento y práctica del idioma inglés, en el que van redactados la inmensa mayoría de los estudios del "ámbito norteamericano". (Aprovecho la ocasión para insistir en que el español, fuera de las conocidas obligaciones académicas, debería ser nuestro privilegiado modo de comunicación científica, porque nuestro más seguro punto común es, si bien lo miramos, el conocimiento y manejo del idioma de Cervantes.) No significa esto que yo desconozca del todo los "modos de acercamiento al texto teatral áureo procedentes del ámbito norteamericano", que me sugieren los comentarios siguientes: 1) estos acercamientos se originaron, en la gran mayoría de los casos, en prestigiosos campos ajenos a la literatura en general y a la literatura hispánica y el teatro español en particular; necesitan pues un trabajo de adaptación de la "parrilla de lectura" (grille de lecture) nacida de los mismos, trabajo que no siempre parece realizado; 2) toda parrilla o grille puede tener su utilidad en la medida en que permite descubrir aspectos hasta ahora no vistos o menospreciados de un texto; pero implica el enorme peligro de sustituir las instancias específicas que están en juego en un texto por las instancias propias de la metodología aplicada por el crítico; el modo más frecuente de esta pecaminosa sustitución toma la forma de un aislamiento de fragmentos textuales a expensas de la estructura global del texto concernido y susceptible -a partir de allí y más allá a veces de toda comprensión literal de la obra estudiada y de todo respeto de la indispensable base de un fundamento de tipo filológico- de ofrecer un terreno sin defensa para los paralogismos más fantasiosos.

     

  7. Pregunta: Campos conexos: ¿Cómo ves el posible acercamiento entre los estudios teatrales áureos y a) la práctica teatral; b) los estudios teatrales internacionales; c) los estudios humanísticos e interdisciplinarios; d) las tecnologías del texto, la palabra y la imagen; e) los estudios cinematográficos; f) la enseñanza de la lengua y de la literatura?

    Respuesta:

    De los estudios teatrales áureos y campos conexos. De los campos conexos aquí citados puedo decir algo sobre los tres primeros. Para la relación entre los estudios teatrales áureos y la práctica teatral, evocaré rápidamente las experiencias que Frédéric Serralta y yo tuvimos con directores franceses interesados por poner en escena en Francia comedias españolas del Siglo de Oro. Tres de ellos, en el momento de emprender la preparación de sus puestas en escena, nos llamaron y se informaron detalladamente de las ediciones y traducciones de las obras escogidas, del estado de la crítica sobre las mismas, y nos hicieron participar de muy cerca en la traducción-adaptación del texto español destinado a la representación. Se mostraron muy atentos a nuestros comentarios y sugerencias, aunque conservando en definitiva, por supuesto, su plena libertad y originalidad de creadores del espectáculo. Otros nos invitaron a debates posteriores a una representación, con participación de los actores y del público: ejemplo de una colaboración nada rara en Francia entre especialistas universitarios y gente de la farándula.

    En cuanto al acercamiento entre los estudios teatrales áureos y los estudios teatrales internacionales y los estudios humanísticos e interdisciplinarios, sus ventajas son evidentes, siendo la primerísima la de obligarnos a salir de la hiperespecialización que denunciaba yo anteriormente. Conocer lo "alejado" en el tiempo o en el espacio permite ver con mayor nitidez nuestro objeto cuotidiano de estudio, lo mismo que estudiar una adaptación de una pieza áurea por un dramaturgo francés del XVII echa nuevas y preciosas luces sobre la interpretación del hipotexto español considerado (véase la magnífica ilustración que de esta última afirmación nos da la tesis de Christophe Couderc, Galanes y damas en la Comedia nueva).

     

  8. Pregunta: Dependencia del teatro clásico español de otras experiencias teatrales anteriores marcadas por el tiempo -lo greco-romano, lo medieval, lo renacentista- o por el espacio -teatro francés, italiano, inglés-. ¿Crees que esta dimensión añadiría otra perspectiva a tu propia reflexión?

    Respuesta:

    Bis repetita… La respuesta a esta serie de preguntas se encuentra implícita en el punto precedente.

     

  9. Pregunta: Los nuevos planteamientos teóricos en el campo del teatro o en el del estudio de los textos: ¿Hasta qué punto han modificado la visión y la comprensión del teatro clásico los diferentes planteamientos teóricos que han surgido en las dos o tres últimas décadas?

    Respuesta:

    De los nuevos planteamientos teóricos. A pesar de lo que cuentan algunos colegas sobre mi personalidad investigadora, soy sin duda el menos teórico de los comediantes. Frente a los nuevos planteamientos, que confieso no dominar en modo alguno, mi actitud fue la del papillon du Parnasse del que hablaba nuestro La Fontaine: o sea, un eclectismo a base de empréstitos nacidos de la observación de aplicaciones concretas elaboradas por otros investigadores, y con pronunciada fobia para con las jergas abstrusas y los tecnicismos oscuros.

     

  10. Pregunta: ¿De qué modo han influido dichos planteamientos en tu propia manera de acercarte al texto dramático o al texto teatral?

    Respuesta:

    Véase la pregunta anterior.

     

  11. Pregunta: Significado general de los estudios teatrales áureos: ¿Son "arqueológicos" los estudios teatrales áureos? ¿Deben ser su estudio y su enfoque realmente diferentes de los del teatro contemporáneo?

    Respuesta:

    Arqueología y crítica. Éste era el título de la síntesis que intenté presentar al final del V Coloquio de GESTE (Grupo de Estudios Sobre Teatro Español) de Toulouse en 1988. (Dicho sea de paso, la lectura de las Actas de este simposio -publicadas en Criticón, 42, 1988, 210 p., bajo el título de El teatro español del Siglo de Oro: métodos y enfoques críticos- debería ser útil instrumento de comparación, a partir de los resultados de la presente encuesta, para medir la evolución de la investigación sobre teatro áureo.) Volviendo a la pregunta, desplazaré un poco la problemática, sustituyendo el enfoque alternativo por un enfoque complementario. A la fuerza los estudios teatrales áureos deben empezar siendo arqueológicos, en la perspectiva muy positiva que destaqué en mi respuesta a la pregunta 4, supra, no sin recordar por cierto que la relativa escasez de documentos relativos a no pocos campos (conocimiento detallado del público, testimonios sobre las representaciones, etc.) no lo permite todo, a diferencia de lo que pasa para otros países u otras épocas. Dicho esto, se me permitirá repetir aquí lo que declaraba en 1988: "Pero si bien es verdad que a la investigación le incumbe, en primerísimo lugar, fijar la letra de la(s) realidad(es) teatral(es) de los siglos pasados, mayor verdad aún es que le pertenece, mejor dicho, que le es preceptivo transformar esa letra muerta en letra viva. O sea que a los investigadores-críticos -ya comprometidos, con clara conciencia de sus presupuestos metodológicos (y por lo tanto ideológicos)- les corresponde a la vez identificar con la mayor precisión posible las específicas realidades teatrales del Siglo de Oro y traducirlas luego en términos modernos, para que siga viviendo entre nosotros -público y, ¿por qué no? directores- ese sin par teatro áureo, una de las mayores aportaciones artísticas de España a la naciente construcción de nuestra Modernidad".

    Palabras, éstas mías, que me parecen conservar hoy alguna validez. Tratan de mantener el necesario equilibrio entre nuestro indispensable trabajo de "filólogos" y nuestra insustituible misión de "críticos-intérpretes" abiertos a nuestra contemporaneidad -y, por lo tanto, a todos los instrumentos, enfoques y métodos que nos ofrece-; y pueden constituir tanto un garde-fou contra las aberraciones y perversiones a las que pueden conducir por mal aplicadas unas cuantas metodologías de moda, como un recuerdo de nuestra obligación -diría yo profesional- de ir más allá de la mera erudición.

     

  12. Pregunta: Investigación y enseñanza: ¿Cuáles son los puntos de unión mas relevantes que identificas entre la investigación del teatro áureo y su enseñanza universitaria? ¿Cómo describirías la evolución reciente de la enseñanza universitaria del teatro áureo?

    Respuesta:

     

  13. Pregunta: Las perspectivas profesionales abiertas ante los estudiantes: ¿Han influido de alguna manera tu enseñanza y tu investigación en la carrera profesional de tus estudiantes? ¿Qué importancia ocupa la enseñanza secundaria en esas carreras? ¿Qué función tiene el teatro áureo en el marco de la educación secundaria?

    Respuesta:

    De las perspectivas profesionales. A decir verdad, perspectivas profesionales abiertas para los estudiantes a partir del desarrollo de mi oficio de docente-investigador especializado en teatro áureo no las hubo, ni las hay, y menos aún las habrá. Es cierto que todos los doctorandos que dirigí (la mitad sobre teatro áureo) acabaron encontrando una plaza de titular en la universidad francesa. Pero fue más por ser doctores brillantes o, a veces, por ser especialistas del Siglo de Oro en general, que por ser "comediantes". Vale la pena, a este propósito, subrayar que en la Francia de hoy, como pasó en la Gran Bretaña de un reciente ayer, los puestos dedicados a Siglo de Oro y, a mayor abundamiento, los consagrados a teatro áureo, se hacen cada vez más raros, por no decir casi inexistentes. Los actuales "comediantes" franceses se cuentan con los dedos de una (¿dos?) mano(s), y la ausencia de mínimas perspectivas profesionales va desviando de nuestro campo particular de investigación a la inmensa mayoría de los estudiantes de hoy.

    En cuanto a la enseñanza secundaria, solo la casualidad de un programa de literatura general de último año de Bachillerato permite la aparición de alguna que otra comedia (las más de las veces en una perspectiva seudo-comparatista, con títulos como El burlador de Sevilla o La vida es sueño). De hecho, y a diferencia de lo que pasaba en mi lejana juventud, la literatura en cuanto tal ha desaparecido casi totalmente de la enseñanza del español en el sector secundario francés: lamentable resultado del triunfo de la "Civilización" (la literatura considerada como un "documento" más) y de la "Berlitzación" (¡vaya neologismo nacido del imperio de la Escuela Berlitz) de la enseñanza de los idiomas (la lengua como mero vehículo práctico de comunicación inmediata, ahistórica y aculturalizada).

     

  14. Pregunta: ¿Una reflexión final de cierre?

    Respuesta:

    Mi respuesta a la pregunta anterior podría dar la impresión de que me dejé invadir por el sombrío pesimismo de quien está llegando "au terme de son âge". Nada de eso. La situación francesa no es forzosamente generalizable (véase el caso, tan diferente, a pesar de todo, de España). Y mi experiencia de redactor de Criticón desde hace más de tres decenios -el teatro es cuantitativamente el sector más estudiado en la revista tolosana- me conduciría hacia un optimismo razonable: lo que era aspiración más que realidad en "mi" época ya se está realizando multiformemente en el siglo XXI, a saber el trabajo en equipo, que permitirá que el conocimiento del teatro del Siglo de Oro recupere el retraso que podía tener con relación al de otros teatros nacionales contemporáneos. Lo que más falta hará será la voluntad de confrontar el teatro áureo con las literaturas dramáticas coetáneas, para que aquél, al lado de éstas, aparezca por fin, con el sitio que merece, en las historias de la literatura occidental y universal.